miércoles 16 de marzo de 2022 - 12:00 AM

Inundaciones, derrumbes y vías bloqueadas dejaron las lluvias

Piedecuesta fue el territorio más ‘golpeado’ en el área por las precipitaciones registradas en la noche del pasado lunes. Hasta el cierre de la presente edición había paso en el sector de Los Curos, e igualmente en los corredores que conducen hacia San Gil y Málaga.

Una noche pasada por agua y un amanecer entre lodo y piedras fue el resultado de las fuertes lluvias que azotaron a Piedecuesta por más de cinco horas el pasado lunes.

Para muchos de sus habitantes esta emergencia fue un ‘campanazo’ de alerta ante el invierno que podría llegar y que dejó, en este primer evento, el paso restringido en las vías Curos - Málaga y Bucaramanga - San Gil, en donde se presentaron deslizamientos de tierra y caída de rocas, impidiendo el flujo vehicular por esta zona en Santander.

Afortunadamente no hubo víctimas, pero sí grandes daños en viviendas, establecimientos comerciales, vías, cultivos y vehículos.

“Gracias a la pronta y efectiva respuesta del Invías, de la Policía de Carreteras, de los organismos de socorro y la coordinación de la Oficina de Gestión del Riesgo se logró habilitar el paso hacía San Gil. Las lluvias también causaron afectaciones en el PR 122 de la vía a Málaga, por caída de rocas”, informó de manera preliminar César García, director Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres.

Según las autoridades se reportaron afectaciones menores en algunas viviendas de Piedecuesta, cuyo número no ha sido precisado.

“Prestamos total atención sobre el río de Oro, las quebradas La Grande y Umpalá. No hubo afectados ni víctimas que lamentar por las lluvias de las últimas horas”, agregó García.

Siete años con el problema

Esta fue la cuarta ocasión en que se registró una emergencia por inundaciones en el sector de Los Curos, durante los últimos siete años.

Según Mario José Carvajal, alcalde de Piedecuesta, este es un fenómeno que se está presentando en la parte de montaña (Alto de Los Curos) y que en épocas de invierno afecta la vía principal hacia Bogotá. Por las fuertes lluvias se desprende todo el material que cae sobre el corredor principal. Mientras no se le haga un tratamiento especial a este fenómeno, será muy difícil mantener el corredor vial despejado.

“También hay personas que llegan a la zona y construyen sin licencias, hacen movimientos de material y con el tiempo se presentan estos fenómenos. Lo que buscamos ahora es trabajar de la mano de la Cdmb, Invías y mirar qué tipo de intervención y cuál es la obra que se debe ejecutar en esta montaña para evitar en un futuro este problema”, explicó el mandatario.

Lea también: Alerta en Santander: Ideam prevé lluvias en lo que queda de la semana

Tres barrios inundados

William Javier Niño, jefe de la Oficina de Medio Ambiente y Gestión de Riesgo de Piedecuesta, informó que hubo intervención oportuna de cuerpos y equipos de socorro como Policía Nacional, Bomberos y Defensa Civil, entidades que acudieron al llamado inicial de los ciudadanos en medio de la emergencia.

En el sector urbano los barrios perjudicados fueron Barroblanco, Tejaditos y Miraflores, los cuales sufrieron inundaciones en vías debido al taponamiento del sistema de drenaje.

En San Miguel un árbol cayó y afectó la infraestructura de cinco casas. Afortunadamente no se registraron lesionados.

También hubo afectaciones en zona rural, como el caso de la vereda Pajonal. Allí se obstruyó el río de Oro y debido a tal bloqueo posteriormente se generó un represamiento y desbordamiento de sus aguas.

¿Cuánto llovió?

En Piedecuesta, según el reporte del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, cayeron 50 milímetros de agua en hora y media, cuando lo normal son 10 milímetros.

De acuerdo con los pronósticos, en los próximos días se registrarán lluvias moderadas y fuertes en Santander en lo que resta de la presente semana.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad