viernes 30 de abril de 2010 - 10:00 AM

Granja autosostenible pide ayuda para víctima de mina

Enrique Oviedo Salcedo, sobreviviente de un mina antipersona que hace dos años afectó su pie, todavía tiene dificultad para caminar, permanecer parado, y casi no puede hacer el trabajo en el campo, que es lo más importante para él.

Durante los dos años ha tenido sólo dos pares de zapatos, luego de que perdió el talón de su pie, lo que obliga a Enrique a utilizar ortopédicos, sin embargo, el costo de este calzado es elevado y no lo cubre la seguridad social y de salud.

Solo hace unas semanas la organización no gubernamental de Bélgica, Handicap International, con sede en Bucaramanga, donó los zapatos que tienen un costo de 180 mil pesos. Los cuales podrá utilizar durante sólo cuatro meses.

Ante la situación, los médicos, con ayuda de la asistencia sicológica, le anunciaron que debe tomar una decisión final que le permita mejorar su calidad de vida. Una de ella es la amputación de su piel para que luego pueda ponerse una prótesis, o arriesgar uno de sus dedos para reemplazar el talón.

Según Guillermo Gil Sayer, coordinador de la Granja Autosostenible para la Rehabilitación de Sobrevivientes de Map/Muse, 'la decisión final la deberá tomar Enrique, pero los médicos le recomiendan sacrificar su dedo'.


Un par cada cuatro meses

Gil Sayer aseguró que de no ser así, el sobreviviente debería recibir cada cuatro meses un par de zapatos, y ni la granja, ni él cuentan con la posibilidad de pagarlos. Por eso, dijo el Coordinador, 'Enrique sufre porque él es el encargado de la Granja, de la huerta y el vivero. Le gusta el trabajo en el campo, es lo que sabe hacer, y no puede entrar a la granja con los zapatos puestos, y se le dificultad su labor. Por eso, le recomendaron tomar una decisión definitiva, pues sufre mucho'.

La asistencia sicológica, que lo motivará a elegir la opción más benéfica para su vida, la obtuvo hace poco, pues 'la lucha con el Hospital Universitario ha sido inmensa, tuvimos que quejarnos y hasta ahora reciben la ayuda', manifestó Gil Sayer.

El fundador de la Granja también pidió ayuda a la Alcaldía de Santa Rosa, al sur de Bolívar, de donde es oriundo Enrique, para que lo ayude con alimentos e implementos de aseo, pero, 'ha sido imposible. Nos ayudó la ong, pero la Administración de su tierra, no se pronuncia. Su situación es difícil, esperamos que nos ayuden para que Enrique pueda desempeñar su labor en la Granja'.

Ante eso, piden al sector privado, público, a las organizaciones si ánimo de lucro y a la población en general ayuda para los sobrevivientes como Enrique que necesitan para continuar sus vidas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad