domingo 17 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Lanzan campaña para prevenir quemados con pólvora

Con la iniciativa ‘Yo sí juego, pero no con fuego’, la Defensoría Regional del Pueblo busca que los niños y adolescentes no resulten quemados con pólvora en lo que resta del año en Santander.
Escuchar este artículo

En Santander durante el 2018, según datos oficiales de la Secretaría de Salud, se registraron 28 casos de personas quemadas con pólvora. De estas, ocho fueron menores de edad.

Para prevenir estos sucesos y debido a la cercanía de la época navideña, la Defensoría Regional del Pueblo de Santander lanzó la campaña “Yo sí juego, pero no con fuego”, que invita a que los niños no jueguen con pólvora, sino con otros elementos como el lazo y la pelota.

Luz Doriana Orozco Henao, defensora regional de Santander, explicó que con esta iniciativa se pretende tener cero personas quemadas para el 2019 en el departamento. “Sabemos que la meta es ambiciosa, pero esperamos que llegando a todas las regiones podamos lograr esta propuesta”, afirmó.

El lanzamiento de la campaña se llevó a cabo en el barrio María Paz, en el Norte de Bucaramanga. Allí, mediante juegos y actividades, se invitó a la comunidad a evitar manipular pólvora y otros elementos que puedan causarles daño. “La pólvora no es un juego ni para niños, ni para adultos, es por el contrario un elemento que debemos dejar solo a cargo de los expertos”, resaltó Orozco Henao.

De igual forma, mencionó que buscan que el mensaje de la campaña se tome otros espacios y sea apoyado por algunas entidades.

“Esperamos la información se replique a través de otras instituciones y que ellas se encarguen de ejercer control”.

Pese a que la campaña se lanzó de forma oficial ayer, durante los últimos dos meses se adelantaron intervenciones en las instituciones educativas del área metropolitana de Bucaramanga. Desde la Defensoría Regional del Pueblo se indicó que se aprovecharán otros espacios educativos y oficiales para transmitir el mensaje de la campaña a los niños, a los adolescentes y a las autoridades.

Sobre los casos

De acuerdo con los datos oficiales de la Secretaría de Salud, a corte del 5 de enero de 2019, las lesiones que más se registraron, producto del manejo de voladores y totes, fueron quemaduras y laceraciones.

También se presentaron dos casos graves en mayores de edad, los cuales a causa de las quemaduras de tercer grado perdieron los dedos de sus manos.

La defensora Regional del Pueblo, hizo un llamado a los ciudadanos para que “recuerden que estas lesiones, que son lamentables, solo se pueden prevenir si la gente se responsabiliza de su comportamiento y el de su familia. Asimismo, si acata las recomendaciones”.

A la fecha, según indicó la secretaría de Salud de Santander, las cifras de quemados con pólvora se mantienen en cero.

Ruta de atención

Durante el lanzamiento de la campaña se invitó a los padres de familia a tomar acciones de forma inmediata cuando se registre una quemadura por pólvora. Es decir, a que se brinde primeros auxilios al menor, si se tiene conocimiento, y que luego lo lleven directamente a la institución prestadora de salud.

Una vez esté allí, los defensores de familia y las autoridades correspondientes como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, estudiarán el caso y tomarán las medidas necesarias para garantizar los derechos de los menores.

En Santander durante el 2018, según datos oficiales de la Secretaría de Salud, se registraron 28 casos de personas quemadas con pólvora. De estas, ocho fueron menores de edad.

Para prevenir estos sucesos y debido a la cercanía de la época navideña, la Defensoría Regional del Pueblo de Santander lanzó la campaña “Yo sí juego, pero no con fuego”, que invita a que los niños no jueguen con pólvora, sino con otros elementos como el lazo y la pelota.

Luz Doriana Orozco Henao, defensora regional de Santander, explicó que con esta iniciativa se pretende tener cero personas quemadas para el 2019 en el departamento. “Sabemos que la meta es ambiciosa, pero esperamos que llegando a todas las regiones podamos lograr esta propuesta”, afirmó.

El lanzamiento de la campaña se llevó a cabo en el barrio María Paz, en el Norte de Bucaramanga. Allí, mediante juegos y actividades, se invitó a la comunidad a evitar manipular pólvora y otros elementos que puedan causarles daño. “La pólvora no es un juego ni para niños, ni para adultos, es por el contrario un elemento que debemos dejar solo a cargo de los expertos”, resaltó Orozco Henao.

De igual forma, mencionó que buscan que el mensaje de la campaña se tome otros espacios y sea apoyado por algunas entidades. “Esperamos la información se replique a través de otras instituciones y que ellas se encarguen de ejercer control”.

Pese a que la campaña se lanzó de forma oficial ayer, durante los últimos dos meses se adelantaron intervenciones en las instituciones educativas del área metropolitana de Bucaramanga. Desde la Defensoría Regional del Pueblo se indicó que se aprovecharán otros espacios educativos y oficiales para transmitir el mensaje de la campaña a los niños, a los adolescentes y a las autoridades.

Le puede interesar: En 2018, lesionados con pólvora aumentaron 38% en Santander

Sobre los casos

De acuerdo con los datos oficiales de la Secretaría de Salud, a corte del 5 de enero de 2019, las lesiones que más se registraron, producto del manejo de voladores y totes, fueron quemaduras y laceraciones.

También se presentaron dos casos graves en mayores de edad, los cuales a causa de las quemaduras de tercer grado perdieron los dedos de sus manos.

La defensora regional del Pueblo, hizo un llamado a los ciudadanos para que “recuerden que estas lesiones, que son lamentables, solo se pueden prevenir si la gente se responsabiliza de su comportamiento y el de su familia. Asimismo, si acata las recomendaciones”.

A la fecha, según indicó la secretaría de Salud de Santander, las cifras de quemados con pólvora se mantienen en cero.

Lea también: La próxima semana estudiantes de la UIS retornarán a clases

Ruta de atención

Durante el lanzamiento de la campaña se invitó a los padres de familia a tomar acciones de forma inmediata cuando se registre una quemadura por pólvora. Es decir, a que se brinde primeros auxilios al menor, si se tiene conocimiento, y que luego lo lleven directamente a la institución prestadora de salud.

Una vez esté allí, los defensores de familia y las autoridades correspondientes como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, estudiarán el caso y tomarán las medidas necesarias para garantizar los derechos de los menores.

En 2018 los municipios que más registraron casos de quemados por pólvora fueron Bucaramanga, Socorro y Barrancabermeja.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad