lunes 02 de octubre de 2017 - 11:59 AM

Este bumangués es el mejor matemático del país

La Sociedad Colombiana de Matemáticas le otorgó el Premio Nacional de Matemáticas al bumangués José Oswaldo Lezama, quien no solo lleva 32 años investigando y enseñando esta ciencia, sino que ha hecho de su oficio una misión de vida.

José Oswaldo Lezama Serrano asegura que ha sido completamente feliz dedicando su vida a las matemáticas.

Supo que no podría vivir de otra cosa diferente a los números, cuando después de ganar tres concursos de álgebra, mientras cursaba octavo grado en el colegio Santander en Bucaramanga, ya la cosa paso de ser académica a pasional.

Por eso estudió Licenciatura en Matemáticas en la Universidad Industrial de Santander, título que obtuvo con distinción Cum Laude. Allí nació una de las dos misiones que considera vino a cumplir en su vida: la primera, la formación de nuevos profesores e investigadores. Y la segunda, y más apasionada misión, la de ser investigador. Esta la inició un año después de su grado como licenciado.

La aventura era ser doctor en Matemáticas de “la mejor escuela de Matemáticas del planeta”, y así lo hizo.

Durante la primera entrevista en la Universidad de San Petersburgo, en Rusia, la cual era definitiva para que fuera aceptado o no en el doctorado, José Oswaldo le djo a quien sería su director los próximos cinco años que estaba estudiando un libro recién publicado,  que no entendía algunas cosas muy bien, pero que haría su mejor esfuerzo en estudiarlas mejor.

- “Joven, si usted entendiera muy bien lo que dice ese libro, ya podría ser mi colega y hasta me correría la silla”, fue la respuesta.

Hoy, más de 35 años después, no solo comprende a la perfección el libro completo y dirige tesis de pregrado y posgrado, sino que intenta que sus alumnos de de la Universidad Nacional de Colombia, donde es docente e investigador hace casi el mismo tiempo, vayan un paso adelante y no tengan que llegar hasta el doctorado para entender lo que  a él le costó más tiempo.

Preguntas y respuestas

¿Alguien influyó en su decisión de ser matemático?
Tres personas fueron fundamentales. Mi madre alguna vez hace muchos años me dijo: “tú toda la vida disfrutarás resolviendo problemas de álgebra”. Y, efectivamente, así fue. Mi hermano mayor, Carlos Lezama, fue un excelente maestro y matemático creativo. Es posiblemente uno de los profesores más recordados y queridos por todos los miembros de la comunidad matemática de la UIS. La otra persona es mi tío Antonio Serrano, quien también dedicó toda su vida a la enseñanza de los números en el Colegio Salesiano y me estimuló todo el tiempo para que yo cultivara esta hermosa disciplina. Guardo por él también una enorme gratitud.

Su área de interés es el Álgebra y ese es el terror de muchos desde octavo grado. ¿Por qué le parece bonita?
El Álgebra es la reina de las matemáticas. El algebrista estructura, clasifica, ordena, calcula. Un problema físico, económico, social y hasta artístico se considera bien entendido si ha podido ser descrito en términos matemáticos y, mejor todavía, si ha podido ser modelado en términos algebraicos.

¿Cómo se podría resolver un problema artístico o social por medio del álgebra?
Efím Zelmanov, matemático ruso, anota que “las matemáticas son un arte muy especial, ya que además de ser hermosas son útiles”. Y es verdad. Por ejemplo, en la música, la matemática es el ritmo y la armonía. El instrumento se construye con medidas de tensión, longitudes y proporciones exactas. Ahora mismo hay un estudiante de doctorado de la Universidad Nacional haciendo su tesis en aplicaciones de la teoría de categorías a la música. Además, ¿podríamos imaginar modernamente un estudio socio-económico serio sin el uso de la estadística y la teoría de probabilidades?  

¿Es verdad que las matemáticas  no son para todos?
No todas las personas tienen la actitud de querer comprender muy bien los problemas y los fenómenos. Les atraen otras cosas y además encuentran no muy cómoda la precisión y la exactitud, prefieren interpretaciones más descriptivas y retóricas de los problemas. Posiblemente por esto no les cautiva el tratamiento matemático, y en particular, el rigor y formalismo del Álgebra.

¿Por eso hay niños y jóvenes a los que se les facilita aprender y otros a los que no?
Sí. Aunque  también es  por no haber tenido buenos maestros o no haber sido adecuadamente estimulados y motivados. El peor error de un profesor es matar el entusiasmo de sus alumnos por la disciplina que él imparte.

¿Entonces cómo enseñar las matemáticas sin que resulten tan aburridas y complicadas para algunos?
 Definitivamente la motivación en cada clase es fundamental para que el rigor que exigen los números, y que no todos aprecian, no sea causa de deserción y pánico. Hay que mostrar las bondades, la necesidad, y también la belleza que hay en ellas. Desde un punto de vista ético, se les puede motivar diciendo que las verdades a medias causan mucho daño. Es bello y necesario ser preciso y exacto.  

¿Cómo pueden las matemáticas ayudar a resolver problemas cotidianos?
Hoy es muy fácil responder eso, por ejemplo, todos conocen la importancia de las claves para acceder a las cuentas de correo electrónico y de las redes sociales. La protección de esas cuentas se hace con algoritmos basados en matemáticas, más precisamente, en programas de computación soportados por Álgebra y teoría de números. Otro ejemplo notable es la economía matemática y la actuarial, esta última es el área que permite diseñar los modelos de seguros de vida y de pensiones.

¿Cuál es el ‘plus’ de las matemáticas frente a otros campos de estudio?
La exactitud, la precisión, el acercamiento a la verdad de  los fenómenos y problemas. La estabilidad de los resultados: los teoremas de las matemáticas nunca pasarán de ser verdaderos a falsos, es posible que un teorema no describa completamente un problema, pero podemos confiar que la parte que describe es completamente verdadera.

¿Qué tan exacto, preciso, ordenado y estructurado es usted en su vida fuera de las aulas?
En realidad sí tengo un aprecio por el orden y el método; creo en la resolución de problemas por pasos, de lo sencillo a lo complejo. Notemos, por ejemplo, que ante una catástrofe es muy importante seguir una metodología muy precisa (casi algorítmica) para organizar la población y los recursos. Las buenas intenciones sin una adecuada organización pueden resultar insuficientes.

¿Cómo hacer que a los jóvenes les interese más este campo y la investigación en torno a él?
Yo diría más bien ¿qué deben hacer los profesores para que ellos se interesen y entiendan la importancia de las matemáticas en este siglo, y por supuesto en los siglos venideros? Entre las muchas cosas que debemos hacer los maestros es esforzarnos por la motivación de los alumnos y hacer todo lo posible para que entiendan la importancia de la exactitud y la precisión que se requiere para resolver bien un problema.

¿Qué hace falta en Santander y en Colombia para incentivar esTo?
Hace falta tener más y mejores maestros, que amen con pasión su disciplina y tengan una excelente actitud hacia la formación de nuevos profesores e investigadores. Nadie da de lo que no tiene, si no tienes pasión y amor por algo, no podrás transmitir esos sentimientos a nadie.

Usted ha sido profesor por mucho tiempo, ¿es difícil ser maestro en Colombia? ¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo?
Lo malo es hacer mal el trabajo, lo feo es saber que lo estamos haciendo mal y no corregirlo. Lo bueno es corroborar que hemos formado nuevas generaciones con alto sentido de la ética y la honestidad, que hemos formado a otros que han mostrado que van ser mejor que nosotros. Eso es muy gratificante.

Y las nuevas tecnologías ¿qué tanto han ayudado para el desarrollo de las matemáticas?
Las nuevas tecnologías están, y seguirán cada vez más, ejerciendo una influencia muy grande en los desarrollos y nuevas investigaciones en matemáticas. Hoy en día se hacen importantes esfuerzos por desarrollar teorías y resultados que puedan ser implementados en programas de computación y por lo tanto, puedan ser convertidos en tecnología aplicable a la vida diaria. Así pues, la tecnología en cierto sentido está orientando varias de las áreas de las matemáticas contemporáneas.  Por ejemplo, tienen gran desarrollo hoy día la criptografía con aplicaciones en seguridad de datos en informática, la teoría de códigos con aplicaciones a redes de datos (redes sociales) y más.

¿Qué otra pasión tiene además de los números?
Aprecio y admiro bastante las personas con talento para la música, desafortunadamente no tengo ninguna habilidad dentro de este apasionante mundo, pero sí disfruto enormemente la música clásica, los conciertos. También podría decir que tengo un gusto especial por los viajes, me gusta planear y realizar viajes, especialmente fuera del país.

Preguntas rápidas

¿Qué le da más guerra en materia de números?
 Definitivamente no tengo habilidades en el área combinatoria de las matemáticas. Prefiero las ecuaciones y sus soluciones exactas que las probabilidades, el conteo y las combinaciones.

-Si fuera un número, ¿cuál sería?
Me gustan los números enteros y racionales también. No me gusta lo irracional.

-En la vida, ¿sumar, restar, dividir o multiplicar?
Sumar esfuerzos para construir una sociedad mejor; restar y disminuir malas actitudes e intenciones; dividir y compartir los recursos para todos; multiplicar el número de buenos profesores y científicos en Colombia.

¿Qué situaciones lo hacen sentirse como una fracción, es decir quebrado, dividido?
Las actitudes irracionales del ser humano.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad