viernes 29 de abril de 2022 - 12:00 AM

Llegan más equipos para monitorear los sismos en Bucaramanga

Desde el 1 de enero hasta el 28 de abril se confirmaron 3.743 eventos sísmicos, entre los cuales siete registraron magnitud entre 4.0 y 5.0. En 2021, la cifra llegó a los 11 mil.

Serán 13 los equipos instalados para monitorear la actividad sísmica en Santander.

Carlos Fernando Lozano Lozano, director del Observatorio de Sismología de Nororiente Colombiano, confirmó que, esta semana, junto con la Alcaldía de Lebrija, se evaluaron los posibles sitios en donde podría instalarse el acelerógrafo, un equipo que mide la aceleración del suelo ante la ocurrencia de eventos sísmicos.

La instalación de este equipo en la ‘Capital Piñera’, dijo Lozano, hace parte del plan de expansión de la red monitoreo del Observatorio Sismológico, proyectada para el 2022. También se instalará otro en El Playón y uno más Rionegro.

Actualmente, este Observatorio, que trabaja en conjunto con la Universidad de Santander, Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga y el Servicio Geológico Colombiano, tiene 12 equipos en operación, de los cuales 11 transmiten datos en tiempo real, a la sede que está localizada en el campus de la Udes.

Esta red de monitoreo sísmico brinda información oportuna a la comunidad sobre los niveles de aceleración con la que se perciben los movimientos sísmicos, aportando información para los procesos de microzonificación sísmica y planes de gestión integral del riesgo sísmico en la región.

Frente a la importancia de hacer presencia en localidades distintas a Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta, el director dijo que “la mayor parte de los municipios de Santander están en una zona de amenaza sísmica alta y dada la ubicación de Rionegro y El Playón que están cerca a la falla (geológica) de Bucaramanga, para nosotros es importante ubicar los equipos de monitoreo en estas zonas. También esta información nos ayuda a entender la propagación de las ondas sísmicas y cómo es la respuesta del suelo en otros municipios diferentes al área metropolitana de Bucaramanga, para evaluar qué tipo de edificaciones podrían ser las más afectadas ante la ocurrencia de un evento sísmico de alta magnitud”.

Otro aporte importante que se genera desde la red de acelerógrafos del Observatorio Sismológico del Nororiente Colombiano tiene que ver con el aporte de información para los procesos de Microzonificación Sísmica del Área Metropolitana de Bucaramanga y otros municipios del departamento de Santander.

Lea también: Bucaramanga, sin tapabocas desde el domingo

¿Variación en los temblores?

Con respecto a una posible disminución de temblores durante los últimos días, Lozano aseveró que los sismos no se pueden predecir y tampoco se puede asegurar que existan “temporadas” donde hay más temblores que otras.

En la región se presentan dos tipos de sismicidad, la primera corresponde a una concentración de eventos que ocurren a una profundidad entre 145 y 165 km, con origen en el denominado ‘Nido Sísmico de Bucaramanga’. La segunda pertenece a la actividad sísmica superficial que se genera en fallas geológicas como la de Bucaramanga - Santa Marta, la de Suárez, Boconó y la Frontal de la Cordillera Oriental.

“La mayor influencia en la actividad sísmica en la región está regida por la actividad del nido sísmico de Bucaramanga. Prácticamente tiembla todos los días. En las últimas 48 horas se han registrado 40 eventos sísmicos en el departamento, de los cuales tres eventos tienen una magnitud entre 3.4 y 3.5”, acotó.

Los eventos sísmicos en el Nido de Bucaramanga ocurren a una profundidad promedio de 150 kilómetros y cuando son de baja magnitud se vuelven imperceptibles para las personas, pero estos son registrados por las estaciones de monitoreo del Observatorio Sismológico del Nororiente Colombiano. A su vez, los eventos con una magnitud mayor a 4.5 con origen en este Nido Sísmico, son los que pueden empezar a percibirse por parte de los ciudadanos.

No olvidemos que a pesar de que los sismos no se pueden predecir, si es posible conocer los niveles de aceleración y la respuesta del suelo ante la ocurrencia de eventos sísmicos y de esta manera tener una planificación y un desarrollo acorde al comportamiento del suelo y los terrenos a nivel local.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Ingrid Paola Albis Pérez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro de Vanguardia desde 2010. Trabajó con Q’hubo Barrancabermeja en 2016 cubriendo temas judiciales. En la actualidad es reportera de la sección Área Metro, apoya en la elaboración de contenidos digitales y transmisiones en directo y es la encargada de la campaña ‘No te quedes callada, denuncia si fuiste agredida’ donde se manejan temas de violencia contra la mujer.

@PaolaAlbis

ialbis@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad