miércoles 17 de abril de 2019 - 4:25 PM

Extrajeron moneda que duró atascada seis días en la garganta de un niño en Bucaramanga

El pasado martes un equipo médico extrajo de la garganta de un niño de cinco años una moneda de mil pesos que tuvo atascada por casi una semana. El menor fue trasladado desde el Sur de Bolívar hasta Bucaramanga

Amanda Mora Niño relató que hacia las 3:30 p.m. del pasado miércoles su hijo de cinco años se dirigía hacia la casa. En el camino el pequeño vio que algunos de sus amigos estaban arrojando piedras a una iguana y quiso hacer lo mismo. “En ese momento se encontró una moneda y se la echó a la boca. Llegó llorando y gritando que se la había comido”.

Seguidamente, la mujer llevó al menor al Hospital Local de San Pablo, Bolívar, pues el objeto quedó atascado en el esófago del menor, sin causarle problemas de respiración. En este centro asistencial le tomaron radiografías y le recomendaron tomar líquidos para ayudar a bajar el metal. Sin embargo, los rayos x que le practicaron al día siguiente evidenciaron que la moneda seguía en el mismo lugar.

Debido a esta situación, el menor requería ser trasladado a otro centro médico que tuviera las herramientas y el personal capacitado para realizar la intervención para extraer la moneda. Pasó un día más y la EPS Salud Vida no ordenaba ninguna remisión, por lo que la madre tuvo que instaurar la respectiva queja ante la Superintendencia de Salud y la Defensoría del Pueblo.

Lea también: El drama de un santandereano a quien el cáncer le carcomió la mitad del rostro

En vista de que nadie le ofrecía alguna solución, la mujer decidió viajar en la tarde del viernes hacia Bucaramanga para que el menor fuera valorado en el Hospital Universitario de Santander, HUS. Allí le dijeron a la mujer que tampoco contaban con especialistas que pudieran atender este caso. “Se miró la posibilidad de que un cirujano intentara sacar la moneda, pero la sonda no alcanzó a llegar hasta allá abajo”.

El jefe de urgencias del HUS, Javier Martínez, explicó que el HUS no cuenta con gastroenterólogo pediatra y entregó un parte de tranquilidad. “Él llegó con un cuerpo extraño en el esófago, que le generó problemas con la deglución, pero estaba estable. Se le pidió a la EPS una remisión para un sitio donde ellos creyeran conveniente”.

Al estar en la capital santandereana la mujer volvió a dirigirse a la EPS para que remitieran al menor a una clínica donde lo pudieran atender. Salud Vida le respondió que la única alternativa sería trasladar el niño hasta Popayán. “Hasta allá hay 18 horas de camino, por eso mi solicitud era que pagaran la procedimiento en Bucaramanga. Ellos no cubrían mis gastos hasta allá y en esa ciudad yo no tengo ningún conocido”.

Al ver el estado de su hijo, que debía alimentarse por vía intravenosa y que corría el riesgo de adquirir una infección, la mujer aceptó la propuesta de la EPS. Pero el traslado no fue inmediato, Salud Vida le dijo que debía esperar. “Esperamos toda la tarde y la noche. El domingo tampoco apareció la ambulancia”.

Lea también: Fundación Cardiovascular implantó corazón artificial a la paciente más joven en Suramérica

Salud Vida se limitó a responder que no había ambulancias disponibles. “La única solución de ellos era que tenía que esperar y esperar”, criticó Mora.

Ante su preocupación, Amanda Mora prefirió averiguar en qué lugar podrían atender a su hijo. “Como madre decidí hacerle ese procedimiento particularmente, porque temía que la salud de mi hijo se complicara. No podía ni comer, duró cuatro días sin pasar nada. ¿Había que esperar a que el niño se muriera?”.

Finalmente, la mujer se rebuscó $800 mil y el niño ingresó a la clínica Foscal en la tarde del martes. Allí le lograron extraer la moneda en tan solo dos minutos.

Ahora la mujer solicitará a Salud Vida que le devuelva el dinero que invirtió.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad