miércoles 05 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

“Las transformaciones sociales aunque son lentas, sí se dan”

Por ahí dicen que la unión hace la fuerza y el claro ejemplo de esta afirmación es el Programa Interdisciplinario de Educación para la Salud, PIES, que lidera la facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB, en el colegio Campo Hermoso.

Los programas de Medicina, Enfermería y Psicología de la UNAB no solo están unidos por pertenecer a la facultad de Ciencias de la Salud, sino por el interés de ayudar a niños y jóvenes en estado de vulnerabilidad de Bucaramanga a través del Programa Interdisciplinario de Educación para la Salud, PIES, porque para brindar apoyo no hay límites, sobre todo, cuando la idea es trabajar con amor y compromiso.

Este año, varios profesionales de esta facultad decidieron crear una mesa interdisciplinaria para planear una estrategia que permitiera articular todos los esfuerzos académicos que ha hecho la universidad en la comuna 5 de Bucaramanga desde hace aproximadamente siete años.

“Hemos iniciado en este sector porque es un área de trabajo donde hemos puesto muchos esfuerzos en prácticas y presencia institucional, por eso empezamos a trabajar este programa de educación para la salud con muchachos adolescentes de bachillerato de este colegio, que es uno de los principales de la comuna 5”, asegura Luis Eduardo Moreno Bayona, coordinador de PIES.

Un apoyo constante

Con el objetivo de ayudar en el mejoramiento de la calidad de vida de los jóvenes de estrato cero, uno y dos de Campo Hermoso, se implementó el programa PIES con la estrategia de Habilidades para la Vida.

Con esta iniciativa los docentes y estudiantes de la facultad de Ciencias de la Salud de la UNAB buscan fortalecer en los jóvenes el autoconcepto, el análisis crítico, manejo de emociones y la toma de decisiones. Es necesario tener en cuenta que esta población tiende a ser víctima de violencias y maltratos en sus casas, barrios e incluso en la misma institución educativa, haciendo que los estudiantes adquieran comportamientos o conductas negativas.

“Hay un problema que se está presentando con la juventud y radica en la estructura de la afectividad. Hoy los muchachos son muy vulnerables, específicamente en el manejo de emociones y eso trae muchas consecuencias, por ejemplo, el trato con otras personas en temas de comunicación y convivencia. También viven muchas situaciones que los pueden llevar a estados de depresión o a salidas muy infortunadas como el consumo de sustancias psicoactivas. En eso es que queremos ayudarlos con el programa PIES”, afirma Juan José Rey Serrano, director de la facultad de Ciencias de la Salud de la UNAB.

El primer paso fue analizar las fortalezas de los jóvenes en cada una de las habilidades que se trabajan dentro de la estrategia, para así empezar con talleres y actividades lúdicas y prácticas que les permitieran construir un conocimiento sobre lo que es el autovalor, la violencia, el trato asertivo, la toma de decisiones y el manejo de emociones. Gracias a este trabajo que se realiza de lunes a viernes, estudiantes y docentes tanto de la UNAB como del colegio Campo Hermoso han podido interactuar y entrar en confianza.

“Con esto hemos tenido un doble aprendizaje. Primero, el contenido de los talleres, y segundo, la presencia del espacio, es decir, sienten que hay un espacio que es de ellos y para ellos. Esto los ha impactado de manera positiva porque se sienten reconocidos, importantes y que hay un grupo de personas que se preocupa por ellos”, añadió el Coordinador del programa PIES.

Y aunque los cambios en esta población no se ven de un momento a otro, el objetivo de la facultad es seguir trabajando en pro de la comunidad porque, como manifestó el coordinador Moreno, “las transformaciones sociales aunque son lentas, sí se dan”.

Marcando la diferencia

“Yo siempre he sido una niña muy insegura, siempre creía que no era capaz, me daba miedo arriesgarme. Gracias a estos talleres y capacitaciones he aprendido a soltarme más, a creer en mis habilidades como persona e incluso a ser más sociable. Antes casi no hablaba ni con mis compañeros”. Esta es una de las tantas experiencias de estudiantes del Colegio Campo Hermoso, que han participado en este programa.

Con esta iniciativa, la facultad de Ciencias de la Salud de la UNAB ha logrado impactar positivamente unos 500 adolescentes estudiantes, lo que demuestra que cuando se trata de ayudar, la mejor estrategia es estar unidos por la misma causa.

Así mismo, otra estudiante de bachillerato de ese colegio aseguró que “nos ayudaron a que ya no hubiese tanto problema entre nosotros mismos o con los profesores, a veces no encontrábamos soluciones. Además, tengo que admitir que soy muy tímida, pero ellos con los talleres me han ayudado muchísimo, ya hasta participo en clase”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad