martes 01 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

“Es indudable, el futuro está en los medios electrónicos”

Vanguardia cumple hoy 101 años como el diario insignia de los santandereanos. Alejandro Galvis Ramírez, presidente corporativo y fundador de varios medios que se convirtieron en la voz de muchas regiones, hace un análisis de por qué vale la pena insistir en seguir haciendo periodismo regional.
Escuchar este artículo

La razón más poderosa por la cual los medios deben pervivir es porque de alguna manera los corruptos le temen más a la sanción moral que genera una investigación o una noticia, que al actuar mismo de la justicia. Pero, además, porque los periódicos son parte de nuestra sociedad, son una herramienta de interacción.

Eso piensa Alejandro Galvis Ramírez, mientras recorre uno de los viejos linotipos que reposa en la entrada y que sirvieron de base a la génesis del periódico insignia de Santander, que hoy cumple 101 años. Es un convencido de que la supervivencia de los medios no está sujeta a la evolución natural que deben tener, sino a la calidad informativa que entregan.

“La gente confía en el trabajo de la prensa como verificador, aún más ahora con la expansión de elementos que permiten un acceso más rápido. El mundo digital es un hecho, pero yo sigo leyendo el periódico, como lo hacen los de esta generación que tiene canas”; aunque no niega que, de vez en cuando, sus pulgares lo conducen a sorprenderse con los avances que Vanguardia ha tenido como sistema informativo.

Galvis, ‘un hombre de papel’, visionario, creador de una red de medios en Colombia, cree que el periódico resistirá muchos años en connivencia con la expansión de las redes que, con dolor, no tributan en el país, laceran los ingresos de las compañías nacionales, se llevan el capital a otros países y que, además, terminaron perjudicando con mayor gravedad a la televisión -su adversario natural- igual que a los impresos.

¿A qué obedece la fortaleza que hoy nos tiene cumpliendo 101 años?

“Muy pocas empresas lo han logrado, creo que solo hay tres o cuatro. Aunque las épocas han cambiado mucho, en esta hay un gerente capaz que ha tomado buenas decisiones ante las dificultades, que se han multiplicado. Por la pandemia, como en todas las empresas, ha tenido que tomar medidas sumamente difíciles de digerir”.

¿Usted tuvo que tomar decisiones muy difíciles también, cuál de menor ‘dolor’?

“Cada una en su tiempo ha sido complicada, pero el covid ha sido más complicado para todo el mundo, el desempleo, las dificultades de la región... No ha habido nunca una sorpresa tan grave y complicada de resolver; eso nos ha perjudicado a todos en materia grave”.

¿Por qué debe mantenerse Vanguardia en Santander?

“Eso debiera decirlo el resto de la gente. El periódico a lo largo de 101 años ha cumplido una labor de orientación, de bregar para moralizar las costumbres, denunciar hechos dolosos con valor, entereza. Es un medio indispensable en la región, porque claramente la picardía y la corrupción le temen más a los periódicos que a los jueces.

“Muchas veces los fallos no se dan por derecho sino por dinero, ahí es donde el periódico es indispensable para la moralidad de la región, para denunciar los atropellos que causan perjuicio y afectan a las comunidades menos favorecidas, las más perjudicadas con lo que se roban. La gente es consciente que se cumple una labor valerosa. Mientras el periódico exista tenemos ese compromiso con el fundador, de no alcahuetear, de no callarnos”.

Usted es un hombre visionario, pero sobre todo de empresa, ¿cómo ve la convivencia del papel y los digitales?

“Es indudable, el futuro estará en los medios electrónicos, pero todavía hay gente como yo, de cierta edad, que prefiere leer las noticias en papel. Yo espero que sobrevivamos muchos años a esta situación, porque encerrados en la casa es muy difícil. De golpe es difícil aún que lo electrónico reemplace el papel. Cuando sacamos Q’hubo hace 14 años, el señor Trump dijo que en una década no habría periódicos, y este popular en tres meses ya generaba ingresos. Ahora Trump rectificó asegurando que se había equivocado en la apreciación.

“Quizá pienso con el deseo, pero vamos a tener periódico unos años más, porque aquí todos salimos perjudicados, maltrechos. La televisión se creía más fuerte y le salieron competidores de miedo. Primero fueron los cables, luego los celulares, Netflix, Youtube todos esos sistemas que han perjudicado no solo a los medios locales.

“Esa platica se va para afuera, no pagan impuestos, IVA, ningún tributo en Colombia. Son desleales con los medios de cada país, porque no dan empleo...

“También hay un grave peligro porque los medios electrónicos, las redes, son un desastre, tergiversan la verdad, sueltan noticias que no son del todo ciertas. Nosotros siempre hemos sido responsables y esa es la gran fortaleza, la responsabilidad que redunda en credibilidad. La radio también la tiene, aunque a veces por apresurados asumen más riesgos que los periódicos. Nosotros no publicamos una investigación o una noticia hasta estar seguros. Todo hay que escribirlo, eso tiene que ceñirse a circunstancias legales”.

¿Cómo mostrarles el periódico a sus nietos más tarde, cuando haya más fortaleza en lo electrónico?

“Aunque muchos chinos ya tienen los dedos chatos de tanto teclear el celular y los computadores, ya lo pensamos. El Epaper (periódico electrónico) debe cautivar a esa juventud que también necesita informarse, saber lo que pasa en su región, en el mundo. Esa necesidad de golpe nos lleva a migrar, a convertirnos en proveedores de información por distintos medios. Cambia la presentación, con los recursos que están al alcance para cautivar audiencia”.

Eso ratifica que la tarea que se está haciendo con las nuevas plataformas del Sistema Informativo de Vanguardia apunta a donde es...

“Aunque muy de vez en cuando uso el celular para informarme de forma obligada por la rapidez en esta época de pandemia, me sigue gustando el papel. La Gerencia del periódico con la Dirección y el equipo que hay ahora -muchos muy orientados a lo digital- están haciendo una labor importantísima. Esa es la tendencia, la era digital cumple con la función de informar y llegar al público con noticias verídicas. Hay que tener las dos cosas, aunque no sea mi fuerte.

“Yo conocí el periódico desde todos los ángulos. En la parte digital no tengo esa fortaleza y me cuesta trabajo, pero hay que estar ahí; ya lo estamos haciendo. Me sorprende lo que está pasando, el horizonte hacia donde vamos. Es muy acertada la nueva generación al tratar de sobrevivir con lo digital y el papel; debemos ir hasta donde aguante”.

Eso que pareciera resistencia o resignación, en Alejandro Galvis no es más que orgullo por una gran obra creada.

Insiste en que “la historia del periódico no se puede borrar. Hay mucho valor, mucho servicio a la comunidad, denuncia; aunque nos ha traído muchos problemas (una bomba a mi papá por intransigencia, a mí por otras razones), debemos seguir adelante con el apoyo de la comunidad, con el cariño que le tienen al periódico, al vicio de leer noticias para que se mantenga, para que nos ayude en la supervivencia. Vanguardia es patrimonio público, ¡parte de la vida de la ciudad!”.

Y lo seguirá siendo, pues esta casa editorial no dejará de trabajar por sus lectores y por las necesidades de esta región, que son su razón de ser.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad