sábado 15 de agosto de 2020 - 11:00 AM

Estos son los negocios emblemáticos que no se detienen a pesar de la crisis en Santander

Marcas emblemáticas de Santander como el Garaje, Chilangos, Chiflas, Marvilla, El Tony, Maíz Pelao, Toro McCoy, Ríos Grill, La Baionnett, Barriguitas o Mi Cabaña han sufrido por la crisis, pero ninguno tiene pensado bajar los brazos. Luchan para mantenerse firmes en medio de la pandemia.
Escuchar este artículo

Los empresarios de Santander no se rinden. Ni siquiera cinco meses de pérdidas han podido con los propietarios de los negocios más emblemáticos de la región. Vanguardia se comunicó con algunos ellos y les preguntó por su situación actual y cómo han afrontado la crisis.

Claudia Lucía Vargas, gerente administrativa de 'Hamburguesas El Garaje', manifestó su preocupación por la situación actual: “Hemos tenido que cerrar cinco de nuestras 10 sedes. Las ventas se han reducido un 70 % y los compromisos económicos no dan espera”.

Sin embargo, señaló que 'El Garaje' dará la pelea hasta el final y no tiene pensado rendirse. “Son 24 años de historia. Nuestra marca es una de las más queridas por los santandereanos. Lo que queremos es que nos apoyen y nos guíen para salir adelante”.

Situación similar atraviesa el restaurante 'Marvilla'. Justiniano Martínez, accionista de la compañía, manifestó que sus ventas se han disminuido en un 75 % por lo que ha tenido que cerrar cinco de sus 10 sedes. “Tuvimos que reducir los gastos para poder mantenernos. Guardamos la esperanza de que el sector se reactive, pero lo más seguro es que terminemos el año con solo domicilios”.

Estos son los negocios emblemáticos que no se detienen a pesar de la crisis en Santander

El camino es la consciencia de los ciudadanos

Según el informe del comercio formal en Santander, presentado este jueves por Fenalco, El 53,4 % de los empresarios han visto disminuidas sus ventas entre el 61 % y el 100 % desde que comenzó la pandemia.

Alejandro Almeyda, director de la entidad señaló: “El comercio ha sido respetuoso de las medidas como el ´pico y cédula´ y los ‘toques de queda’, pero es evidente que el camino es la consciencia de todos los ciudadanos. Hay que revisar qué otras alternativas se pueden manejar para no seguir decayendo”.

Pero no solo las restricciones gubernamentales para contener el COVID-19 han asfixiado a los empresarios. Ellos deben afrontar el pago de obligaciones como el arriendo, nóminas, servicios públicos, impuestos y deudas bancarias, prácticamente sin poder vender sus productos. Una situación insostenible.

Laura Bautista Osma, propietaria de 'Chilangos' y accionista de 'El Chiflas', explicó qué es lo que sucede: “Hemos cerrado tres sedes de Chilangos y dos del Chiflas. Solo nos quedamos con los locales propios debido a que ha sido muy difícil la negociación con los dueños de los locales. Algunos han abusado”. Una situación similar le ocurrió al Garaje, que a pesar de querer negociar el arriendo del local de Cabecera, el propietario no quiso ceder.

Además, Laura expuso que las ayudas gubernamentales son muy pocas. “Si no tenemos respuesta en el próximo mes, nos veremos obligados a cerrar nuevas sedes”. Es clara en señalar que “van a dar la pelea para salvar las dos marcas”, una con siete años de experiencia (Chilangos) y la otra con más 65 años en el mercado (Chiflas), pero necesitan una respuesta urgente.

Al respecto, Carlos Contreras, director de Acodres y propietario de 'El Tony' y 'Maíz Pelao', señaló que la intención de los restaurantes no es abrir sin ningún control. “Todo lo contrario, queremos aplicar los protocolos de bioseguridad acordados con las autoridades municipales. Pero para eso necesitamos que alguien tome las decisiones y nos entregue una solución. Nadie dice nada, nos tienen en un limbo”.

Estos son los negocios emblemáticos que no se detienen a pesar de la crisis en Santander

Santandereanos, ni un paso atrás

Como buenos santandereanos, los comerciantes locales no se darán por vencidos tan fácilmente. Carlos Flórez, director de mercadeo de 'ToroMcCoy', expresó que a pesar de las dificultades la empresa ha aprovechado el tiempo para prepararse para el futuro.

“Estamos viviendo una situación como nunca antes y eso nos motivó a mejorar nuestras instalaciones de la calle 49 con carrera 32, para que cuando nuestros clientes nos visiten, puedan compartir tranquilos con un espacio adecuado a los protocolos de bioseguridad".

De igual forma, Irene Ríos, propietaria del 'Almacén Barriguitas', aclaró que ellos no han cerrado su negocio. Por el contrario se han mudado al Centro Comercial IV Etapa, local 330 donde tienen atención al público.

La 'Panadería y Pastelería Mi Cabaña', con más de 60 años en el mercado, a través de un comunicado, expuso: “Para nosotros llegó un momento en el que debíamos tomar decisiones por el bienestar de nuestra empresa. Es así como decidimos trasladarnos a un lugar cercano, frente a la segunda entrada de Jumbo, sobre la calle 41 # 32- 41.

Situación similar ocurrió con la panadería 'La Baionnett'. El pasado 31 de julio suspendieron los servicios del punto de Cabecera dejando solo el que se encuentra en la carrera 32 con calle 56. “Los costos del arriendo y la administración eran elevados y el dueño no nos hizo rebaja pese a la situación compleja que estamos pasando, por esa razón no pudimos continuar”, afirmó una representante de la panadería.

Estos son los negocios emblemáticos que no se detienen a pesar de la crisis en Santander

La solución no puede ser el cierre del comercio

Las cifras del informe de Fenalco indican que el 74 % de los empresarios santandereanos han tenido que despedir personal en estos cinco meses para no cerrar. Además el 49 % se vería obligado a tomar la decisión de disminuir la nómina y el 27 % cerraría de forma definitiva su negocio si se concreta un nuevo cierre del comercio.

Para los empresarios, los cierres del comercio implementados por el Gobierno solo afectan a los negocios formales, pues quienes no pagan impuestos, no tienen locales o no tienen empleados, nunca detienen su actividad. Cocinan o producen desde sus casas o en la calle y para ellos no hay ‘pico y cédula’ o restricciones que sirvan. Las restricciones sólo se aplican contra los formales.

Durante el mes de julio la Alcaldía de Bucaramanga había tratado de implementar un plan piloto para los restaurantes, pero ante el aumento de contagios de COVID-19 se detuvo el proceso y hasta el momento no hay nuevas propuestas para reactivar el sector en la región. En otras ciudades como Cali y Bogotá ya hay fechas para realizar los pilotos.

$!Estos son los negocios emblemáticos que no se detienen a pesar de la crisis en Santander
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad