miércoles 23 de octubre de 2019 - 12:00 AM

La calle 100: un ‘delgado’ límite entre Bucaramanga y Floridablanca

¿Se imagina vivir en un barrio en el que la mitad de sus habitantes pagan impuestos y servicios más caros que la otra mitad? ¿O que se ejecute un proyecto para beneficiar solo a media comunidad de dicho vecindario? Esta situación ocurre en Hacienda San Juan, entre Bucaramanga y Floridablanca.
Escuchar este artículo

Aunque viven en el mismo barrio y a solo una cuadra de distancia, Oliva Montoya asegura que paga un impuesto predial mucho más caro que su vecina, María del Carmen. A pesar de que residen en el mismo sector, con el mismo estrato y gozan de los mismos componentes de urbanismo, ambas mujeres pagan sus tributos a dos alcaldías diferentes.

Esta peculiaridad existe en Hacienda San Juan, un vecindario que literalmente se ubica en dos territorios del área metropolitana: Bucaramanga y Floridablanca.

Lea también: Así buscan en Bucaramanga y su área acortar las distancias y mayor equidad

Pero no es solo en asuntos de impuesto. En un lado del barrio los vecinos pagan servicios públicos más baratos que en el otro, y afirman que existen diferencias en la prestación de los mismos, pese a que se trata de la misma zona residencial.

Cuando solicitan la intervención de la Policía, los habitantes aseguran que se ‘tiran la pelota’ entre dos CAI que se hallan en dicho sector de la ciudad, uno ubicado en Bucaramanga y el otro en Floridablanca.

Un delgado límite imaginario divide en dos este vecindario: la calle 100.

Y la gente la tiene súper clara. Todas las personas que entrevistó Vanguardia saben que, desde la calle 100 hacia el norte es territorio bumangués, y que hacia el sur ya son tierras florideñas.

Sus habitantes hablaron de esta particular situación:

Un barrio, entre dos municipios

La calle 100: un ‘delgado’ límite entre Bucaramanga y Floridablanca

“El impuesto predial es más caro en la parte de Floridablanca. Por mi casa este año tuve que pagar casi $500 mil, y una vecina del lado de Bucaramanga, que incluso tiene reformas, pago cerca de $270 mil”, afirmó Oliva Montoya, habitante de Hacienda San Juan.

La calle 100: un ‘delgado’ límite entre Bucaramanga y Floridablanca

David Navarro, comerciante del sector, indicó que “además del impuesto predial, en el lado de Floridablanca llegan más caros los recibos del gas y la luz... no debería ser así porque somos el mismo barrio y estrato”.

El barrido de las calles también es realizado por dos empresas diferentes. “En el lado de Bucaramanga barren dos y hasta tres veces por semana, mientras que en Floridablanca es muy esporádico; este mes ni si quiera han pasado”, manifestó Rosa Arias.

La comunidad concuerda en afirmar que la problemática más preocupante se relaciona con la reacción e intervención de la Policía, en casos de inseguridad o que perjudican el orden público.

Mariana Jaimes denunció que “se llama al CAI de El Cacique (Bucaramanga) y allá dicen que los encargados de atender son los del CAÍ de El Reposo (Floridablanca), pero los de El Reposo dicen que el CAÍ El Cacique queda más cerca y que son ellos quienes deben acudir. Así ha pasado varias veces y al fin ni vienen”.

Sonia Ochoa es una de las residentes más antiguas de Hacienda San Juan, hace 25 años habita en el vecindario y aseguró que “la convivencia entre los vecinos es muy buena, todos ya conocen en donde empieza un municipio y termina el otro. Al inicio, cuando se conformó el barrio, sí existían diferencias y problemas debido a la recolección de basuras y el barrido, pero fue algo que se solucionó hace varios años”.

¿Cuál Alcaldía invierte?

La calle 100: un ‘delgado’ límite entre Bucaramanga y Floridablanca

Viviana López, administradora de un micro mercado, indicó que la comunidad espera hace varios años la instalación de cámaras de vigilancia. “Hacen mucha falta las cámaras, pero la duda es cuál alcaldía invertirá en el proyecto. Invierte Bucaramanga o Floridablanca, pero hasta el momento no se ha hecho la inversión”.

Alberto Cristancho, presidente de la Junta de Acción Comunal de Hacienda San Juan, entregó un relato muy llamativo sobre un proyecto que hace poco se ejecutó en el vecindario.

“La Alcaldía de Floridablanca hizo un ‘reparcheo’ en la vía principal. Cuando las obras llegaron hasta la calle 100, le pedí a uno de los ingenieros que nos taparan unos huecos que aún estaban ahí, pero me dijo que esa parte ya le pertenecía a Bucaramanga y que no podían hacer nada porque se cometía un posible prevaricato. Debe existir unificación de servicios e inversiones públicas en el barrio”, dijo Cristancho.

La calle 100: un ‘delgado’ límite entre Bucaramanga y Floridablanca

Este es el Parque Las Mojarras, escenario que se halla sobre la calle 100. Los vecinos aseguran que desde hace tres años está sin el servicio de agua, debido a que ningún municipio se hace cargo del costo mensual.

La calle 100: un ‘delgado’ límite entre Bucaramanga y Floridablanca

El Director del Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, Rodolfo Torres, ha insistido en varias ocasiones que tales diferencias o divisiones deben eliminarse en la ciudad. “Se deben eliminar las fronteras invisibles que existen. Un ejemplo actual ocurre en Hacienda San Juan, en donde existe una calle que la mitad es de un municipio y la otra mitad del otro territorio... es absurdo.

“¿Quién se hace responsable de estos sectores? ¿Qué organismo territorial los atiende o invierte? Nos toca es ponernos de acuerdo entre las autoridades y gobiernos municipales”, ha señalado Torres.

¿Qué opina de esta situación?

Oliva Montoya, habitante: “Es una división imaginaria, entre los vecinos no existen diferencias. Sería bueno que se unificaran los impuestos y los servicios públicos por igual en ambos lados”.

David Navarro, comerciante: “No tiene sentido que en un lado se paguen impuestos y servicios más caros, esa es la principal queja de la gente. Es muy raro ver esta situación en un barrio”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad