miércoles 19 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Las marchas sí le sirven al país

A contados diez días de celebrarse la nueva marcha nacional e internacional por la libertad de las personas secuestradas en Colombia, así como por el cese de todo acto violento, Vanguardia Liberal compiló diferentes análisis sobre el impacto de estas manifestaciones cívicas, masivas y pacíficas en la resolución del conflicto armado.

A ojos de los entrevistados el mayor valor de las manifestaciones masivas, es el aporte al ejercicio ciudadano en la medida que se rechazan las acciones de un ejército revolucionario que de manera 'arbitraria' se atribuyó la tarea de representar al pueblo aún por medio de prácticas como el secuestro.

Y por otra parte, se abren los espacios para demostrar la solidaridad con las víctimas de los actos violentos en Colombia y sus familiares.

La nueva movilización cívica fue convocada el pasado 24 de octubre por Íngrid Betancourt, ex candidata a la presidencia de la República, quien permaneció en cautiverio seis años en poder de las Farc, tiene tres objetivos fundamentales: exigir la liberación inmediata de todos los secuestrados, la verdad sobre los desaparecidos y el cese de todo acto violento de cualquier actor o grupo: Farc, Eln, grupos paramilitares y demás actores armados.

'Tenemos que salir, ponernos una camiseta blanca y decir: sí soy colombiano y marcho por los que están secuestrados, marcho por la vida y por la libertad', afirmó Betancourt.

VOCES DE EXPERTOS

Luis Eladio Pérez, ex secuestrado:

'Estas marchas sirven para despertar la sensibilidad frente al secuestrado y su familia, para demostrarles a las Farc y a cualquier grupo que tenga a colombianos secuestrados, que no tienen el respaldo del pueblo colombiano.
Para mí, luego de siete años de secuestro, la marcha del 4 de febrero fue importantísima, porque fue la primera vez en todo ese tiempo que la sociedad colombiana se unía para decirnos que no se olvidaba de nosotros. Ese, me parece, fue el principio del fin de las Farc.
Las movilizaciones son un instrumento de presión política para exigirles a las partes una pronta solución a la suerte de los secuestrados'.

Antanas Mokas, director de la Corporación Visionarios por Colombia:

'Las marchas han sido útiles y lo seguirán siendo, porque han permitido que la sociedad se exprese de manera contundente, dando una lectura adecuada del secuestro: como un acto injustificado.
Participar en estas movilizaciones es un ejercicio de ciudadanía, porque generalmente en la vida cotidiana uno está pendiente de los derechos de las personas cercanas, familiares y vecinos, pero en esta ocasión uno se solidariza con la situación y los derechos de personas para uno desconocidas, este es el principio de la solidaridad'.

David Augusto Peña Pinzón, coordinador regional de la  sede nororiente de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación:

'Estas marchas y manifestaciones ayudan a expresar la voluntad del pueblo colombiano y de la sociedad en general, que se ha unido para rechazar este tipo de actos que violan uno de los derechos fundamentales: la libertad. Establecer si estas han dado lugar a promover que se libere a los secuestrados, o si esto se debe a la coyuntura de los esfuerzos del Gobierno Nacional o a las decisiones políticas que hayan tomado los mismos grupos insurgentes, es muy difícil.
Sin embargo, creo que lo más importante es resaltar que por medio de estas marchas se solidariza el pueblo colombiano, y logra trascender del ámbito regional al internacional, poniendo en agenda el tema de la libertad de los secuestrados en otras instancias'.

Rosa Cristina Parra Lozano, directora nacional Colombia Soy Yo:

'Según las declaraciones de los desmovilizados y liberados, las movilizaciones masivas han logrado demostrar que el pueblo colombiano rechaza el secuestro como una táctica de guerra y se solidariza con los secuestrados y sus familias.
De esta forma les decimos que rechazamos los actos violentos y los invitamos a recuperar su condición como seres humanos partícipes en la sociedad.
Las marchas han invitado a los guerrilleros a reevaluar sus acciones, tanto así, que este año hemos notado un número cada vez más creciente de desmovilizaciones individuales que en los años anteriores. Yo creo que nosotros no podemos perder las oportunidades y espacios para participar como ciudadanos, de allí que invitemos a los que están alzados en armas a construir país desde este lado de la sociedad civil'.

Álvaro Agudelo Medina, ex guerrillero de las Farc y director de la Organización Manos por la Libertad, en la que se agrupan los excombatientes de grupos guerrilleros y de autodefensas:

'Uno como combatiente de la organización (Farc) llega a un punto donde se pregunta si uno está haciendo lo correcto? Hoy creemos que hay muchas personas aburridas y cansadas de estar en la milicia, porque ya la organización no representa los ideales de lucha que antes planteaba, por eso las marchas son una forma de animarlas y convencerlas de que el ejército del cual hacen parte, ya no representa al pueblo colombiano.
Las movilizaciones debilitan la moral no sólo de los guerrilleros de base sino de sus comandantes, a la vez que los invitan a hacer parte de la sociedad.
En particular, esta marcha los llama a dejar las armas y a liberar a los secuestrados en su poder, para pasar una Navidad y un nuevo año alrededor de sus seres queridos, de su familia.
Es la manera de exigir que se adopten los caminos de la democracia para construir nación'.

Olga Lucía Gómez, presidente nacional de la Fundación País Libre:

'Este tipo de manifestaciones de unión y solidaridad ciudadana frente al secuestro, respaldan los esfuerzos de todas las organizaciones que luchan por visibilizar las historias que permanecen atadas por el secuestro y la desaparición. Por eso la invitación es a darle la espalda a la indiferencia y solidarizarse con quienes padecen este flagelo.
Salir de la casa y parar por un momento las actividades diarias de trabajo y levantar la voz por aquellos que hoy no la tienen, porque son víctimas del conflicto, y se exija la eliminación del secuestro como un instrumento de guerra'.


línea de tiempo

2008
4 de febrero
Marcha No más Farc, en la que más de 13 millones de personas, en más de 183 ciudades de Colombia y alrededor del mundo, participaron  en la movilización en contra de las Farc. Este proceso comenzó a través de un grupo de la red social de Facebook. En esa ocasión cerca de 70 mil bumangueses se congregaron en la Plaza Cívica.

6 marzo
Marcha por los desaparecidos, en esta ocasión organizaciones no gubernamentales y ciudadanos marcharon en todo el país, reclamando verdad frente a los miles de casos de desaparición forzada y crímenes del Estado.

2 julio
Operación Jaque: liberación de Íngrid Betancourt junto a otros 14 rehenes, en un operativo militar.

20 julio
Marcha por la Independencia, cuando 250 mil bumangueses salieron a las calles a exigir la libertad de los secuestrados, y se unieron a las movilizaciones simultáneas programadas en todo el territorio nacional y en otros 42 países.

paso a paso...
Habla su organizadora


Ana Teresa Bernal Montañés, presidenta nacional de la Organización Redepaz:
'Nosotros no nos imaginamos lo importantes que son las marchas:

1. En primer lugar, como un bálsamo para las personas que están secuestradas y creen que nos hemos olvidado de ellos.
2. En segundo lugar, como mensaje explícito hacia quienes queremos interpelar. Les decimos queremos la libertad de todos los secuestrados.
3. Finalmente es un ejercicio de pedagogía. Quienes marchamos y salimos, pensamos en pro de otro, de esta forma construimos una sociedad solidaria, que educa para que no se reproduzca la violencia.
Esta marcha por la vida y la libertad tiene un sentido y sentimiento solidario con las personas que están secuestradas, con las víctimas de la desaparición forzada y con los desplazados'.

El programa

1. A las 10:00 a.m. comenzará la concentración de los marchantes en los puntos de encuentro.
2. A las 12:00 m. se espera que las marchas hayan llegado al sitio de concentración.
3. Himno nacional e himno de la respectiva ciudad.
4. Lectura de la Proclama de los organizadores de la marcha.
5. Testimonios de las víctimas y/o de sus familiares.

Top cinco

En 2008, los departamentos colombianos con mayor número de secuestros son:
* Antioquia, con 40 casos.
* Tolima y Meta, con 25 casos cada uno.
* Bogotá, con 21 casos.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad