lunes 06 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Las cinco afecciones de salud que más sufren los niños en Santander

Las infecciones respiratorias e intestinales, afecciones de salud que pueden prevenirse, siguen cobrando vidas en la primera infancia en Santander. Conozca los cinco padecimientos que más sufren los niños entre cero y cinco años de edad en el departamento. Vanguardia le presenta, de la mano de expertos, los cuidados a tener en cuenta.
Escuchar este artículo

Casi la mitad de las atenciones médicas por urgencias en el departamento, en infantes entre los cero y cinco años de edad, ocurren a causa de cinco afecciones de salud específicas. Así lo determinó un estudio realizado por el Observatorio de Salud Pública de Santander, Osps.

Dicha investigación también identificó que, en promedio, cada año ocurren alrededor de 300 muertes en la primera infancia. En muchos de estos casos, los fallecimientos pudieron evitarse con seguir al pie de la letra y poner en práctica las recomendaciones o sugerencias de los médicos.

Lea también: Uno de cada cuatro niños, menores de 4 años, es obeso en Santander

El ‘Top 5’

El 46,8% de las atenciones médicas por urgencias en la primera infancia de Santander se debe a las siguientes cinco afecciones, en su orden:

Fiebre de origen desconocido (20,6%), diarrea y gastroenteritis de presunto origen infeccioso (8,3%), resfriado común (7,5%), infección viral de sitio no especificado (5,4%), faringitis y amigdalitis aguda (5,0%).

“Sin ser una enfermedad en sí misma, la fiebre es la primera manifestación del organismo ante un grupo de enfermedades denominadas como infecciosas. Dentro de dicho grupo se encuentran las enfermedades transmitidas por vectores (mosquitos), tales como el dengue. Otro ejemplo de dichas afecciones infecciosas es la otitis”, informó José Orlando Quintero, director de Salud Integral de la Gobernación de Santander.

Es decir, la mayoría de las consultas por fiebre en niños de la primera infancia se debe a diversas infecciones que adquieren los menores, bien sea por la transmisión de un virus o por el contagio directo con bacterias.

Los profesionales de la salud consideran que un infante tiene fiebre cuando, al medir su temperatura en la axila, el menor presenta 37,5º Celsius o más. En este caso, lo recomendado es acudir de inmediato al médico.

Si en tal medición el termómetro arroja un resultado de 39° Celsius o más, ya se considera una fiebre alta y debe dirigirse de urgencias al centro asistencial más cercano. Se sugiere, de camino al centro de salud, poner paños de agua al clima sobre la frente del infante y administrarle abundante líquido.

Malas prácticas sanitarias

A pesar de las campañas que continuamente se realizan, para que la comunidad adquiera y ponga en práctica hábitos adecuados de salubridad en su cotidianidad, las infecciones gastrointestinales son la segunda causa de atenciones médicas en menores entre los cero y cinco años de edad en Santander.

También le puede interesar: Claves para ampliar el desarrollo y vida de los bebés en Bucaramanga

De hecho, según las estadísticas del Osps, se calcula que cada año cerca de 13 infantes pierden sus vidas en el departamento debido a complicaciones en el sistema digestivo, derivadas de bacterias o de infecciones.

“La diarrea y la gastroenteritis de origen infeccioso son afecciones que pueden prevenirse, con ciertos cuidados. Para disminuir la morbilidad (proporción de personas enfermas) en los niños, nosotros hacemos la atención integral para las enfermedades prevalentes de la infancia, mediante la cual compartimos recomendaciones y pautas de auto cuidado con la población”, indicó Quintero.

El funcionario, quien además es médico de profesión, hizo énfasis en la prevención y protección que debe tener la ciudadanía para evitar perjuicios gastrointestinales.

Según este galeno, “el lavado de manos, al igual que el corporal, es fundamental para prevenir las bacterias. Parece increíble, pero incluso hay adultos que ni se bañan las manos tras ir al baño. Igualmente, es muy importante tener óptimas condiciones de higiene en el hogar. En muchos casos, los niños resultan enfermos por consumir agua no potable, una condición que frecuentemente está ligada a condiciones de pobreza”.

“También es muy importante garantizar el buen estado de los alimentos que se consume, y prestar atención a lo que el niño introduzca en su boca, ya que muchas veces recogen cosas del suelo”, agregó Quintero.

La influenza

La Organización Mundial de la Salud define a la influenza como “una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, la garganta, los bronquios y ocasionalmente los pulmones”.

Muchos de los resfriados y gripes en niños suelen presentarse por causa de dicha afección de salud, que ataca el sistema respiratorio.

“La influenza es casi imposible de evitar, pero sí se puede prevenir. Para la prevención es importante eliminar o no dejar que se formen criaderos de mosquito, que los niños no estén cerca de personas enfermas de gripe o resfriado”, explicó el Director de Salud Integral de Santander.

De acuerdo con las cifras de dicho Observatorio de Salud, se estima que anualmente 16 niños de primera infancia mueren en Santander debido a infecciones que perjudicaron su sistema respiratorio.

La pediatra Patricia Ortega señaló que “dentro de las infecciones respiratorias, las que predominan en niños son: la rinofaringitis, la neumonía y el asma”.

“Los signos generales de peligro son: que el paciente tenga compromiso de su estado de conciencia, es decir, que el niño esté somnoliento o que no responda a los estímulos, que deje de comer o se vea respirando rápido, y que rechace por completo la vía oral o que convulsione”, advirtió Ortega.

También le sugerimos leer: Al mes, 600 venezolanas piden atención para sus embarazos en Bucaramanga

El Director de Salud Integral de Santander mencionó la importancia de cuidar y controlar cualquier infección respiratoria. “Si la persona, y más si se trata de un niño, no aplica cuidados a una infección del sistema respiratorio, dicha afección podría convertirse en una neumonía, la más grave de todas las enfermedades respiratorias y que causa muerte”.

Faringitis y amigdalitis

La inflamación de la membrana mucosa que reviste a la faringe y la hinchazón de las amígdalas es la quinta causa de consultas por urgencias en la primera infancia santandereana, de acuerdo con tal investigación.

“Estas afecciones también se originan por virus o bacterias. Para prevenirlas es importante tener una buena nutrición en la niñez, que ayude a crear defensas y anticuerpos sólidos en el organismo. Igualmente, es fundamental cumplir, de forma estricta y rigurosa, con el esquema de vacunación”, dijo el funcionario de la Gobernación.

Cerca de 300 muertes cada año

Esta investigación, que en 2015 desarrolló el Observatorio de Salud Pública de Santander, detectó las principales causas de las cerca de 300 muertes que cada año se registran en la primera infancia.

Las malformaciones congénitas (originadas durante el embarazo), originan la mayoría de estos decesos. “Muchas veces se trata de madres que consumieron drogas o alcohol en la gestación. También se presenta mucho los intentos fallidos de aborto, que terminan ocasionando daños graves e irreparables al feto”, explicó Quintero.

La segunda causa son las afecciones que se presentan a los pocos días de nacer, por desnutrición o fallas respiratorias que en muchos casos son prevenibles. El tercer padecimiento que cobra más vidas en la primera infancia santandereana es la neumonía, según el Osps.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad