jueves 19 de noviembre de 2020 - 2:52 PM

La otra cara de lo que dejan las lluvias en Santander

Las lluvias durante la temporada invernal han causado desastres naturales, pero también estas precipitaciones traen muchos beneficios.
Escuchar este artículo

Si bien es cierto que las lluvias durante la temporada invernal han causado desastres naturales como crecientes, deslizamientos, inundaciones, entre otras afectaciones, también es cierto que estas precipitaciones traen muchos beneficios.

Limpieza del aire que respiramos, se recargan las reservas acuíferas, recuperación de ecosistemas y beneficios para el sector agropecuario son, según expertos, tan solo algunos de los beneficios, sobre todo en Santander donde contamos con un páramo como Santurbán que abastece de agua a por lo menos 48 municipios: 15 de Santander y 33 de Norte de Santander.

Entre la noche del lunes y la mañana de este martes, los sectores que más han registrado caída de lluvias en Bucaramanga, fueron; el centro de la ciudad, 37 mm (o 37 litros de agua por metro cuadrado); El Pablón, 27 mm; Buenavista, 21 mm; Galán, 25 mm; e Inem, 23 mm.

Según Luis Ernesto Ortega, coordinador de Gestión de Riesgo de Bucaramanga, resalta algunas de las consecuencias positivas de las precipitaciones.

“Lo que más se beneficia es el sector agropecuario porque mejora la fertilización de los suelos. En cuanto a los embalses de Topocoro y Tona, que ya están en sus niveles máximos, las lluvias hacen que empiecen a evacuar de una manera más limpia”.

Según expertos, la lluvia es parte del ciclo hidrológico, algo vital para el mantenimiento de todas las formas de vida. Por razones como estas, vale la pena ponerle buena cara a estos días grises:

1. Las reservas se recargan: De acuerdo con Ortega, las lluvias mantienes los embalses de Topocoro y Tona a niveles óptimos para abastecer la ciudad.

2. Beneficios para la agricultura: el agua que cae de las nubes mantienen los cultivos y la seguridad alimentaria, y por ende la economía de un departamento como Santander, donde el agro juega un papel primordial.

3. La lluvia limpia el aire: en su caída hasta la tierra, las gotas atrapan polen, microorganismos y polución y la llevan hasta el suelo, permitiendo un lavado de atmósfera. Sin embargo, según Ortega, este tipo de contaminantes se recuperan con facilidad una vez se aplacan las lluvias, se permean de manera rápida. “Tan pronto se disminuye el agua y la humedad se diluye, los vientos recuperan esa contaminación que ha quedado acumulada”.

Así las cosas, los contaminantes quedan en el suelo y en el agua, donde son menos perjudiciales y más fáciles de evacuar, pero igual, no desaparecen del todo.

4. Recupera ecosistemas: El agua contribuye con el crecimiento de semillas del suelo y por ende la generación rápida de cobertura vegetal y revitalización de humedales. Además, la lluvia beneficia también la arborización urbana, generando más oxígeno y nutrientes naturales; así arrastre polución, esta no va en niveles tan altos.

5. Reciclaje de agua: Hay quienes utilizan las aguas lluvias para riego, o para actividades agropecuarias y domésticas, a través de captación con canaletas, filtros, tuberías y tanques. Benéfica principalmente para aquellas zonas vulnerables que no cuentan con este preciado líquido.

6. Benéfica para el insomnio: Que la lluvia ayuda a dormir no es un mito. “El sonido que produce es conocido en la ciencia como ruido rosa, el cual, según una investigación publicada en la revista científica Neuron, permite mejor descanso y fortalece la memoria en el día”.

7. Mejora la hidratación de la piel: Una vez que ya se han limpiado y depurado las partículas contaminantes del aire, el agua que cae de la atmósfera es un agua completamente pura con una baja concentración de sales, y está libre de cloro y otros componentes químicos, lo que la hace ideal para limpiar e hidratar la piel, mejor que el agua del grifo, que hace que nuestra piel esté más seca. También hay que contar con qué, la caída de las gotas de lluvia sobre la piel, nos provoca un pequeño masaje que estimula la circulación y ayuda a limpiar los poros y las impurezas.

8. Ayuda a regular la temperatura: Durante las temporadas frías, los días de lluvia, suele aumentar la temperatura ambiente, mientras que durante verano, las tormentas que se dan de gran fuerza, ayudan siempre a reducir o bajar ese típico bochorno de temperaturas secas y refrescar el suelo y con ello la temperatura ambiente.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad