martes 12 de noviembre de 2019 - 3:42 PM

Los ‘diminutos’ pesebres hechos a mano en Bucaramanga

Cáscaras de mamón, semillas de nuez, cascarones de huevos de codorniz, entre otras pequeñeces, son la base de estos pesebres.
Escuchar este artículo

En la casa de Hilda, Amanda y María Luisa Gómez, las hermanas ‘Artegoz’, no se necesita que sea diciembre para armar el pesebre, ellas viven navideñas todo el año cada vez que se ponen manos a la obra.

Pero no son ‘obras’ cualquiera, son tan diminutas que deben utilizar pinzas y agujas para armarlas. Con cuidado moldean y maquillan pequeñísimos pesebres que son admirados no solo en Bucaramanga sino en el país.

Llevan más de 20 años en este delicado oficio de ‘montar’ a María, José, al Niño Dios, y hasta el burro y el buey, en elementos tan menudos como una cáscara o semilla de mamón, una semilla de nuez, un huevito de codorniz, un capullo de gusano de seda... En fin, su talento para esto es admirable.

Los ‘diminutos’ pesebres hechos a mano en Bucaramanga

El barrio Santander, en Bucaramanga, es el lugar en donde les dan forma a todas estas figuritas. “Usamos materiales como arcilla, porcelana rusa, semillas, cascarones de huevo, conchitas, canastos y muchos otros materiales; pero todo lo trabajamos en el arte miniatura”, dice Hilda con esa voz que trasmite paz.

Lea también: Jornada de recolección de residuos posconsumo, en Bucaramanga y el área.

En un buen día, de manera admirable, Hilda y sus hermanas moldean hasta 100 pesebritos cada una, que luego deben dejar secar para armarlos.

Los ‘diminutos’ pesebres hechos a mano en Bucaramanga

Su trabajo requiere concentración, buena visión y eso sí, mucho pulso “usamos pinzas y agujas para poder hacer las figuras, las dejamos secar, luego se maquillan y se arman. Todo es a mano, artesanal, por eso muchas veces no rinde el trabajo, se gasta tiempo y ojos, pero nos gusta que cada uno de nuestros pesebres es único, irrepetible, esa es la gracia de la artesanía”.

A punta de este arte, pequeño en tamaño pero grande en talento, estas mujeres han salido adelante.

Los ‘diminutos’ pesebres hechos a mano en Bucaramanga

Hilda, por ejemplo, tiene dos hijas que trabajan y estudian en España; Amanda tiene una hija y Luisa es soltera “pero eso sí, la casa vive llena de chinitos, como 200 a la semana, a todos toca atenderlos, arreglarlos, menos mal que no lloran”, dice jocosa al referirse a las decenas de Niños Jesús que moldean cada año.

Son varios los establecimientos comerciales en los que se exponen a la venta los pesebres de ‘Las Artegoz’, y aunque el trabajo es arduo, ellas tiene un precio asequible para que cualquier persona pueda tener en su casa una de estas piezas navideñas.

Los ‘diminutos’ pesebres hechos a mano en Bucaramanga

“Mi Dios es muy grande y siempre nos ayuda, no nos hacemos millonarias con esto, pero podemos vivir haciendo lo que nos gusta, cada uno de estos pesebritos lo vendemos nosotras a 8 mil pesos, muy barato para el trabajo que tiene, en los locales sí el precio es mayor, pero la verdadera felicidad está en hacer lo que nos gusta”, dice Hilda con orgullo al mencionar también que sus pesebres son vendidos también en ciudades como Bogotá y reconocidos hoteles de Cartagena.

Lea también: ¿En dónde está la tradición del dulce de Floridablanca?.

Así que si usted desea tener uno de estos pesebres en casa, antes de que llegue la hora de ‘A la nanita nana’, ‘El burrito sabanero’, las luces intermitentes, la natilla, los buñuelos y todo lo que ‘huela’ a navidad, puede llamar al 316 5566205.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad