viernes 05 de octubre de 2018 - 7:05 PM

Estos son los cuatro puntos más ruidosos de Bucaramanga

Los ruidos que generan los vehículos y la bulla que producen los locales comerciales son las dos principales fuentes de contaminación auditiva en Bucaramanga. De acuerdo con las mediciones del AMB en el horario nocturno, los ruidos superan los niveles permitidos, al menos en cuatro puntos de la ciudad.

¿Viviría en una inmueble donde a diario tenga que soportar el ruido que genera el tránsito de todo tipo de vehículos? ¿Podría conciliar el sueño teniendo como vecinos a una discoteca, cuya estructura no esté insonorizada? ¿Viviría tranquilo?

Es frecuente que los bumangueses instauran quejas por contaminación auditiva. De hecho, la Subsecretaría de Medio Ambiente de Bucaramanga asegura que en el último año ha recibido cerca de mil solicitudes por este tema.

Lea también: Cuando los Reyes Magos llegaron a El Carrasco

“Atendemos quejas desde los vecinos que ponen música a todo de volumen, música en gimnasios, ruido de cajeros automáticos, establecimientos comerciales e incluso iglesias o recreovías”, explicó Henry Sarmiento, subsecretario de este despacho.

Debido a este fenómeno, el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, identificó cuatro puntos donde se monitorea el ruido ambiental. Estos son: carrera novena con calle 45, carrera 27 con Avenida González Valencia, carrera 31 con calle 33 y calle 48 con carrera 34.  (Ver gráfico)

“Fueron definidos teniendo en cuenta las solicitudes de la comunidad y priorizando las vías más importantes de Bucaramanga”, explicó Oscar Rojas, ingeniero del AMB.

En estos sectores se realiza una medición mensual de día y de noche, para evaluar los niveles máximos permitidos y establecer las fuentes de ruido que afectan la tranquilidad de los bumangueses.

De acuerdo con un informe del AMB, de marzo a septiembre de este año, el punto de la ciudad con mayor nivel de ruido fue la carrera novena con calle 45.

Si bien en esta zona, de día, se registra 77,18 decibeles (dB), tres puntos por debajo del valor permitido, de noche, se ubica en los 74,80 dB, es decir, cuatro puntos por encima del nivel máximo.

En general, los cuatro puntos monitoreados sobrepasan los niveles permitidos en el horario nocturno.

En la calle 48 con carrera 34, sector conocido como ‘Cuadra Play’, se registra el nivel más alto: 75,55 dB de 70 que están permitidos.

En el horario diurno, la carrera 27 con Avenida González Valencia se convirtió es el segundo punto más ruidoso con 73,87 dB. La carrera 31, por su parte, tiene el nivel más bajo con 71,25 dB.  

Mientras que en la carrera 27 como en la novena, los protagonistas de los ruidos son el parque automotor, en la carrera 31 y en la carrera 34, los responsables de la contaminación auditiva son los establecimientos de comercio.

Le puede interesar: Si en octubre no se aprueba el proyecto para la malla vial, no se alcanzaría a ejecutar: Hacienda

Seguimiento a establecimientos comerciales

Henry Sarmiento precisó que la Subsecretaría de Medio Ambiente realiza un plan piloto para controlar la contaminación auditiva en Bucaramanga. Para ello, fueron escogidos cuatro puntos, donde los establecimientos comerciales son fuente importante de ruido.

El diagnóstico evidenció que ninguno de los establecimientos cumplía con la norma. “Todos tuvieron que aplicar mejoras en los locales”, indicó Sarmiento.

La estrategia, que continuará hasta diciembre, busca mejorar el ambiente de las zonas más concurridas de Bucaramanga. “Los altos niveles de contaminación sonora tienen un impacto en la salud de las personas. Las exposiciones continuas a ruido producen estrés, alteran la tensión e impactan en la capacidad auditiva y sentido de la orientación”, manifestó el jefe del despacho de salud.

Cifra: 1.000 solicitudes ha recibido la Subsecretaría de Medio Ambiente de Bucaramanga por quejas de ruido ambiental.

Cuadra Play: No cumplían la norma

De acuerdo con el diagnóstico de la Subsecretaría de Medio Ambiente, en la ‘U de Cabecera’, desde la calle 48 hasta tercera etapa entre carreras 33A y 34 operan 27 establecimientos tipo bar o discoteca.

Henry Sarmiento, subsecretario de Medio Ambiente de la Alcaldía de Bucaramanga, explicó que a dichos locales se les realizó un control para garantizar un ambiente sano a los residentes aledaños. El seguimiento, que finalizó en los primeros días de este mes, consistió en un monitoreo de ruido, donde se identificó que los establecimientos estaban por encima de los niveles permitidos.

Lea también: Sancionarán a quienes manejen buses, carros y motos contaminantes



¿Qué debían cumplir?

En esta prueba piloto que desarrolla la Alcaldía, a todos los establecimientos se les hizo exigencias.

“Encontramos que por cualquier fisura se salían los ruidos, los propietarios debían sellar y hermetizar todo”, indicó.
Algunos de los ajustes consistían en instalar vidrios templados en la periferia, contrapuertas y puerta adicional, que hiciera las veces de una cámara.

“Algunos negocios ya tenían vidrio templado, pero con puerta de corredera, por lo que el ruido igual salía al exterior”, dijo. A estos locales se les exigió una ‘puerta de gato’ para atrapar el ruido. Muchos establecimientos tenían mesas en los antejardines y ningún aislamiento de ruido.

Calle 52 y sector de la zona rosa

Actualmente, la Subsecretaría de Medio Ambiente avanza en las intervenciones en nueve establecimientos de la calle 52 y alrededor de 30 en la zona rosa de Bucaramanga.

“Encontramos factores similares al diagnóstico que se hizo en ‘Cuadra Play’. Muchos establecimientos con antejardín y sin ningún aislamiento. Poca cultura del propietario y de la ciudadanía por el respeto de los niveles sonoros”, informó Henry Sarmiento.

En estos dos sectores los propietarios de los establecimientos ya fueron notificados sobre las mejoras que deben realizar en sus locales.

De la calle 52, solo dos de los nueve están dentro de los parámetros de ruido. Los demás deben implementar cambios.  

En zona rosa, ninguno de los establecimientos estaba por debajo de los niveles permisibles de ruido ambiental. Sarmiento destacó que en esta área se evidencia otro factor de cultura ciudadana. “Muchos salen de las discotecas y siguen ingiriendo licor en el espacio público”. Para ello, aseguró que se intensificarán el acompañamiento con Policía.  

Le puede interesar: Perrita ‘Pasajera’ será ícono contra el abandono de animales en Bucaramanga

¿Cuál es el nivel máximo permitido?

La resolución 627 de 2006 del Ministerio de Ambiente establece los estándares máximos permisibles de los niveles de emisión de ruido en Colombia. Dicha norma separa los niveles permitidos en cuatro sectores:

*Hospitales, bibliotecas: 55 dB día y 50 dB noche.
*Zonas residenciales, universidades, colegios y parques: 65 dB de día y 55 de noche.
*Zona industrial, locales de comercio y oficinas: 70 dB día y 60 dB noche.
*Zonas de parques mecánicos al aire libre o destinadas a espectáculos públicos: 80 dB de día y 75 de noche.

El ruido en la zonas residenciales

La misma resolución establece que el nivel máximo permitido en zonas residenciales durante el día, de 7:00 de la mañana a 9:00 de la noche, es de 65 decibeles. Mientras que después de las 9:00 de la noche y hasta las 7:00 de la mañana es de 55 decibeles.

Sin embargo, Ramiro Serrano, abogado especialista en derecho urbano y propiedad horizontal, destacó que cualquier ruido que incomode a los vecinos puede acarrear una multa teniendo en cuenta el Código de Policía. “Antes la norma era más restrictiva y requería que se hiciera la medición de ruido para hacer una amonestación”, indicó.

Además del Código de Policía, que en su artículo 33 regula los comportamientos que alteren la tranquilidad, el experto destacó que los vecinos pueden acudir a los reglamentos de propiedad horizontal de sus conjuntos o edificios para solicitar sanciones. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad