domingo 28 de febrero de 2010 - 10:00 AM

La cédula, el documento que más pierden los bumangueses

El documento que más pierden los bumangueses, ya sea por hurto o extravío, es la cédula de ciudadanía. No en vano la Inspección de Atención al Ciudadano, antigua Inspección Permanente de Policía, recibe un promedio de 50 denuncias diarias relacionadas con documentos perdidos.

En el 60% de los casos, los ciudadanos, en su mayoría hombres, reportan que fueron víctimas de robos, especialmente de la cédula, la libreta militar y la licencia de conducción. En tanto, el otro 40% reconoce que perdió sus documentos por simple descuido. Juan Manuel Rodríguez, técnico operativo de esta dependencia municipal, lo atribuye a que los hombres están acostumbrados a guardar todos sus documentos en la billetera, así que cuando se les pierde o se la roban, generalmente con ella desaparece también toda su documentación.

También es común que la gente acuda a la Inspección adscrita a la Secretaría de Gobierno Municipal por extravío de tarjetas débito y crédito, tarjetas de identidad e incluso teléfonos celulares.

Sin embargo, el inspector Wilson Aguilar Cote aclara que en caso de hurto los usuarios son remitidos a la Sijín (cuando el autor es un desconocido) o a la Fiscalía (cuando está plenamente identificado).

El trabajo de la Inspección de Atención al Ciudadano, que funciona hace cuatro años en la ciudad, consiste en expedir una certificación que posteriormente la persona lleva a la entidad correspondiente, ya sea Registraduría, Dirección de Tránsito, Batallón o bancos.

Dicha certificación debe llevar impresa la estampilla departamental, cuyo costo es de $2.700, y de la Caja de Previsión Social por valor de $100.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad