viernes 13 de septiembre de 2019 - 9:00 AM

Este invento de santandereanos logró una nueva patente para la UIS

Cinco años de trabajo fueron suficientes para que un dispositivo que licua y almacena dióxido de carbono, CO2, lograra un patente otorgada por la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, a la Universidad Industrial de Santander, UIS.
Escuchar este artículo

Un dispositivo que busca facilitar los procesos y reutilizar un compuesto químico en la extracción de ingredientes naturales para la industria regional y nacional, se convirtió en la patente número 26 de la UIS.

La máquina, explica Anderson Julián Velandia, uno de los investigadores, integra dos etapas del sistema de extracción de ingredientes naturales (oleoresinas, antioxidantes, terpenos, cannabinoides, flavonoides, entre otros), que reduce los costos de este proceso.

“Toda planta tiene unas moléculas de interés para la industria. Hay un proceso para lograr la utilización de esos nutrientes que se llama extracción supercrítica, que utiliza CO2 presurizado. Una vez se presuriza, se obtiene el ingrediente natural. Con el dispositivo hacemos ese proceso pero además podemos licuar y almacenar el CO2, gas que conviene recircularlo porque no es bueno sacarlo al ambiente. Ese CO2 se reutiliza en otra extracción” explicó Velandia.

Es decir, este dispositivo también se traduce en beneficios para el medio ambiente toda vez que se cierra el círculo de trabajo y se aprovecha el CO2.

El aparato patentado fue implementado en el sistema de extracción supercrítica del Centro de investigación en Biomoléculas - Cibimol y el Centro Nacional de Investigaciones para la Agroindustrialización de Especies Vegetales Aromáticas Medicinales Tropicales – Cenivam, en donde se consiguió disminuir el costo del proceso extractivo en un 58% comparado con el proceso sin el dispositivo.

La iniciativa fue desarrollada interdisciplinariamente por expertos en química, ingeniería química e ingeniería mecánica.

“Es el fruto de cinco años de trabajo. Hace tres años comenzamos el proceso de la patente. Para desarrollar el prototipo y poder venderlo son necesarios por lo menos cinco años. O de pronto dos, si logramos conseguir más recursos”, dijo el joven investigador.

Esta patente se convierte en la número 26 de la UIS. De esas, 6 son internacionales y 20 nacionales.

“Lo que realmente logra este reconocimiento es que otras personas entiendan que lo que hacemos es novedoso, que expertos en la materia califican lo que hacemos como importante y que la agro industrialización que hacemos desde el centro de investigación tenga más renombre”, expresó Velandia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad