sábado 24 de abril de 2010 - 10:00 AM

Habitantes de la calle tienen un nuevo hogar

Los habitantes de la calle, esos seres a veces vistos como marginales y excluidos, ayer fueron el centro de atención en la ciudad. Algunos incluso, tendrán un nuevo hogar a dife

rencia del que brinda la soledad del asfalto.Alias ‘Estoraques’, quien desde los 13 años consume sustancias alucinógenas y convirtió la calle en su domicilio, fue uno de ellos.

Al principio este joven de 22 años cuyo rostro refleja los estragos de un vicio que lo consume, se mostró reacio a montarse en uno de los cuatro buses que dispuso la Alcaldía de Bucaramanga para trasladarlos a la Fundación Shalom, al norte de la ciudad. Pero pudo más la posibilidad de tener ropa limpia y comida.

Al mejor estilo de un operativo de inteligencia, funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Social con el apoyo de miembros de la Policía  Metropolitana, cayeron de sorpresa a un inmueble situado en la calle 5 con carrera 15B, donde estaban reunidos al menos 300 indigentes, todos ellos consumidores de drogas.

La tarea de convencerlos de participar de la jornada, no fue fácil, reconoce Paola Andrea Carvajal Pineda, secretaria de Desarrollo Social, quien asegura que muchos de ellos estaban bajo los efectos de la droga y se tornaron agresivos. Pero finalmente, accedieron.


Aceptaron ayudan

Más allá de recogerlos, bañarlos, vestirlos y devolverlos a la calle, la funcionaria asegura que la intención era constatar que no tenían en su poder armas cortopunzantes, establecer cuáles poseían antecedentes judiciales y especialmente, lograr su inclusión a programas de resocialización que ofrece la Administración Local.

Y es que la actividad de asistencia social a esta población vulnerable dio sus frutos. Entre lágrimas, nostalgia y uno que otro reproche a sus familiares, 30 de ellos manifestaron su deseo de quedarse en la Fundación Shalom apostándole a una vida mejor, destaca Carvajal Pineda.

Esta decisión implica que en adelante recibirán totalmente gratis alojamiento, terapias de rehabilitación, alimentación, estudio, vestuario, documentación y carné del Sisben, entre otros beneficios.

No obstante, la funcionaria insiste en que si bien el Municipio está haciendo el mayor esfuerzo por ayudar en el proceso de resocialización de estas personas, si la familia no acepta que tienen un problema de drogadicción y la comunidad no deja de estar financiando su vicio con la limosna, será muy difícil sacarlas de este círculo vicioso de calle y adicción.


BAÑO, CORTE Y COMIDA

La jornada de ayer, que se extendió por cerca de tres horas comenzando en la Plaza Cívica Luis Carlos Galán Sarmiento y finalizando en la Fundación Shalom, dio apertura a la Campaña de resocialización y cambio de imagen del habitante de la calle, que la Administración Local denominó ‘Gran Cruzada en la ciudad’, de la cual ya se efectuaron tres brigadas en esta semana.

Durante la actividad, estas personas disfrutaron de un refrescante baño, estrenaron ‘look’, recibieron ropa limpia y un kit de aseo para uso personal, no sin antes agradecer el gesto de las autoridades.

De los 300 habitantes de la calle cuyas edades oscilan entre los 19 y 60 años de edad, aproximadamente 40 eran mujeres.

En la campaña también han participado las secretarías de Salud, Gobierno y Educación, así como la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Isabú, Personería Municipal, Registraduría, Icbf y Policía Metropolitana.

Lo cierto, es que para aquellos que aguantan hambre la mayor parte del año, en este día ocurrieron cambios de apariencia que parecieron milagrosos para aquellos que tienen el deseo de rehacer sus vidas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad