viernes 04 de septiembre de 2009 - 8:24 AM

¡No dé papaya a los ladrones!

Con una papaya gigante y una puesta en escena en la que se representaba una de las formas delincuenciales más comunes, la Policía Nacional puso en marcha una campaña contra el hurto a usuarios de entidades financieras, denominada: ‘No dé papaya’.


Ayer, la jornada se realizó en la mayoría de bancos del centro de la capital santandereana, con el fin de generar conciencia sobre las medidas de seguridad que deben tomarse al momento de retirar dinero, para que los ciudadanos no se conviertan en víctimas de los delincuentes.

Una vez realizada la obra de teatro con la que el grupo de Servicios Especiales de la Policía explicó una de las técnicas más utilizadas por las bandas delincuenciales, los oficiales entregaron volantes con recomendaciones para los usuarios, al tiempo que les dieron un trozo de papaya, como símbolo de la imprudencia que muchas veces se comete.

El llamado de las autoridades es para que los usuarios de las entidades bancarias, al momento de detectar personas sospechosas o al sentirse hostigados por alguien al momento de realizar consignaciones o retiros, no duden en solicitar ayuda al personal de seguridad del banco o llamar a la línea de emergencia 123.

Los ciudadanos que estuvieron presentes durante la actividad aplaudieron el esfuerzo de la autoridad.

 

Según informó la Policía, la campaña de ‘no dar papaya’ será replicada en 15 días en otros sectores de la ciudad.

Lista

Modalidades más utilizadas A
•     El paquete chileno
• Implantar dispositivos en los cajeros electrónicos
• El ‘taquillazo’

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad