domingo 18 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

Familias Wayúu reciben aportes de Mujer y Hogar, organización sin ánimo de lucro de Santander

Se impulsó en ese sector de la Alta Guajira las construcciones de una iglesia, una panadería, un comedor comunitario, una planta de energía y salones escolares; además del mejoramiento de viviendas bajo la tradición indígena.
Compartir

Las familias de los Wayúu conforman una población que históricamente ha sido relegada, aún siendo el pueblo indígena más numeroso de Colombia. La grave situación humanitaria de esta etnia, perteneciente a los clanes Uriana y Epieyu, en Cabo Playa, se ha agravado por habitar en una región seca y árida como la Alta Guajira, en donde escasea el agua.

Durante el presente año 2022, esta comunidad ha sido golpeada por tragedias como la ola invernal, la hambruna y varias enfermedades crónicas, además de la nueva ‘ola’ de la pandemia, la cual ha afectado de manera crítica a adultos mayores, niños y niñas de esta parte del país.

Tras este grave diagnóstico y con la filosofía solidaria que caracteriza a la fundación santandereana Mujer y Hogar, se realizó este fin de semana una brigada de asistencia y de donación a las familias Wayúu en la Ranchería La Playa.

Más de 40 voluntarios lideraron esta labor social, la cual incluyó la entrega de aportes recaudados por la institución y los santandereanos. Juguetes, ropas, mantas Wayúu, agua, chancletas, sandalias, útiles escolares y medicamentos favorecieron a niños, jóvenes y adultos.

Además la ranchería, que está integrada por 320 familias, contó con asistencia médica de enfermeros y profesionales de la salud.

Vale recordar que, en años anteriores, la Fundación les donó una planta desalinizadora, la panadería y la escuela, sin contar que en la actualidad otorga becas para que los menores estudien el internado de primaria, en el Cabo de La Vela; el bachillerato, en Uribia e incluso en Bucaramanga. Además a tres jóvenes estudian en la regional de la UDES de Valledupar; otros tres se forman en la sede de Cúcuta y cuatro más en Bucaramanga.

De la misma manera, desde hace siete años dotó de energía eléctrica al sector, con la instalación de una planta.

Casas y paneles solares

Como novedad, este año la Fundación Mujer y Hogar les instaló a estas familias paneles solares y emprendió un proyecto, tras un convenio entre la UDES y la Universidad Politécnica de Valencia, para producir energía por electrólisis, conocido como Hidrógeno Verde. Con esa energía limpia se podría instalar una planta desalinizadora más amplia que beneficie a más familias y suministrar energía a más rancherías.

De manera adicional, la Fundación y la UDES entregaron dos casas nuevas, construidas por ingenieros de la Facultad de Ingeniería, a dos familias Wayúu. Las casas conservan las tradiciones indígenas; es decir, son construidas en material de Yotojoro, que es el corazón del cactus que lo deja secar y lo convierte en láminas.

Esta organización, dirigida por Omayra Nelly Buitrago y la UDES, durante más de dos décadas ha ofrecido ayudas a más 2500 indígenas Wayúu, entre ellos, 1500 menores de edad.

“Hemos generado soluciones de impacto social a través de programas sociales integrales de desarrollo, orientados a estas familias indígenas. Buscamos el autosostenimiento de cada miembro de estos hogares en situación de vulnerabilidad con la seguridad del fortalecer el núcleo familiar”, dijo Omayra Nelly Buitrago.

En síntesis, las acciones en la Alta Guajira se concentran en el saneamiento básico y agua potable, vivienda saludable, educación inicial con etnoeducación y talleres productivos.

Labor social en Bucaramanga

Vale reiterar que la Fundación Mujer y Hogar es una organización con fines sociales. Tiene como objetivo el mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones más vulnerables del país, a través de un modelo exclusivo de desarrollo sostenible.

En Bucaramanga, adelanta un modelo de apoyo psicosocial y laboral, en el que se ejecutan proyectos en educación inicial, talleres productivos, talleres de exploración y talleres casa-albergue.

Uno de los programas se orienta a las familias de la comuna 10 de Bucaramanga. Sus proyectos asociados se enfocan a desarrollar la educación inicial, sensibilizar en la temática de nutrición, asegurar la seguridad alimentaria a niños de 2 a 5 años; ofrecer albergue y un hogar de paso a personas con enfermedades provenientes de diferentes regiones del país, explorar habilidades en las familias e incentivar al trabajo a través de talleres productivos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad