viernes 11 de octubre de 2019 - 5:40 PM

Investigadores del HIC y Harvard crean dispositivo para tratar el estrés postraumático

El Laboratorio de Neuromodulación No Invasiva del Hospital Internacional de Colombia junto a investigadores de la Universidad de Harvard crearon el dispositivo RAVANS para la estimulación no invasiva del cerebro, con el que se aceleraría la recuperación de pacientes con trastorno de estrés postraumático.
Escuchar este artículo

El grupo de científicos adelanta una investigación para ayudar a los pacientes con trastorno de estrés postraumático, TEPT, quienes sufren síntomas de ansiedad asociados a esta enfermedad.

Esta patología se registra en personas que estuvieron expuestas a situaciones en las que sintieron desesperanza u horror, como eventos en los cuales su vida o la de alguien más corría peligro. Después del evento aterrador, los pacientes con TEPT pueden padecer pesadillas, depresión, angustia grave y reviviscencias.

Para superar estas dificultades, que pueden generar problemas en las relaciones sociales, los profesionales del Hospital Internacional de Colombia, HIC, y la Universidad de Harvard desarrollaron un dispositivo para la estimulación eléctrica transcutánea (a través de la piel y no invasiva) del nervio vago, que se relaciona directamente con las áreas del cerebro afectadas por la enfermedad.

Aunque ya existen dispositivos similares, lo novedoso es que este, denominado como RAVANS, acopla la estimulación del nervio vago a los movimientos respiratorios para lograr una mayor efectividad del tratamiento.

Lea también: Más de 1.770 vasectomías se han realizado en Bucaramanga

“Cuando el paciente espira y bota el aire, el dispositivo produce una corriente eléctrica que llega al pabellón de la oreja a través de un electrodo, muy parecido a un auricular. De esta forma estimula el nervio vago localizado en esta área y aumenta las posibilidades de que se activen zonas del cerebro involucradas con el TEPT”. explica Ligia Clemencia Rueda Guzmán, psiquiatra, jefe del Laboratorio de Neuromodulación No Invasiva del HIC y líder de la investigación.

La experta agrega que “estas regiones del cerebro funcionan en sincronía con la respiración, por lo que la estimulación durante ciertos periodos del ciclo respiratorio puede llevar a un mayor alivio de los síntomas”.

Actualmente, los pacientes con TEPT en Colombia son tratados con medicamentos y sesiones de psicoterapia, conocida como terapia de exposición. La hipótesis de los investigadores, entre los que se encuentra Ronald García Gómez, medico investigador del Massachusetts General Hospital y la Universidad de Harvard, es que la estimulación eléctrica del nervio vago ligada a movimientos respiratorios aumentaría la efectividad de las terapias y mejoraría la calidad de vida de los pacientes.

Le puede interesar: El calvario de una mujer trasplantada que lucha por una cita médica

Se buscan pacientes

El estudio clínico, cofinanciado por Colciencias, se encuentra en etapa de reclutamiento. Los investigadores buscan a personas entre 18 y 64 años diagnosticados con TEPT o con síntomas de esta patología.

En el primer contacto se realiza una evaluación de neuropsicología, psicología clínica y evaluación psiquiátrica para determinar el estado del paciente y decidir si es apto para la investigación.

La principal fuente de reclutamiento del estudio es la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas. “Este es un tratamiento enfocado en miras al posconflicto. En el país hay una población bastante significativa afectada por la violencia y si nuestra hipótesis llega a confirmarse, podríamos impactar positivamente la vida de muchas personas”, asegura Rueda Guzmán.

Tras la evaluación inicial, el proceso continúa con la realización de 10 sesiones de psicoterapia personalizadas que son complementadas con las estimulaciones neuronales no invasivas. Esta parte de la investigación se toma entre tres y cuatro meses.

Las primeras tres sesiones son para establecer una empatía entre paciente y terapeuta. En las siguientes se va realizando una exposición progresiva a las situaciones que generan más ansiedad o miedo. “Si la persona al percibir un olor o sonido recuerda de inmediatamente el evento traumático, en la terapia poco a poco se le expone a esas sensaciones para que se vaya habituando y mejore los síntomas”, afirma la investigadora.

Al finalizar esta etapa, se vuelve a realizar una evaluación para contrastar los resultados iniciales con los finales. “Con esto no buscamos que las personas olviden lo que pasó sino que el cuerpo olvide responder con ansiedad a situaciones que no son amenazantes”, concluye Rueda Guzmán.

Trastorno de estrés postraumático en Colombia

Un estudio realizado por fue la Asociación Colombiana de Psicología Positiva y el Instituto de ciencias de la Felicidad, Florecer, determinó que el 29 % de las víctimas del conflicto armado sufre de estrés postraumático, índice solo comparable con los reportados por veteranos de la guerra de Vietnam, que oscila entre el 26.9 y el 30.9 por ciento.

En este proceso se analizaron a 2.500 sobrevivientes del conflicto en Córdoba y de la avalancha en Mocoa registrada en 2017. A la mayoría se les detectó el TEPT por la presencia de recuerdos repetitivos involuntarios y la incapacidad de controlar los pensamientos negativos.

Un artículo publicado en 2011 por la revista Terapia Psicológica expuso que los niños que viven en municipios donde han sucedido confrontaciones armadas tienen 19 veces más probabilidad de sufrir TEPT bélico que los niños de municipios no expuestos.

De acuerdo con Sergio Fabián García Rodríguez, psicólogo coordinador de la investigación del HIC, “las personas expuestas a la violencia son las más vulnerables a desarrollar este trastorno. En ese orden de ideas, se planteó la investigación porque se busca un tratamiento efectivo para las víctimas”.

$!Investigadores del HIC y Harvard crean dispositivo para tratar el estrés postraumático
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad