sábado 02 de enero de 2010 - 10:00 AM

En Santander, un niño se quemó con pólvora

No valieron ni las recomendaciones ni las prohibiciones; es más, ni siquiera las dantescas imágenes de los niños quemados en todo el país durante la Navidad pasada, sirvieron de escarmiento.

Total: el indebido uso de la pólvora cobró en Santander tres nuevas víctimas; aumentando a siete la lista de quemados durante las festividades de diciembre. Durante la llegada de 2010, quien llevó la peor parte fue un niño de 7 años. Todo ocurrió en un barrio de Piedecuesta, tras terminar las fiestas de despedida del llamado ‘año viejo’.

Al niño se le estalló un tote en la mano. Él sufrió quemaduras graves y fue remitido a Bucaramanga, en donde se le confirmó la pérdida de una de sus falanges de la mano izquierda.

Otras dos personas, dos hombres de 20 y 26 años, también sufrieron quemaduras justo cuando detonaban pólvora, durante la madrugada de ayer. Ambos se reponían de manera satisfactoria en distintos centros asistenciales de la región.

El alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, al conocer el nuevo saldo trágico que dejó la pólvora en nuestro departamento, reiteró la imperiosa necesidad de que la prohibición de los fuegos pirotécnicos no sea sólo una decisión del gobierno de la capital santandereana, sino de las administraciones de toda el área metropolitana y demás municipios.

Por último, les advirtió a los padres de familia que deben estar ‘en alerta máxima’ durante las festividades de los Reyes Magos, para evitar que la cifra de quemados aumente el próximo fin de semana.


EN colombia

Negativo y desalentador; así fue el balance que dejó la fiesta de fin de año en Colombia en lo que tiene que ver con la manipulación de la pólvora.

Setenta personas resultaron lesionadas por pólvora entre el 31 de diciembre y la madrugada del 1 de enero, incluyendo las tres personas que se quemaron en Santander. De los afectados, 22 son menores de edad y 48 son mayores de 18 años.

Nariño, con 26 afectados, es el departamento que más casos tuvo. De ellos, 6 son menores de edad y 20 adultos. Le siguen Antioquia con 14 casos (8 menores de edad y 6 adultos) y Valle con 11 (3 menores de edad y 8 adultos).

Por su parte, Huila notificó 6 adultos lesionados; Risaralda, 3 (1 menor de edad y 2 adultos); Santander, 3 (1 menor de edad y 2 adultos) y Cundinamarca, 2 lesionados, ambos adultos.

Con un caso reportado están Boyacá (adulto), Cesar (menor de edad), Córdoba (menor de edad), Quindío (adulto) y Tolima (menor de edad).

Según el reporte del Ministerio de Protección Social, en el acumulado general, a la fecha se reportan 360 personas lesionadas por pólvora, de las cuales 162 son menores de edad y 198 adultos. Dos personas han fallecido.

Durante la temporada decembrina 2008-2009 se había reportado un acumulado de 387 casos; mientras que para 2007-2008 los lesionados eran 464.

 

Quemados con pólvora DURANTE  la última décadA EN SANTANDER

2000-2001

Tras ser víctimas del mal uso de los totes, las velas y los voladores, cuatro niños perdieron partes de sus dedos.


2001-2002

Esta vez fueron tres niños de Mogotes, Guadalupe y Piedecuesta quienes sufrieron las graves consecuencias de este peligroso ‘juguete’, tras terminar las fiestas de despedida del llamado ‘año viejo’.


2002-2003

Seis niños sufrieron algún tipo de quema-dura; todo por culpa de la pólvora.

 

2003-2004

Para entonces fueron 13 los quemados, ocho de ellos niños. Se quemaron con martinicas, totes e incluso con los fósforos de luces.


2004-2005

La cifra de quemados en el departamento de Santander, durante ese tiempo, fue de una persona muerta y otras 17 heridas.

 

2005-2006

Ocho personas con heridas y quemaduras producidas por la pólvora, fueron atendidas en los centros médicos entre la noche del 31 de diciembre de 2005 y el amanecer del 1 de enero de 2006.


2006-2007

Cuatro personas sufrieron grandes quemaduras, al estallar un negocio clandestino de pólvora en Bucaramanga. Otros dos niños resultaron con quemaduras, tras el mal accionar de este tipo de artefactos.


2007-2008

Dos niños y un adulto sufrieron quemaduras de segundo y tercer grados, al usar pólvora de una manera imprudente.


2008-2009

Por fortuna, durante esta temporada en Bucaramanga y su área metropolitana no se presentaron víctimas.


2009-2010

Siete personas resultaron quemadas en Santander por el mal uso de la pólvora.

 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad