domingo 13 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

La clase de ‘mi primera cosecha de tomate’ se expondrá en la UNESCO

Escuchar este artículo

Si bien la siembra y la cosecha no son prácticas que los niños realicen a diario, hay una propuesta que promueve estos aprendizajes para formar alumnos ecológicos y respetuosos de la naturaleza.

La iniciativa se titula: ‘Mi primera cosecha de tomate’ y, en medio de la actual pandemia de la COVID-19, se ha convertido en una bonita clase de la institución Educativa La Ceiba, de Rionegro.

Algo más: gracias a este interesante proyecto pedagógico, que hizo que los estudiantes descubrieran su gusto por la agricultura, una egresada de la Universidad Industrial de Santander, UIS, se ganó el derecho de representar a América Latina ante la UNESCO.

La propuesta es de Andrea Carolina García Remolina, licenciada en Educación Básica con Énfasis en Lengua Castellana. Ella, en la actualidad, también es estudiante de la Maestría en Pedagogía del citado centro de educación superior.

La docente ganó la convocatoria del Laboratorio Pedagógico Departamental, superando 17 proyectos que se postularon. La clase fue seleccionada por el Ministerio de Educación Nacional, MEN, para ir a la UNESCO.

Así es la clase

Son 26 estudiantes de los grados 1°, 2° y 3° los que participan en esta experiencia que inicia con la siembra de una planta de tomate. Esa es la ‘semilla’ que se convierte en un proyecto de núcleo común en el que convergen áreas como español, matemáticas, ciencias naturales y ciencias sociales.

Por ejemplo, en aritmética los niños llevan el control de la evolución de la planta con la técnica del diagrama de barras; en ciencias sociales pueden conocer los diferentes pisos térmicos; y en ciencias naturales conocen las etapas biológicas del desarrollo de la planta.

El medio por el cual se organiza la actividad y se brindan las directrices para su realización es el whatsapp.

A través de él se intercambian ideas, se cuentan experiencias y se conectan estudiantes y familiares con la docente.

“Involucramos a los papás y a los abuelos de los niños para que aporten información sobre abonos y siembras. Eso permite que todo fluya desde la casa y en la escuela”, relató la profesora.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad