domingo 15 de noviembre de 2020 - 10:50 AM

Las historias de vida de dos adultos mayores en Bucaramanga rescatados por UIS Solidaria

Dos hombres en situación de vulnerabilidad recibieron la mano amiga de un colectivo de estudiantes y egresados del Alma Mater.
Escuchar este artículo

José Elí, o ‘Don Churritos’ como es mejor conocido un adulto mayor que se ganaba la vida como vendedor de estos productos azucarados en las afueras de la Universidad Industrial de Santander.

En marzo pasado, estudiantes UIS, con la ayuda del concejal Danovis Lozano, ‘hicieron la vaca’ para cambiar su vieja canasta y cambiarla por un carrito para que pudiera comercializar sus amasijos. Sin embargo, por la Pandemia, tuvo que regresar a su vivienda.

Con 81 años, ‘Don Churritos’ tuvo que abandonar su única fuente de sustento y refugiarse nuevamente en una pequeña habitación del barrio Gaitán por la que pagaba $150 mil mensuales.

Los impases de José Elí se acrecentaron por una condición médica que empeoró durante los últimos meses.

Por otra parte, Don Álvaro, otro adulto mayor de la ciudad, pero vendedor de ‘vikingos’, tras el aislamiento tuvo que desplazar su venta estacionaria de productos congelados ubicada fuera de la UIS e ir a recorrer las calles.

A sus 82 años, en uno de sus recorridos para buscar ‘lo del diario’, este hombre fue atropellado por un motociclista, que además lo dejó tirado en la vía sin prestarle el auxilio respectivo.

Aunque el Colectivo UIS Solidaria les colaboró con mercados para ayudar a su sostenimiento, en pasados días estos mismos estudiantes activaron una operación de rescate para garantizar el bienestar de los dos adultos mayores.

Operación ‘rescate’

Durante esta semana, el concejal y estudiante UIS, Danovis Lozano, llego hasta el barrio Gaitán, hogar de ‘Don Churritos’, allí le comentó la posibilidad de que lo trasladaran a un hogar de bienestar del adulto mayor y él, sin duda, aceptó.

José Elí alistó sus cosas y fue trasladado en una van hacia el asilo San Rafael de Bucaramanga. El adulto mayor expreso que “estoy muy agradecido con los compañeros de la Universidad que me han servido bastante” y el concejal Lozano le dijo que “aquí empezamos una nueva etapa e invitó a las personas que deseen visitarlo y ayudarlo que sin duda lo hagan”.

En el otro caso, el de don Álvaro, el vendedor de productos congelados, el Colectivo UIS Solidaria logró que el hombre fuera intervenido quirúrgicamente y además le consiguió un cupo en la Fundación TEDI, que ayuda a las personas necesitadas.

Desde allí, don Álvaro agradeció al Colectivo y a la comunidad por la ayuda que se le brindó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad