Publicidad

Bucaramanga
Jueves 17 de septiembre de 2020 - 12:00 PM

La realidad de la población sorda en Santander

Cuántos sordos hay en el departamento, cómo están distribuidos y qué hacen, es la información que podrá conocer en este momento, tras los resultados de un estudio realizado el Instituto Nacional para Sordos.

Compartir
Imprimir
Comentarios
El pasado 10 de agosto, el Congreso aprobó la Ley 2049, por la cual se crea el consejo nacional de planeación lingüística de la lengua de señas colombiana, con el objetivo de concertar la política pública para sordos del país. (Foto: Marco Valencia  / VANGUARDIA)
El pasado 10 de agosto, el Congreso aprobó la Ley 2049, por la cual se crea el consejo nacional de planeación lingüística de la lengua de señas colombiana, con el objetivo de concertar la política pública para sordos del país. (Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA)

Compartir

El pasado 10 de agosto, el Congreso aprobó la Ley 2049, por la cual se crea el consejo nacional de planeación lingüística de la lengua de señas colombiana, con el objetivo de concertar la política pública para sordos del país. (Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA)

El último domingo de septiembre se celebra el Día Internacional de las Personas Sordas. El Instituto Nacional para Sordos, Insor, a propósito de esta fecha que se conmemora para sensibilizar y concienciar sobre las necesidades particulares de los sordos, publicó los resultados de una investigación que realizó con los departamentos y ciudades que concentran la mayor población sorda en el territorio nacional.

El objetivo era identificar factores determinantes que permitan una mejor toma de decisiones y desarrollo de políticas públicas. Santander y Bucaramanga fueron objeto de este estudio.

De acuerdo con la Subdirección de Promoción y Desarrollo del Insor, el trabajo tuvo como base los datos arrojados en el Censo Dane 2018 y la Encuesta Nacional Calidad de Vida 2019. Se abarcaron variables como total de población sorda, definición demográfica por edad y ubicación, cantidad de instituciones con estudiantes sordos matriculados, situación laboral, tipo de labor y nivel de pobreza multidimensional, entre otras.

“Esta información es de gran valor para que tanto la comunidad, como las entidades de gobierno y privadas, identifiquen las características poblacionales en sus regiones, de tal forma que puedan focalizar acciones estratégicas en favor de la inclusión social”, indicó Insor.

Cifras

El informe presentado da cuenta que Santander con 16.135 personas con discapacidad auditiva es el tercer departamento, después de Bogotá y Valle del Cauca, con el indicador más alto de Colombia. En Bucaramanga se concentran, al menos, 3.422 de este total.

Según la información recopilada en territorio santandereano, el 1% de los sordos son niños entre los 0 y 5 años; el 2,3%, niños entre los 6 y 11 años; el 3,4%, adolescentes entre los 12 y 18 años; el 4,5%, jóvenes entre los 19 y 26 años; el 25,7%, adultos entre los 27 y 59 años; y el 63,2%, adultos mayores de 60 años.

Cabe destacar que entre los indicadores que más llaman la atención está que el 34,3% de los sordos manifestó tener incapacidad permanente para trabajar; un 9,7% se encuentra jubilado por pensión o renta; un 20,4% está dedicado a los oficios del hogar; un 3,2% está estudiando; un 2,2% está buscando trabajo; y un 19% está trabajando. El 11,1% restante no informó nada al respecto o se encuentra en otra situación.

Con relación al sector educativo, se identificó que tan solo el 48% de quienes tienen entre 5 y 16 años se encuentra matriculado en alguna institución educativa. En Bucaramanga, cerca del 60% registra en el Sistema Integrado de Matrícula.

Entre tanto, Insor destacó que el 27% de los santandereanos con discapacidad auditiva se congregan en lo que se conoce como pobreza multidimensional, la cual se mide en cinco dimensiones distintas al ingreso: condiciones educativas del hogar, condición de la niñez y juventud, trabajo, salud y acceso a servicios públicos domiciliario y condiciones de la vivienda.

Realidad sin números

El ingeniero Alberto Rafael Polo Díaz, director de la Asociación de Sordos de Santander, Asorsan, manifestó que la población sorda del departamento afronta muchos retos, especialmente, en la accesibilidad en la información, debido a que las instituciones de salud y las entidades públicas y privadas no cuentan con personal capacitado en lengua de señas o intérpretes.

Durante esta emergencia sanitaria, a su juicio, quedó “demostrado que hace falta mucho para hacer de Santander un departamento accesible e incluyente, se ha avanzado pero no es suficiente. Por ejemplo, los estudiantes sordos se enfrentan ante las barreras de acceso a la información en clases virtuales, al no contar con intérprete. En este año, no se ha contratado intérpretes y modelos lingüísticos para los municipios no certificados, afectando sus derechos educativos”.

Es decir, a raíz de la crisis generada por la pandemia no se ha garantizado la accesibilidad de los estudiantes sordos de los municipios no certificados, ni se han realizado los ajustes razonables en la parte tecnológica que facilite a los estudiantes acceder a las clases en vivo con intérprete o modelo lingüístico.

Solo la Escuela Normal de Bucaramanga, dijo Polo Díaz, es la única institución educativa que ha realizado los ajustes necesarios y la contratación de los intérpretes y modelos lingüísticos. En Floridablanca, la educación de sordos adultos también ha avanzado con la contratación de intérpretes.

Tras poner este tema sobre la mesa, el director de Asorsan llamó la atención de los entes gubernamentales, quienes están en mora de darle cumplimiento a la normativa de discapacidad y al decreto 1421 sobre educación bilingüe para sordos, así como la contratación de intérpretes y modelos lingüísticos para todo el año escolar, desde enero y no desde el segundo semestre.

Garantías laborales

Con respecto a la inclusión laboral en el departamento, Polo Díaz comunicó que es un trabajo arduo porque, aunque existen oportunidades para la población sorda, no es suficiente ante la gran cantidad de sordos desempleados.

“Cajasan viene trabajando en la inclusión laboral con el acompañamiento de Asorsan, Fandic y Redes, desde hace más de tres años, que ha permitido concientizar a las empresas en la importancia de contratar personas con discapacidad. Pero hace falta más formación para el trabajo, que les permita a los sordos adquirir conocimientos y habilidades para incursionar en el mundo laboral”, subrayó.

Indicó que las empresas que cuentan con empleados sordos, no han apoyado la promoción de nuevos puestos, sino que los dejan con ingresos de salario mínimo, sin oportunidades de escalar a nuevos cargos.

Así las cosas, lo que la población sorda necesita son oportunidades en el mercado, que les permita demostrar las habilidades adquiridas durante años de estudios, e igualmente darles una estabilidad económica para el sostenimiento de sus familias.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Ingrid Paola Albis Pérez

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad