martes 04 de marzo de 2014 - 12:01 AM

Los Sistemas de Transporte Masivo, un modelo mal estructurado en Colombia

Vanguardia Liberal presenta una radiografía de los principales Sitm del país. Todos tienen un común denominador, no han llegado al punto de equilibrio y movilizan menos usuarios de los previstos. Además, los concesionarios tienen problemas de liquidez por el bajo flujo de pasajeros.
Escuchar este artículo

Que Metrolínea y sus operadores tienen problemas financieros, que faltan más buses y que es urgente un cambio en el modelo, no es un misterio para nadie.

Los recientes sucesos, donde el 60% de la operación se paralizó por la falta de recursos para tanquear los buses de Metrocinco Plus dieron cuenta de la vulnerabilidad del Sistema Integrado de Transporte Masivo (Sitm) en Bucaramanga.

Esta situación, sin embargo, no es exclusiva de Metrolínea y hay algunos, como el Viceministro de Transporte, Nicolás Estupiñán, que se atreven a asegurar que el de Sitm de la Ciudad Bonita es de los que menos problemas tiene.

Teniendo en cuenta esta situación, en esta edición Vanguardia Liberal presenta una radiografía de los principales Sitm del país.

En todos hay varios aspectos en común, como el bajo flujo de pasajeros, los problemas por el paralelismo y el transporte informal, la iliquidez de los operadores de transporte y recaudo, el inesperado crecimiento de las motos en circulación y la mala estructuración de la tarifa.

Esto es reconocido por el Gobierno Nacional, que en los últimos meses ha anunciado varias millonarias ayudas para rescatar los Sitm del país, comenzando por los que están en peores condiciones.

Aprender de los errores

Estas experiencias de otras ciudades deben servir para aprender y no cometer los mismos errores.

En Pereira, por ejemplo, se da por descontado que será necesario un nuevo operador, ante los problemas de liquidez del concesionario Promasivo (cuyos trabajadores hicieron cuatro paros en los últimos meses).

Por su parte, en Cali, el MÍO tiene monopolizado el transporte urbano, pero la gente se queja constantemente por el servicio, la falta de buses y la mala conectividad con ciertas zonas.

En Bucaramanga, la ayuda del Gobierno Nacional no llegaría antes del segundo semestre del año y la meta es lograr que el Sitm se mantenga sin problemas hasta entonces.

Además, si bien la integración del transporte urbano y el Sitm puede ser una solución, también puede traer otros problemas, como ha pasado en Bogotá con Transmilenio.

MEGABÚS (PEREIRA)

Valor del pasaje: $1.700

Inicio de operaciones: 21 de agosto de 2006

Situación actual: es uno de los primeros Sitm del país, tiene ocho años de existencia, pero no ha podido aún llegar al punto de equilibrio. El principal problema que tiene ahora es la posible caducidad del contrato de uno de sus operadores de transporte.

Principales problemas:

•Mueve aproximadamente 95 mil pasajeros diarios, mucho menos de lo proyectado para esta época (140 mil usuarios), lo que explica por qué aún no ha llegado al punto de equilibrio.

•Es el único sistema de transporte masivo del país que en los últimos dos años ha bajado en su número de pasajeros. Entre 2011 y 2013 reportó un descenso del 11%.

•La baja demanda de pasajeros se debe a múltiples factores, entre ellos el paralelismo, el transporte informal y el aumento en el parque automotor. A pesar de eso, se considera que es uno de los que mejor servicio presta en el país.

•Al finalizar el año 2013, este sistema desvinculó 12 buses articulados y 7 rutas alimentadoras, que estaban a cargo de Promasivo. Este operador tuvo en los últimos meses cuatro paros de conductores por el no pago de sus sueldos y parafiscales, lo que le implicó varias multas por incumplimiento del contrato.

Acciones que se están implementando

•El operador Integra es el que tuvo que suplir y apoyar la operación ante la salida de varios buses y la crisis del operador Promasivo.

•En dos semanas entrarán siete rutas alimentadoras que cubrirán los alrededores del Aeropuerto Matecaña. Con esto se espera llegar a 110 mil usuarios diarios.

•En tres meses llegarían los alimentadores nuevos que suplirán los de Promasivo. Por su parte, los 12 buses articulados arribarían en seis meses.

TRANSCARIBE (CARTAGENA)

Valor del pasaje: no está operando

Situación actual: la construcción del Sitm de Cartagena inició en enero de 2006 y ya cumple ocho años de obras, sin que haya arrancado a operar el primer bus articulado.

Principales problemas:

•Se han presentado problemas en la ejecución de las obras de infraestructura, principalmente por la falta de planeación, la falta de recursos y los conflictos con algunos residentes.

• El mayor obstáculo fue la paralización de las obras cerca del mercado de Bazurto, donde el contratista inicial dijo que la Alcaldía incumplió los compromisos de recuperación del espacio público en la central de abastos y demandó a Transcaribe.

•Según el Alcalde de Cartagena, Dionisio Vélez, aún faltan $200 mil millones para terminar las obras necesarias. Además, teniendo en cuenta lo que falta, el inicio de operaciones del Sitm no se daría antes de dos años.

•Los transportadores locales se han mostrado reacios en participar del negocio. Según ellos, no hay garantías de que este sea rentable.

•Los estudios de proyección de pasajeros hablan de más de 300 mil pasajeros, pero se teme que en Cartagena ocurran los mismos problemas que en otras ciudades con Sitm, donde los usuarios movilizados están por debajo de la proyección inicial.

Acciones que se están implementando

•El Gobierno Nacional se habría comprometido con redactar un nuevo documento Conpes y destinar recursos adicionales para terminar las obras.

•La obra que estaba paralizada cerca del mercado de Bazurto se reactivó bajo la administración del Alcalde Dionisio Vélez.

•Transcaribe acabó de colgar los pliegos definitivos para contratar los operadores del Sitm, quienes además de comprar la flota necesaria deberán hacer la chatarrización.

•Los retrasos han permitido que antes de ingresar el Sitm se corrijan gran parte de los errores que se cometieron en otras ciudades, donde los transportadores locales se quedaron con la operación, pero no contaban con el músculo financiero para enfrentar el bajo flujo de usuarios. Grandes inversores de Corea, Brasil y México se han mostrado interesados.

MÍO (CALI)

Valor del pasaje: $1.600

Inicio de operaciones: marzo de 2009

Situación actual: es el Sitm con mayor cubrimiento en todo el país, pues prácticamente cubre el 90% de la ciudad. Aún así, su principal problema son las quejas por el servicio, las cuales no se han hecho esperar. Esto repercute en un bajo flujo de pasajeros.

Principales problemas:

•Mueve actualmente alrededor de 500 mil usuarios diarios, cuando la proyección es de 650 mil pasajeros.

•La escasa ‘chatarrización’ de buses.

•Hay constantes quejas de los usuarios por los tiempos de espera, las malas frecuencias y la falta de conectividad con algunas zonas, especialmente con las afueras del área metropolitana de Cali.

•También hay muchas quejas por la baja velocidad con la que circula el MÍO en ciertas zonas de la ciudad, en gran parte por la cantidad de semáforos instalados.

•El transporte informal y el aumento en el parque automotor son otros factores que han motivado el bajo flujo de usuarios.

•Las demoras en la construcción de la infraestructura es el otro dolor de cabeza. Al igual que en Bucaramanga, el Sitm operó desde un comienzo sin varias estaciones y portales.

Acciones que se están implementando

•Siendo la falta de infraestructura uno de los grandes problemas, el año pasado el Gobierno Nacional destinó una partida para garantizar la culminación de las obras.

•La Superintendencia de Transporte y Metrocali acordaron el año pasado un plan de acción para mejorar el servicio. Los compromisos apuntan a la puesta en marcha de más flota, la desintegración de los buses tradicionales, la implementación del call center, la instalación de nuevos equipos de venta y recarga de tarjetas y la adecuación de nuevas rutas y mejores frecuencias.

TRANSMETRO (BARRANQUILLA)

Valor del pasaje: $1.700

Inicio de operaciones: abril de 2010

Situación actual: Es quizás uno de los que en peores condiciones se encuentra, porque desde el comienzo tuvo serios problemas de paralelismo y hay menos buses de los que requiere la ciudad. Es, por esta razón, uno de los primeros en recibir ayuda del Gobierno Nacional.

Principales problemas:

•No ha podido llegar al punto de equilibrio.

•Actualmente mueve 118 mil pasajeros (cuando la proyección eran unos 350 mil) con un total de 174 buses (en febrero de 2013, 150 buses fueron retirados por deterioro). Se estima que muchos de los usuarios fugados se mueven ahora con el transporte informal (principalmente mototaxismo). Otros posibles usuarios se pierden por el paralelismo con el transporte formal o han comprado vehículo propio.

•Problemas financieros de los operadores, que han incurrido en cesación de pago de sus obligaciones laborales y no han cumplido con la vinculación de la flota (deberían estar circulando 300 buses).

•El sistema ha enfrentado varias protestas de conductores por el no pago de sus sueldos, así como manifestaciones de los transportadores informales, especialmente los mototaxistas.

•La tarifa está fuertemente gravada, pues un 19% del pasaje, más de $300, están destinados a un fondo de ‘chatarrización’ y otro tanto al mantenimiento y adecuación de infraestructura.

Acciones que se están implementando

•La semana pasada el Ministerio de Transporte anunció la eliminación del 19% de la tarifa que va a ‘chatarrización’. Este dinero irá a fortalecer y mejorar la operación.

•Se redactó un nuevo documento Conpes para reestructurar la operación y se destinaron $77 mil millones para el rescate del Sitm (básicamente para infraestructura).

•En abril se estaría eliminando la parte de la tarifa que se destina al mantenimiento y expansión de la infraestructura.

•Hay un compromiso de los operadores de ir aumentando el parque automotor gradualmente, para superar el déficit de buses. Una vez el sistema llegue a su máxima capacidad, se sacarían las rutas redundantes.

Transmilenio, un caso aparte

Lo de Transmilenio es un caso aparte, pues allí el Sitm es autosostenible y el principal problema no es el bajo flujo de pasajeros, sino la gran demanda que tiene, que no ha sido cubierta satisfactoriamente por el sistema.

Esto ha llevado a quejas por las frecuencias, la saturación en los buses y la mala conectividad con ciertas zonas de la ciudad.

Además, destaca la falta de buses para atender la demanda en las nuevas cuencas, lo que ha traído reclamos por el hacinamiento y los largos tiempos de espera en zonas como el oriente y sur de la capital del país.

A esto se suma el inconveniente que hubo con la infraestructura, principalmente en la calle 26 (a cargo de los primos Nule) y las demoras en el desarrollo de la alternativa vial de la carrera séptima (con Metro, buses articulados u otro sistema rígido más ligero), que no han permitido conectar ciertas zonas de la ciudad con todo el sistema.

Tampoco se puede dejar atrás las dudas que han surgido con el Sitp (integración de Transmilenio con el bus convencional), que ha traído obstáculos como la no integración de tarjetas y confusión en algunos usuarios.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad