miércoles 28 de abril de 2010 - 10:00 AM

La ciudad no está ‘a la altura’ de un incendio

Si hoy ocurriera un incendio a partir de un sexto piso, en un edificio residencial o una empresa de la ciudad, los bomberos no tendrían un vehículo escalera para atender rescates a esa altura.

La máquina de bomberos insignia de la ciudad, conocida como 'Señora Bucaramanga', esa que durante más de tres décadas fue un alivio a la hora de asistir emergencias de toda índole, está fuera de servicio desde hace más de un año.  

Literalmente sólo sirve para ‘transportar a las reinas’, y el vehículo permanece arrumado en el parqueadero de la sede del organismo, como testimonio físico de sus hazañas bomberiles pasadas.

Así las cosas, la capital santandereana, que además ha crecido gracias al auge de la construcción vertical, no está ‘a la altura’ de las duras exigencias y circunstancias en caso de una deflagración en pisos elevados.

El capitán Wilson Pineda, jefe de Operaciones de Bomberos de Bucaramanga, resume la situación en una frase muy elocuente: 'si ocurre un incendio en la planta alta de una estructura, nos quedaríamos cortos'.


Sin recursos para adquirir otro

Ante este panorama, el Cuerpo de Bomberos gestiona la adquisición de un nuevo vehículo de operación para emergencias de altura y evacuaciones de las mismas características técnicas de aquellos que funcionan en Bogotá o Medellín.

'Queremos una máquina que se acople a las vías de la ciudad, y nos proporcionen una buena altura, que nos alcance hasta 15 pisos', explica el jefe operativo.

Sin embargo, el organismo se enfrenta al reto de adquirir una máquina escalera, que cuesta alrededor de $3.000 millones, y tan sólo dispone de $1.500 millones para tal propósito.

El capitán Pineda plantea en ese sentido que sería de gran ayuda que tanto la Alcaldía como la Gobernación entren a cofinanciar la compra del vehículo, ya que en las actuales condiciones, la ciudad no cuenta con el equipo adecuado para afrontar eventualidades de esta naturaleza.

Si bien en Bucaramanga, en los últimos ocho años no han ocurrido incendios de gran magnitud, advierte que no esto no es garantía de que no sucedan.

Es más, el oficial no tiene duda alguna de que la ciudad es muy vulnerable en el tema, y trae a colación el incendio que se desató por un cortocircuito dentro de la Alcaldía, en 2002, el cual consumió cuatro de los seis pisos de la edificación.

El Palacio Municipal ardió en llamas no sólo porque el aviso de emergencia fue tardío, pese a que la sede de los Bomberos estaba a dos cuadras del lugar, sino porque los hidrantes fallaron en el momento de combatir el fuego.


los EDIFICIOS no están al día en seguridad

Muchas de las nuevas estructuras en Bucaramanga no cuentan con los sistemas internos contra incendios.

Así lo sostiene el capitán Héctor Miguel Ramón, jefe de la División de Prevención y Seguridad de Bomberos de Bucaramanga, quien señala que la Norma Icontec 1669 obliga como mínimo a que todos los edificios con más de cinco niveles deben tener toda la infraestructura para la protección de los mismos en cuanto a la red contra incendios y distribución de agua se refiere.

Así mismo, deben estar equipados con gabinetes con extintores y mangueras en cada piso, una reserva de agua en su tanque para ser utilizado en caso de fuego, un sistema hidráulico exclusivo para el control del siniestro y una conexión de agua (hidrante) en la entrada del edificio que sea de fácil acceso para los bomberos donde se abastecen las máquinas.

'Las dificultades más comunes a las que nos enfrentamos es que la siamesa (dos conexiones) de entrada no está en sitios apropiados (jardines) o los hidrantes no están ubicados en lugares despejados y visibles', expone el capitán.

Para poner al día a la comunidad sobre el marco normativo y las medidas básicas de seguridad, los bomberos llevan a cabo capacitaciones a residentes, administradores y vigilantes de edificaciones sobre cómo actuar en caso de un incendio o una emergencia de cualquier tipo.

Aquí está en juego, no sólo la respuesta de los organismos de socorro, sino qué tan eficientes son los sistemas internos de un edificio para detectar y combatir un conato o un incendio, máxime si se requiere media hora para evacuar un edificio de 15 plantas, y una hora y 10 minutos, un edificio de 30 pisos, según expertos.


Influye diseño de las construcciones

Javier Prieto Pinzón, miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, Regional Santander, no sabe cuántas construcciones elevadas existen en la ciudad, pero sí que la falta de tierra 'ha densificado mucho la altura de los edificios'.

Reconoce ciertas deficiencias en lo que concierne a seguridad industrial y de propiedad horizontal: 'realmente no se trabaja con las medidas máximas de seguridad y sólo se cumple lo mínimo exigido, que es la red de incendios'.

El arquitecto saca a relucir que la Alcaldía de Bucaramanga y la Clínica Carlos Ardila Lülle son de las pocas estructuras que cuentan con un sistema moderno en ese sentido, a diferencia de la Gobernación de Santander, el Hospital Universitario y la mayoría de sedes administrativas oficiales e instituciones educativas.

Además, no entiende cómo las Curadurías aprueban la construcción de estructuras de 10 pisos en donde en la cubierta no pueda aterrizar un helicóptero, como es el caso de la clínica Carlos Ardila Lülle, la única con estas características en el departamento, y que es una gran alternativa en el momento de evacuar a víctimas de incendios.

En opinión de Prieto Pinzón, se requieren cubiertas planas que no presenten obstáculos como antenas o piscinas, y las escaleras estén ubicadas en sitios protegidos sin que la persona quede atrapada por el humo o las llamas.

En resumen, señala: 'no es solamente basarnos en las normas mínimas de seguridad contra incendios, sino que el mismo diseño del edificio ayude a protegernos de las llamas o cualquier otra contingencia'.


línea de tiempo

Algunos incendios famosos y trágicos

1973

Un terrible incendio afectó el edificio Avianca en Bogotá, de 42 pisos. La emergencia causó 4 muertos, 63 heridos y varios pisos destruidos.

1974

Un edificio bancario de 25 niveles en San Pablo, Brasil, dejó un saldo de 180 muertos y 500 heridos.

1980

Un incendio en el Gran Hotel MGM de Las Vegas de 30 pisos, ahora conocido como Bally’s Las Vegas, provocó 85 muertos y 700 heridos.

2001

Se incendiaron y derrumbaron las Torres Gemelas de New York de 101 pisos, provocado por un atentado terrorista. En el hecho fallecieron 2.973 personas.


síntesis

Faltan 200 hidrantes: Bomberos

• En materia de oferta de agua para apagar incendios de grandes proporciones, en la capital santandereana se requieren, de acuerdo con la norma internacional, 400 hidrantes. Actualmente sólo hay distribuidos 200 hidrantes de uso exclusivo para los bomberos.

•    El 90% de estos hidrantes, conocidos como boca de incendios, según el capitán Héctor Miguel Ramón, jefe de la División de Prevención y Seguridad de Bomberos de Bucaramanga, funciona de manera correcta, aunque están muy distantes uno de otro.

•  Inclusive, el oficial Ramón admite que hay sectores donde a un kilómetro no se consigue un hidrante, cuando lo ideal es que estén a 100 metros de distancia de separación, y descarguen 32 litros de agua por segundo.

• Y aclara que es responsabilidad de la empresa de acueducto tener a disposición esta acometida con el agua suficiente. Es un hecho que la cobertura de los hidrantes no es la mejor en Bucaramanga y el jefe de la División de Prevención y Seguridad de Bomberos atribuye esta situación  al factor económico y a la antigüedad de las redes de conducción existentes. El aparato como tal está por el orden de los $2 millones, y la instalación cuesta entre $4 millones y $5 millones, pues implica romper vías para acceder a las acometidas del acueducto.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad