domingo 10 de enero de 2010 - 10:00 AM

Germán Valenzuela promueve su libro 'Crónicas de un pueblo muerto'

La vida hecha crónica de un pueblo anclado en las entrañas del cañón del Chicamocha, un  municipio sumido en un rincón de la provincia Guanentina, sale a flote e  impreso con   sus experiencias amargas de diversos corazones que fueron brutalmente  marcados por la dictadura en  el : Jordan Sube, en los años 60 y 70.

En medio de la lectura de sus párrafos y el recuento de anécdotas e historias, el periodista y escritor  piedecuestano  German Valenzuela Sánchez   anuncia su obra y atañe con emoción, aquellos personajes que le inspiraron a indagar a través de muchos pasajes y vivencias propias del periodismo, los relatos de lo que hizo según su investigación el fallecido ex alcalde de esa localidad Roque Julio Ferreira Sarmiento.

Valenzuela Sánchez, cronista y escritor, sostiene que la obra tardó en cristalizarse 15 años tras ser  un reportero asoleado y  llovido, en un pueblo ganadero y agrícola,  pues buscó sus historias a pie, y afrontó las vicisitudes de la amenaza y la intimidación en estos tiempos difíciles para el ejercicio de ésta  profesión.

Considera que su obra debe leerse quizás en un taburete, una mecedora, en una biblioteca y no en un bus de servicio intermunicipal u urbano, ya que el relato 'muestra un señor que manejo a su antojo a la comunidad de aquel pueblo, tanto que la empobreció.

… a unos les tocó salir a diferentes horas de la noche huyendo  atravesando el río chicamocha en ropas intimas, otros huyeron  asediados por los disparos, otros, entre  familiares, amigos y compadres, les tocó abandonar sus parcelas porque era tal la dictadura del gobernante, que buscaba mayor poder, riquezas y tierras'

La obra que se fue formando a punta de charlas incluso muchas de ellas en lugares clandestinos y a puertas cerradas para ser redactadas en manuscritos, consta de 40 capítulos, más de 500 ejemplares ya están en circulación.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad