domingo 29 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Habla el Rector del Colegio San Pedro Claver: “Bumangueses, juntos podemos ir más lejos”

El padre Rodolfo Abello Rosas, sacerdote jesuita, logró posicionar al colegio San Pedro Claver de Bucaramanga entre los mejores de Colombia. Dentro de algunas semanas, él dejará la Rectoría de ese plantel para asumir nuevos retos en la Compañía de Jesús.

El padre Rodolfo Abello Rosas descubrió su vocación a los 24 años de edad, cuando empezó a cuestionarse sobre la felicidad y el por qué “teniéndolo todo, no era feliz”. Y en esa búsqueda se encontró con la espiritualidad, la cual cambió su vida y marcó su misión.

Así las cosas, en el año 2000, él entró formalmente a la Compañía de Jesús, inspirado en las enseñanzas de San Pedro Claver y su trabajo por la gente. Diez años más tarde se ordenó como Sacerdote Jesuita y, desde entonces, ha trabajado en diversas obras que le han permitido participar en grandes proyectos en pro de Colombia.

Sus años de formación los vivió entre Bucaramanga y Bogotá, en compañía de su madre María Cristina Rosas de Abello, a quien considera “el amor de su vida”, y su padre Rodolfo Abello Salamanca, (q.e.p.d.)

El 6 de enero de 2018, el padre Rodolfo llegó a la Rectoría del colegio San Pedro Claver de Bucaramanga, una institución que este 2022 cumple 125 años formando a la niñez y a la juventud en Santander.

Según recuerda, para él fue un cambio que le implicó aprender sobre gestión educativa y adaptarse a distintos escenarios ajenos a su experiencia profesional, pues él es ingeniero civil, egresado de la Escuela Colombiana de Ingeniería.

Basado en su vocación de servicio y en su profesión, él se define como “un hombre profundamente enamorado de Dios y un ser humano que siempre está en un proceso de construcción”.

Lea además: El ayer y el hoy del Colegio San Pedro Claver de Bucaramanga

El plantel que lideró durante estos últimos años creció para bien y de una manera vertiginosa. Año a año, el San Pedro Claver ha venido figurando en el cuadro de honor de las mejores instituciones educativas privadas de Santander y de Colombia, según las pruebas Saber y el ranking Col–Sapiens. Y además de tener un marcado liderazgo en robótica, área en la que el plantel ha obtenido múltiples reconocimientos nacionales y mundiales, la institución educativa acaba de obtener el denominado ‘Reconocimiento a la Vanguardia 2022’, en la categoría de Formación Académica, concedido por este diario y por la revista ‘500 Empresas Generadoras de Desarrollo en Santander’.

Hoy, después de cuatro años y medio de labor educativa en este plantel y tras el acompañamiento constante a la comunidad, el padre Rodolfo asumirá nuevos retos con la Compañía de Jesús. Desde la dirección de la Asociación de Colegios Jesuitas, será el encargado de articular el trabajo de los nueve colegios y aspira a llegar a más gente a través de la propuesta formativa de los claverianos”.

De igual forma, como delegado de educación para el Padre Provincial, tendrá la tarea de “asesorar y acompañar a la institución en el desarrollo del apostolado educativo”.

Entrevista
¿Qué pensó cuando lo nombraron Rector del Colegio San Pedro Claver y qué será lo que más extrañará cuando se vaya de la ciudad?
“Al principio estaba abrumado, tenía que volver varias veces sobre las cosas. Yo sabía que tenía la tarea de guiar, inspirar y apoyar la labor educativa en la institución y acompañar los procesos espirituales de la provincia en Santander y, pues, traté al máximo de cumplir con la misión que Dios me encomendó. Extrañaré a los alumnos por su espontaneidad, por sus aportes a la academia y por su alegría; también a todos los colaboradores, de cada uno de ellos me llevo una sonrisa. Me gustaría ser recordado como una persona cercana, que siempre estuvo para todos”.
Usted dice que como buen bumangués es un apasionado por la vida y que procura sacar su mejor versión posible para aportar lo que sabe en pro de la ciudad. ¿Cuál cree que debería ser la mejor versión de la Bucaramanga que se prepara para conmemorar sus 400 años de fundación?
“Todos los bumangueses sabemos que tenemos un sitio maravilloso para vivir, pero podemos mejorarlo; no solo para nosotros, sino también para los demás”.
Refiriéndose a las personas que se van de la ciudad y no regresan, usted dijo alguna vez que debíamos ‘romper la meseta’. ¿Qué quiso decir con esa expresión?
“Los que hemos salido de esta ciudad entendemos que el mundo no acaba cuando termina la meseta pero, al mismo tiempo, debemos propender para que nuestra ciudad tenga un horizonte más amplio. Hay que poner en práctica todo lo que conocemos de otras partes del mundo para poderlo aplicar lo aprendido aquí y permitirle a la ciudad crecer. En mi caso, a pesar de que al inicio me surgieron preguntas, confusión y miedo, después tuve ilusión por poderle devolver algo a Bucaramanga, la tierra que me dio lo que soy, pues aquí nací. Lo anterior también implica trabajar más en equipo y avanzar en todos los aspectos. Bumangueses: juntos podemos ir más lejos”.
En medio de los cambios y la incertidumbre que trajo la pandemia, tras su paso por el plantel, usted consiguió abrir los corazones y motivar a toda la comunidad educativa hacia el logro de un fin común. ¿Cuáles fueron sus mayores retos en la Rectoría del colegio San Pedro Claver?
“Enfrenté diversos retos que enriquecieron mi vida personal y profesional. Fue duro asimilar que la bioseguridad y la crisis sanitaria obligaban a nuestros estudiantes a quedarse en casa. Y si bien fuimos líderes en el tema de las clases ‘on line’, el no tener a los jóvenes aquí, en las aulas y en los pasillos, implicó un proceso de reinvención. Sin embargo, el reto más bonito fue lograr la unión y seguir siendo familia. La pandemia nos permitió no solo innovar y ser líderes en la tecnología, sino además tomarnos la vida con más calma y entender que, aunque estemos separados, tenemos que trabajar juntos hacía un mismo objetivo; entender que todos tenemos un horizonte amplio y que vamos hacia el mismo lado”.
¿Qué le dice la comunidad educativa que tanto lo aprecia, tras su Rectoría en el San Pedro Claver?
“Debo decirle que destaco los aportes de la familia claveriana, porque siempre nos permitió soñar y lograr grandes cosas en conjunto. Por eso agradezco la comprensión, los retos, el cariño, la cercanía, la credibilidad y el amor que me han expresado; todos ellos han sido importantes para mí. Estoy muy agradecido con la gente porque me ha dado más de lo que yo he ofrecido”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad