lunes 02 de marzo de 2009 - 10:00 AM

¿Dónde quedó el civismo con Metrolínea?

Trece años y tres meses después de que el metro de Medellín hiciera su recorrido inaugural el 30 de noviembre de 1995, hoy este medio de transporte público es motivo de orgullo de los ‘paisas’ y el rasgo más característico de los habitantes de la capital antioqueña, que lo cuidan con su mayor símbolo de desarrollo y urbanismo.

Mientras tanto, en Bucaramanga la construcción del proyecto Metrolínea, que se inició en abril de 2006, ha tenido que sortear obstáculos en el desarrollo de las obras y el deterioro de su infraestructura es producto de la falta de civismo.

Sin haber empezado a ‘rodar’ en la capital santandereana y su área metropolitana, el sistema integrado de transporte masivo ya tiene un atraso de seis meses y los recursos aprobados para su ejecución ya suman $414 mil 246 millones.

Basta con recorrer los tramos que ya fueron construidos para comprobar cómo los bumangueses  destruyen el mobiliario público del proyecto y lo que es peor, no han dado muestras de sentido pertenencia con Metrolínea.  

Vanguardia Liberal ofrece un comparativo del metro de Medellín y de las obras adelantadas por Metrolínea en la ciudad para que sean las imágenes las que hablen por sí mismas.

LISTA
Algunos datos de los dos proyectos


1 Inversión: El metro de Medellín costó inicialmente US$680 millones y llegó a US$3 mil millones en la época, el resto del dinero corresponde a sobrecostos financieros debido a que el proyecto se retrasó siete años en operar. Unos $32 mil 199 millones fueron adicionados a los diferentes contratos de los tramos de la primera y segunda fase de Metrolínea en Bucaramanga.

2 Pasajeros: El sistema de transporte masivo en Medellín mueve a unos 500 mil pasajeros diarios. Metrolínea durante la primera fase de operación, que empezará en diciembre próximo, transportará a 180 mil  usuarios cada día y cuando está a plenitud, llegará a 350 mil.

3 Recorrido: El trayecto que recorre el metro de Medellín es de 32 kilómetros, con dos líneas y 25 estaciones.
Por su parte, Metrolínea cubrirá 48,5 kilómetros, con 15 buses articulados, 203 buses padrones y 150 buses alimentadores.

4 Costo del pasaje: El valor del pasaje en el sistema de transporte de la capital antioqueña es de $1.500 y el de Metrolínea se proyecta en $1.300.

Metrolínea

  • Debido a la falta de mantenimiento, los cimientos de las estaciones a lo largo de la carrera 15 están convertidos en ‘jardines de malezas’.
  • Los bolardos en la avenida Quebrada Seca, correspondiente al Tramo 0 que finalizó en marzo de 2008, están en avanzado estado de deterioro.
  • Los protectores de árboles en la carrera 15 con calle 19 se asemejan a una ‘selva’.  
  • El mogador para ubicar información publicitaria o institucional fue tomado como muro para pegar avisos sobre conciertos.
  • Sin reparo alguno, las bases de las estaciones son usadas como parqueaderos públicos, donde los vendedores ambulantes guardan carretillas.
  • Pese a que la empresa Metrolínea hizo a finales del año pasado una limpieza de los cimientos de las estaciones que fueron convertidos en ‘rellenos sanitarios’, la situación no ha cambiado.
  • Las tachas altas de concreto, que dividen el carril exclusivo de Metrolínea del carril mixto, evidencian un daño progresivo.
Metro de Medellín
  • Los usuarios que utilizan el metro dan una lección de civismo y calidad de vida en la segunda ciudad del país.  
  • El metro de la capital antioqueña es uno de los más modernos del mundo, y piensa en todos los tipos de pasajeros, incluidos los discapacitados.
  • Los pasajeros se precian de ser ordenados al comprar la tarjeta inteligente en las estaciones.
  • Las estaciones exhiben murales artísticos y publicitarios que hacen más agradable el viaje. Nadie los raya o escribe mensajes sobre ellos.
  • Casi todas las estaciones cuentan con un amoblamiento urbano compuesto por plazoletas, bancas, zonas verdes y puentes peatonales.
  • Los 2,2 millones de habitantes de la ciudad se han apropiado de la ‘cultura metro’: limpieza, no fumar, comer en los vagones y ceder el asiento a ancianos, embarazadas o con niños de brazos.
  • Los pasajeros del metro, que opera a una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora, esperan en las zonas indicadas de seguridad la llegada del tren.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad