domingo 18 de octubre de 2020 - 12:00 AM

La pandemia golpeó duro a los jóvenes universitarios

El denominado ‘estrés académico’ y la ansiedad se han ido apoderando, poco a poco, de los estudiantes universitarios del área metropolitana de Bucaramanga.
Escuchar este artículo

La incertidumbre que supone la crisis de la pandemia, los evidentes miedos ante un próximo regreso a las aulas, el cambio de la metodología de estudio e incluso las mismas clases virtuales, han incidido de manera notoria en los niveles de ansiedad y de estrés de los universitarios, entre otras afectaciones psicológicas y emocionales.

Así lo reveló un estudio de los mismos alumnos, elaborado por el Semillero de Investigación de los Factores de Riesgo y Salud en Psicología de la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB.

El proyecto académico se hizo para determinar qué tipo de afectaciones psicológicas y/o emocionales están afectando a la población universitaria durante esta pandemia, y brindar opciones para evitar la evidente decaída en el ánimo de esta población.

La radiografía, denominada “Cuidando la Salud Mental de los Estudiantes Universitarios durante la Pandemia de la COVID-19”, nació como respuesta a una serie de necesidades identificadas en los alumnos a nivel académico, personal, familiar y social.

“Encontramos que la población universitaria es especialmente vulnerable a variables psicológicas como el estrés, la ansiedad y la depresión, las cuales afectan sus áreas del funcionamiento, desarrollo personal y desempeño académico”, señaló Nancy Viviana Lemos, coordinadora del estudio.

“En medio de la pandemia pudimos evidenciar también que estas variables se agudizaron en la población y que los estudiantes estaban presentando mayor vulnerabilidad a sufrir estos síntomas durante el periodo de la ‘cuarentena’ y en la misma etapa del actual aislamiento selectivo”, agregó.

“De igual forma, a través de este taller de formación, concluimos que los jóvenes universitarios son muy vulnerables y susceptibles, lo cual se correlaciona con el género y el estrato socioeconómico”, mencionó.

Frente a esta problemática, enfocada en reforzar los programas tempranos de promoción de salud mental en esta población, el equipo investigador les recomendó a las autoridades prestarle mucha atención a esta situación.

Además les sugiere a los jóvenes adoptar algunos hábitos saludables de higiene mental e incluso comunicarse con líneas de atención especializadas, en caso de presentar síntomas de alarma.

Vale recordar que la línea amiga, del Hospital Psiquiátrico San Camilo, se convirtió en un puente de apoyo psicosocial para cerca de 1000 personas en el área metropolitana.

Todos se comunicaron a través de los teléfonos de atención, dejando en evidencia la grave afectación mental con síntomas como depresión, angustia, trastorno afectivo bipolar, tristeza, entre otros que afectaron la salud mental de los santandereanos. ¡Y muchos de ellos son jóvenes!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad