jueves 02 de julio de 2009 - 10:00 AM

¡No sea mugre!

De las 77 mil 700 toneladas de basura que llegaron durante el primer semestre del presente año a El Carrasco, procedentes de Bucaramanga, 540 fueron arrojadas de manera indiscriminada a las calles por personas poco cívicas.

Otro dato: 11 mil 187 toneladas de esa mugre fueron consideradas por la Empresa de Aseo de Bucaramanga, EMAB, como material reciclable. Es decir, ya sea por pereza, por desconocimiento o por falta de cultura ciudadana, nuestra comunidad dejó de reciclar 14,39% de la basura producida durante los primeros 6 meses de 2009.

Las cifras, así de escuetas como se leen, confirmaron que la basura es lanzada por la comunidad en esquinas, avenidas, aceras, separadores, parques y demás sitios públicos.

Algunos escobitas, entrevistados por esta Redacción, aseguraron que a diario los bumangueses dejan pruebas fehacientes de lo ‘mugres’ que son con la ciudad: 'He encontrado desde platos de comida esparcidos a lo largo de una cuadra, hasta animales muertos y condones usados', dijo Luis Ernesto Mancilla, uno de los aseadores locales.

Advirtió, además, que ve arrumes de desperdicios de todas las características, entre desechos domésticos y hospitalarios, escombros y mobiliarios viejos que, a mi manera de ver, evidencian el ‘sucio’ comportamiento de algunos'.

Según él, 'es claro que la cultura del aseo por la que había sido reconocida Bucaramanga, es un asunto del pasado'.

Y la mugre que se ve en la ciudad, no sólo afea a Bucaramanga, sino que además genera serios problemas de contaminación.

Los aseadores de la Empresa de Aseo de Bucaramanga argumentan que, la indisciplina de la misma comunidad, que saca sus residuos días y horas antes de que pasen los carros recolectores, es otro claro indicador de que falta más consciencia ciudadana.

Vanguardia Liberal hizo ayer un recorrido y se encontró con varios focos de contaminación en diferentes puntos de la ciudad, en los cuales se ratificó la incultura ciudadana.

Según los escobitas, se ha vuelto una costumbre en sectores comerciales sacar la basura para la recolección hasta los separadores viales, lo que no sólo le da una mala imagen al turista, sino que además propicia espacios para que indigentes y varios animales rebusquen en las bolsas y, de paso, dejen esparcidos los residuos a lo largo de las calles.

La avenida Quebradaseca es un ejemplo claro de esta denuncia. Ya es normal ver la zona llena de bolsas de basura. Las sacan en la noche, cuando cierran los locales, y las dejan en el separador. Allí permanecen todo el día y parte de la noche, hasta que pasa el vehículo recolector.

Situaciones como estas son las que motivan al alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, a hacerle un llamado a  la comunidad para que se comprometa con las políticas del hábitat, entre las que se encuentran promover el aseo en la calle, utilizar las canecas de basura, sacar las bolsas en los horarios establecidos y hacer un buen reciclaje.

Uno de los propósitos es reducir la cantidad de residuos que desde las casas, locales comerciales, empresas, colegios y demás recintos se botan, sin tener ninguna separación de materiales que pueden ser reutilizados.

Lista

Problemas que genera

• Con la basura regada en la calle, el aire se enrarece y produce olores ofensivos.
• La contaminación de ríos y quebradas aumenta con los desechos.
• Proliferan los roedores, gallinazos e insectos, los cuales pueden ocasionar enfermedades.
• Es probable que estemos ‘enterrando’ el dinero. La razón: el material reciclable representa economía para muchos hogares.

PARA TENER EN CUENTA

La Ley del Reciclaje, en Bucaramanga, está contenida en el acuerdo N° 053, del año 2000. Según esa norma, a quien no presente de manera adecuada los residuos ante las empresas encargadas en la 'Ruta del Reciclaje', se le debería aplicar una citación ambiental. El asunto, por ahora, es sólo ‘letra muerta’.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad