miércoles 13 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Los puentes peatonales de Bucaramanga y su área son pasos de riesgo

Mientras las entidades de prevención vial instan a los ciudadanos a usar los puentes peatonales, tales estructuras están convertidas en serios peligros para quienes los atraviesan: ladrones, indigentes, basuras e incluso daños son algunos de los problemas detectamos. Ayer recorrimos varios de ellos y esto fue lo que nos encontramos:

Los puentes peatonales, esos que deben ser pasos para proteger la integridad física de los ciudadanos, se han convertido en sitios de riesgo para quienes se atreven a atravesarlos.

Contrario de lo que se podría pensar, tales estructuras, construidas en diferentes puntos del área metropolitana como herramientas preventivas, muestran problemáticas que en muchos casos representan un ‘arma de doble filo’.

Indigentes y personas que consumen drogas alucinógenas se ven apostados en las escaleras; se ve basura esparcida; hay barandas sin protección; las deficiencias en el alumbrado público son evidentes y el deterioro en la pintura son algunas de las fallas encontradas, tras una inspección hecha ayer por nuestro equipo periodístico.

En otros pasos, estas áreas se han convertido en un evidente problema de inseguridad. Y es que ante la falta de autoridad policial, los asaltantes hacen su agosto.

Incluso algunas personas han sufrido heridas de consideración, tras los ataques de los inescrupulosos. Varios han sido agredidos con armas corto punzantes por los hampones que merodean estos lugares.

Como son espacios sin vigilancia, solos y generalmente sin luz, ellos son los lugares perfectos para que los criminales actúen. En muchos lugares del área incluso la misma vecindad recomienda no utilizar los puentes peatonales, sobre todo durante la noche.

Con estas estructuras, que les costaron a los contribuyentes grandes inversiones de dinero, se pretendía facilitarles a los peatones el cruce de vías con tráfico intenso y salvaguardar así su integridad física.

No obstante, tras la radiografía aquí presentada, queda claro que estos pasos se han convertido en pasos de vida o muerte. Veamos algunos ejemplos, captados en Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta.

BUCARAMANGA

El alto número de habitantes de calle que deambula por la zona representa riesgos en materia de inseguridad para aquellos ciudadanos que deciden usar el puente peatonal de la diagonal 15 con calle 60, ubicado a pocos metros del gran tanque de agua de la Puerta del Sol en Bucaramanga.

La deficiente iluminación de dicho paso elevado y un recoveco que es utilizado como letrina o cama improvisada de las personas sin techo, son dos de los factores que generan desconfianza y temor para aquellos peatones que se ‘aventuran’ a atravesar tal estructura.

“En las rampas de ingreso al puente casi siempre se ve la presencia de indigentes. Debajo del intercambiador de la Puerta del Sol siempre se hacen consumidores de droga y habitantes de calle, que luego deambulan por la zona. Esta situación crea inseguridad para la comunidad del sector”, denunció Jairo Ibáñez, líder comunal y residente de la Urbanización El Sol.

Las diferentes administraciones municipales han anunciado una intervención urbanística en tal escenario, con el fin de adecuar el espacio público y hacer más agradable para la ciudadanía dicho punto de la capital santandereana. No obstante, hasta la fecha no se ha ejecutado ninguna obra.

“No han hecho nada. Desde que hicieron el puente, hace más de una década, ese rincón ha permanecido abandonado y dando un mal aspecto en la zona. Sería muy bueno recuperar este espacio y dejarlo como un parquecito, para provecho de la comunidad”, señaló Ibáñez.

Este líder comunitario también considera que la Policía Metropolitana de Bucaramanga debería asignar un par de agentes para la custodia de los peatones en dicho puente, en horas nocturnas y en horarios valle.

FLORIDABLANCA

Sobre la carrera 32, o carretera antigua, un puente peatonal es clave para preservar la vida de quienes viven en La Castellana o hacen parte del Colegio Metropolitano del Sur. Infortunadamente, quienes obligatoriamente deben utilizar la estructura, lo hacen con temor y armándose de valor para enfrentar todo tipo de riesgo, porque no les queda otra opción. La presencia de jíbaros, como ellos mismos lo referencian, así como de consumidores de estupefacientes y de atracadores, acabaron la calma y la tranquilidad que aparenta el lugar.

Mujeres y jóvenes hoy son las más vulnerables a perder sus pertenencias, porque incontable se han vuelto las veces que terminaron por ser víctimas de la delincuencia.

Bajo el anonimato, algunos residentes de La Castellana sostienen que “lo más lamentable de esta denuncia es tener que señalar a los menores. Pero, la verdad, es que estamos cansados de que alumnos de los dos colegios públicos, que quedan en la zona, anden sin control y sean una amenaza hasta para la vida de uno. En inmediaciones de este puente y del siguiente (porque hay dos relativamente cerca) reciben la droga y la consumen. Hace poco hubo una pelea y a uno de los muchachos lo hirieron”.

“El puente comunica con la calle 117 de La Castellana. Ahí mismo queda una cancha donde llegan ‘parches’ hasta de otros barrios, es como si se citaran. Se forman muchos problemas porque muchos de ellos se la pasan drogados. No sabemos qué hacer”, comunicó un vecino.

Miguel Ángel Portilla Parada, líder cívico de La Castellana, precisó que es necesario que las autoridades hagan un control diario en el sector. Para él, otro factor que se debe tener en cuenta es la falta de mantenimiento periódico de las zonas verdes. Además, se debe sumar la deficiente iluminación para que la noche no se vuelva tan complicada.

PIEDECUESTA

La soledad del sitio y la constante presencia de consumidores de droga hacen que cientos de ciudadanos le esquiven el paso al puente peatonal ubicado en el barrio Cabecera del Llano, segunda etapa, sobre la vía nacional que une a Piedecuesta con Bogotá.

Los problemas de iluminación y la falta de seguridad son ‘los caldos de cultivo’ para que los amigos de lo ajeno intimiden a los habitantes del oriente de Piedecuesta.

“Diariamente se presentan robos e incidentes en ese puente. Cuando no asaltan a una persona, están consumiendo droga. Muchos transeúntes dicen que prefieren arriesgar la vida cruzando la calle, antes que tomar la intersección”, aseguró Felipe Castellanos, líder del sector.

El vocero comunal agregó que durante un tiempo se dispusieron de uniformados para controlar los robos, pero como todo en el municipio: “fue pasajero”.

Al respecto voceros de la Administración Municipal indicaron que trabajan en el fortalecimiento del frente de seguridad y consideran que con la puesta en marcha del salón comunal que colindará con el puente, la percepción y la seguridad del sector mejorarán.

GIRÓN

Sobre el anillo vial, en la vía que de Girón conduce a Floridablanca, se encuentra ubicado el puente peatonal del barrio Castilla Real I, una estructura que prácticamente se ha convertido en baño público y en basurero.

Así lo denuncian los habitantes de ese sector, quienes aseguran que por miedo muy pocas personas hacen uso de este paso elevado.

“Tenemos un problema muy grave porque debido a la forma del puente, los delincuentes se ubican en lugares donde no son visibles para asaltar a los transeúntes. Adicional a eso, se convirtió en el baño de los habitantes de calle y los jóvenes se reúnen a consumir droga”, relató Nelson Enrique Guerra, presidente de la Junta de Acción Comunal, JAC, de Castilla Real I.

Por las condiciones de inseguridad y ubicación del puente, muchas personas arriesgan su vida cruzando la vía nacional.

“Han ocurrido bastantes accidentes, incluso a mi madre la arrolló una moto hace poco. También supe de un señor que fue embestido por un vehículo y quedó en silla de ruedas”, añadió el líder comunal.

Aunque la administración actual pintó el puente y lo adecuó con luminarias, su peligrosidad no disminuyó. “A pesar de las adecuaciones que hizo la Alcaldía, las personas siguen sin usar la estructura, dando pie a que habitantes de calle, ladrones y consumidores reincidan en sus prácticas delincuenciales”, dijo Guerra.

En varias ocasiones han dispuesto de policías con el fin de que los peatones se sientan más seguros al momento de cruzar el puente. Sin embargo, esta medida no ha sido definitiva y no ha dado resultado.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad