lunes 11 de enero de 2021 - 12:00 AM

Este es el tipo de casco que exigirán a los motociclistas

A partir del próximo 23 de enero se comenzará a exigir el uso de cascos reglamentarios en conductores y acompañantes de moto. No se exponga a multas, Vanguardia le informa cuáles son las características y requisitos que se deberán cumplir.
Escuchar este artículo

En el presente mes entrará en vigencia en el país una nueva normativa para el uso de cascos por parte de usuarios de motocicletas, de acuerdo con lo dispuesto por el Ministerio de Transporte.

Al cierre del año pasado se fijó dicha reglamentación, a través de la Resolución 20203040023385, que exige cascos certificados y que también contempla sanciones para quienes no los utilicen de forma adecuada.

Lea también: Destinaron $903 millones para obras de seguridad vial en Bucaramanga

Es muy importante que tenga claro cuáles son las características que debe cumplir un casco reglamentario. Desde marzo de 2020 las autoridades prohibieron la venta de estos objetos que no cumplan los parámetros técnicos y de seguridad.

A pesar de los controles ejercidos, es posible que le puedan vender un casco que no cuenta con la debida certificación. Aquellos modelos que ni siquiera protegen la barbilla no se podrán utilizar.

Conforme con lo precisado por el Ministerio, a partir del próximo 23 de enero se comenzará a exigir el uso de cascos que cumplan con la nueva Resolución, tanto en los tripulantes de moto como también en los pasajeros.

Ante el incumplimiento de dichas disposiciones, las autoridades podrán imponer una multa que asciende a los 15 salarios mínimos diarios vigentes, que equivale a más de $450 mil.

Esta nueva normativa se enfoca en “disminuir y evitar lesiones o traumas craneoencefálicos a los usuarios de motocicleta involucrados en un siniestro vial”, argumentó el Gobierno Nacional. (Ver recuadro)

¿Qué dice la Resolución?

Lo primero que deja en claro la nueva normativa es que el uso de cascos reglamentarios se debe cumplir por parte de usuarios de motocicletas, motociclos, mototriciclos, motocarros y cuatrimotos.

En el caso de los motocarros únicamente serán aplicables estas disposiciones para aquellos vehículos cuya carrocería no incluya al conductor”, precisa esta resolución.

En el momento de transitar, conductores y pasajeros de moto deberán usar el casco de la siguiente forma:

La cabeza debe estar totalmente inmersa o dentro del casco. El sistema de retención o cierre debe ir por debajo de la mandíbula, sin correas rotas, ni broches partidos o incompletos.

No podrán portar dispositivos móviles, como celulares, que se interpongan entre la cabeza y el casco. Tales aparatos solo se podrán utilizar a través de sistemas como los denominados ‘manos libres’.

Los cascos con cubierta facial inferior movible, siempre deberán permanecer cerrados mientras se transita, de modo tal que cubra por completo la cabeza.

La autoridad de tránsito competente en la respectiva jurisdicción deberá capacitar a su personal operativo para verificar el cumplimiento de las disposiciones establecidas en la presente resolución por parte de la ciudadanía”, dispuso el Mintransporte.

“El casco se debe ajustar bien”

Es importante precisar que, con la entrada en vigencia de la Resolución 20203040023385 se les exigirá a los usuarios de moto que utilicen el casco debidamente asegurado con el sistema de retención, para prevenir que este se desajuste en medio del tránsito o que se salga de la cabeza ante un posible incidente.

De no tener la correa asegurada a la mandíbula, o en caso de que la misma se encuentre en mal estado, las autoridades podrán imponer una multa que asciende a los $450 mil.

“Llevar el casco abrochado hace la diferencia. El casco se debe ajustar bien al usuario para garantizar la estabilidad y evitar que se deslice y reduzca el campo de visión. Usar el casco de manera correcta salva vidas. No hacerlo puede implicar lesiones graves o la muerte”, señala la Dirección de Tránsito de Bucaramanga.

En publicaciones científicas, la Organización Panamericana de la Salud concluyó que usar el caso disminuye la gravedad de los traumatismos craneoencefálicos en cerca del 72%, y las probabilidades de muerte hasta en 39%.

Dicha entidad señala las tres funciones principales que cumple este objeto de protección:

Reduce la desaceleración del cráneo y el movimiento del cerebro.

Dispersa la fuerza del impacto sobre una superficie más grande.

Previene el contacto directo entre el cráneo y otra masa u objeto.

“Con esta Resolución se busca que los motociclistas y sus acompañantes cumplan con unas condiciones mínimas al momento de utilizar el casco. Esta normativa, sumada a la calidad del producto, garantiza que el desempeño del casco protector puede evitar o mitigar lesiones craneoencefálicas que el usuario pueda sufrir en caso de un siniestro vial”, señaló Luis Lota, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

“Que no sea expuesto a golpes”

Expertos y autoridades advierten que la integridad de un casco certificado podría resultar perjudicada tras recibir fuertes golpes, con lo cual el usuario no gozaría de la misma protección ya que el producto quedaría debilitado.

Se sugiere que, ante un posible accidente con impactos en el casco se proceda a sustituir el producto.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial recomienda que el casco “no sea expuesto a golpes considerables, por ejemplo, caídas desde la altura de la silla de la motocicleta. Además, los usuarios deben conocer la medida del perímetro del cráneo y usar cascos de la talla correcta”.

Mediante la Resolución 1080 de 2019, desde el año pasado el Gobierno Nacional comenzó a exigir a fabricantes e importadores la comercialización de cascos que cumplan con las condiciones mínimas de seguridad y certificación. Si le venden un casco no reglamentario, tiene derecho a reclamo y puede tramitar la denuncia ante la Supertintendencia de Industria y Comercio.

Muertes disminuyeron en 15%

Las estadísticas preliminares publicadas por la Agencia Nacional de Seguridad Vial evidencian que en lo corrido de 2020 en Santander se registró una significativa disminución en el número de fatalidades en las vías, en comparación con 2019.

En 2020 se notificaron en total 265 muertes en carreteras santandereanas, mientras que en 2019 dicho indicador fue de 312 víctimas mortales.

Es decir, en el año anterior se observó una disminución de 15,06% en el número de decesos por accidentes de tránsito en Santander, 47 fallecidos menos que en 2019.

En lo que concierne a los usuarios de moto, se registró un descenso de 38% en las muertes en 2020.

$!Este es el tipo de casco que exigirán a los motociclistas
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad