domingo 14 de febrero de 2010 - 10:00 AM

La mora se viene con seis nuevas variedades In Vitro

Los cultivadores de mora de Santander colocandiariamente, en plena cosecha, 20 toneladas, aproximadamente, en el mercado mayorista. Hay picos en lo que se asoman con 35 toneladas, como ocurrió a mediados de esta semana.

Con las seis nuevas variedades que va a dar conocer Corpoica, llegarían con el doble de la fruta, pues son promisorias y con diferentes ventajas nutricionales y agronómicas.

Pero aparte de incrementar sustancialmente la cantidad, también 'bajarían de las alturas' con una fruta de mejor calidad.

Para la Corporación Colombiana para la Investigación Agropecuaria, Corpoica, se trata de apalancar la modernización de ese cultivo promisorio, que en los próximos 10 años contará con otras 10 mil hectáreas en todo el país, de las cuales una gran mayoría se plantará en Santander, uno de los más fuertes productores de la fruta en el país.

Es decir, van a doblar el área en Colombia, de un cultivo que según las estadísticas del Minagricultura, en un 90% está en manos de  pequeños y medianos productores.


En laboratorio

De acuerdo con Arturo Enrique Vega Varón, gerente de Corpoica, 'los materiales se identificaron a partir de la caracterización y evaluación morfológica, agronómica, molecular, nutricional y antioxidante de materiales provenientes del banco de germoplasma manejado por la Corporación y de materiales de agricultor'.

Paralelo a la investigación de las seis nuevas variedades, según el directivo, se trabajó para que la producción sea limpia en un futuro, es decir, el paquete tecnológico incluye un biofertilizante, un controlador biológico y la validación de varios métodos de propagación In Vitro.

El estudio, que se desarrolló durante tres años, según Vega Varón fortalece el 'cultivo de mora que en muchas regiones es una de las principales fuentes de ingresos, empleo rural, oferta de alimento e industria. Sin embargo, a pesar de su riqueza y gran potencial, esta especie no ha adquirido el grado de importancia esperado, debido a la dependencia de un número reducido de variedades y la baja calidad genética del material de siembra'.

Para el directivo del ente investigador, la mora entra a la era de las siembras con alto valor agregado, ya que los nuevos materiales son de altas calidades nutricionales y antioxidantes.


La investigación

Detrás de esa indagación estuvo  Luz Stella Barrero Meneses, investigadora del Centro de Biotecnología y Bioindustria, CBB, de Corpoica.

Según la profesional, desde sus inicios se planteó como la búsqueda de una mora de alta competencia, con alto valor agregado para que fuese una alternativa productiva.

'A partir de los seis materiales propagados In Vitro, con diferentes ventajas nutricionales, nutracéuticas y producidos de manera limpia, se entregó a los agricultores más de 20.000 plántulas para la siembra en sus terrenos. Una segunda fase de evaluación de estos materiales en diferentes ambientes y en el tiempo es necesaria para su validación', agregó la funcionaria.

Esos trabajos se efectuaron en la vereda Monterrico, de Silvania (Cundinamarca), y el Centro de Investigación La Selva, de Corpoica, en Rionegro (Antioquia).

Se le apunta a que la mora día a día incremente sus áreas, pero con materiales élites.


Las siembras

La mora ha sido la fuente de desarrollo en muchas zonas campesinas del país.

De acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura, es un cultivo de amplio desarrollo en el país, pues de las 20 mil toneladas que se recolectaban en 1992 se pasó a 90 mil toneladas en 2008.

Y respecto a las áreas, en esos 16 años pasaron de 3.000 hectáreas a 10.500 hectáreas, lo que significa un crecimiento anual del 7,8%.

Creció el área y la producción, pero no la productividad por hectáreas, la cual se ha sostenido a lo largo de las siembras en 8 toneladas, como media nacional.

Sin embargo, los de mayor producción por metro cuadrado son Santander, Casanare y Cundinamarca, donde se tienen siembras élites que llegan a las 15 toneladas.

'En el año 2008 el cultivo de la mora tuvo una participación de 0,7% en área cultivada y 0,4% en producción nacional de cultivos permanentes, su tasa de crecimiento anual ha sido de 8,8 % en producción y 7,8% en área', según Agronet.

De acuerdo a las proyecciones, en el 2020 se esperan un aumento en las siembras de 10.000 hectáreas y 104 mil toneladas de mora en las canastillas.


Al kilo

La mora en Santander tienen nombre propio: Sevilla, Piedecuesta, donde se concentra el 90% de la producción de este departamento.

Hay cultivos más pequeños en Cantagallo, una vereda de San Vicente, y en Charta.

De acuerdo con Fabio Mariano Olave Tirado, gerente de la Central de Abastos de Bucaramanga, Centroabastos, en promedio anual a la Central llegan 20 toneladas diarias, las cuales pueden ser 35 toneladas en pico de cosecha. Esto sin contar las que se van para la agroindustria, como por ejemplo, los jugos de la empresa Postobón; además, de las que terminan convertidas en jaleas y mermeladas.

Según Olave Tirado, llega en canastillas y la arroba se tasa a $19.000, es decir, a $1.500 kilo, uno de los precios más bajos del país.

'El 60% de la mora que llega a Centroabastos, sigue su camino, pues se va para el mercado de la Costa Atlántica. Una de las formas más tradicionales de comercialización es el kilo, ella llega en canastillas y luego se reempaca. La gran desventaja es que es una fruta muy perecedera y frágil, por lo que se tienen grandes pérdidas en postcosecha', agregó.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad