domingo 06 de febrero de 2011 - 12:00 AM

Justicia ordena demolición de muros del sector 17 de Bucarica

Un fallo de acción popular confirmado en segunda instancia por el Tribunal Administrativo de Santander, ordenó la demolición de los muros que desde hace más de 25 años encierran al Sector 17 de Bucarica.

En el artículo primero de la sentencia número 680013331002 se ordena al municipio de Floridablanca "proceder a remover el muro perimetral y demás barreras y construcciones que están en la actualidad obstaculizando el libre tránsito por las vías peatonales y vehiculares".

Según el inspector segundo de Floridablanca, Daniel Arenas Gamboa, esta dependencia adelantó un proceso policivo de restitución de bien de uso público, radicado con el número 683 del 2005.

"La resolución ejecutoriada de parte del Tribunal se le envió a la Secretaría de Infraestructura en carta del 9 de noviembre del año pasado", aseguró Arenas Gamboa, quien agregó que tal despacho procederá a la demolición de los muros.

Ante la situación, el secretario de Infraestructura, Raúl Eduardo Cardozo, aseguró que tan pronto se efectúe la posesión del alcalde designado por el gobernador de Santander, iniciarán el respectivo proceso de demolición de los muros, por lo que desde ya se ha solicitado la disponibilidad de la maquinaria y los obreros que realizarán esta labor.

Los hechos

La medida se toma luego de que Olga Clemencia Torres Hernández, habitante de dicho sector, demandara al municipio de Floridablanca con el objeto de proteger el derecho al goce, utilización y defensa del espacio público, así como a la libertad de locomoción y a la seguridad.

Torres Hernández explicó que debido a un atraso en los pagos de varios meses de administración, la junta administradora la empezó a 'atropellar' y "a no entregarme recibos de servicios, ni dejar entrar invitados y familiares a la casa, por lo que entablé una tutela por violación a mis derechos".

La residente del sector agregó que quiso en varias ocasiones conciliar el pago, pero la administración se negó a aceptarlo y le embargaron el apartamento: "Eso fue lo que me hizo meter la acción popular".

La señora expresó que ha luchado mucho por el apartamento en el que vive, el cual está a nombre del que legalmente figura como su esposo: "Yo no quiero tumbar los muros ni hacerle daño a la comunidad, pero me vi obligada porque es lo único que tengo. No es mío, es de mis hijos".

La reacción de muchos de sus habitantes no se hizo esperar. Varios de ellos manifestaron que esta situación generaría problemas de delincuencia y drogadicción, así como inseguridad para los niños y viejos, quienes a diario caminan y juegan por las vías peatonales de este conjunto.

Reacción de la comunidad

Según Rodolfo Rondón, administrador del sector 17 de Bucarica, la mayoría de sus habitantes no está de acuerdo con la decisión:"Ninguno quiere que tumben los muros. Los que están de acuerdo habían sido los que no querían pagar la cuota de la administración".

Rondón aseguró que "la Policía tendría que hacer el seguimiento a la seguridad, pero supongo que será una revisión superficial".

El administrador aseguró que han luchado por muchos años contra la delincuencia y piensa que al no tener barreras de protección quedaría libre la circulación y la inseguridad se incrementaría considerablemente.

A esta apreciación se unió la de Javier Alberto Moreno, habitante del sector, quien aseguró que se sienten inconformes con la medida ya que "hay mucha delincuencia y se ve afectada la seguridad de nuestros hijos".

Moreno agregó que "en ninguna parte se está interrumpiendo el paso de vehículos, al contrario, al encerrar el conjunto nos sentimos más protegidos". Concluyó que la seguridad es lo que más busca una persona propietaria o arrendataria que viva dentro de un conjunto.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad