viernes 22 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Bucaramanga marchó en paz

Aunque la marcha transcurrió sin alteraciones de orden público, al cierre de esta jornada de paro en Bucaramanga se registraron actos vandálicos y ataques contra la fuerza pública por parte de encapuchados. Vanguardia le presenta el minuto a minuto de esta jornada y ¿quiénes ganaron y perdieron con dicha movilización? Entrada la noche también se efectuó un ‘cacerolazo’. (Ver videos)

Vivo en Bucaramanga hace más de 20 años y nunca vi una protesta tan grande, que paralizara de esta forma las actividades y tuviera tanto apoyo. Esta movilización evidencia el descontento del país”, expresó Julio Benavides, de 61 años de edad y quien participó en la movilización.

En pleno jueves de jornada laboral, gran parte del comercio cerró sus puertas, el transporte público funcionó a ‘medias’ y miles de ciudadanos se volcaron a la calles con un solo propósito: hacer público el inconformismo ciudadano frente a las políticas impulsadas por el gobierno de Iván Duque y la defensa del páramo de Santurbán.

Lea también: Las razones del paro nacional del próximo 21 de noviembre

La capital santandereana fue ejemplo de protesta pacífica y legítima, en el marco del paro nacional que se llevó a cabo en los 32 departamentos del país. Algunos grafitis y vidrios rotos en un dos cajeros, fueron los ‘lunares’ registrados durante la movilización realizada en la capital de Santander. Al cierre de esta protesta se registraron hechos aislados de violencia, por parte de encapuchados.

La jornada

En la mañana de este jueves se sentía cierto suspenso en la ‘Ciudad Bonita’. Un sector de la ciudadanía tenía incertidumbre sobre posibles perjuicios de orden público que pudieran ocurrir, debido a múltiples advertencias y señalamientos preventivos que en días antes hizo el Gobierno Nacional. Pero la gente no ‘comió cuento’ y horas más tarde llenaría por completo las calles del Centro y la Plaza Cívica.

Wilson Ferrer, presidente en Santander de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, manifestó que “el Gobierno Duque quiere imponernos reformas laborales, pensionales y financieras. Es muy grave que se quiera desaparecer Colpensiones, la única posibilidad que tienen los de a pie para pensionarse. Asimismo, se eliminaría la prima media, que permite mantener la pensión hasta que la persona se muera y no solo por algunos años”.

“Este gobierno le quiere cargar al pueblo nuevos impuestos, como pasó en su momento con el 4x1.000 y con el IVA, que dijeron que eran temporales y le tomaron del pelo al pueblo. Quieren que al empleado se le pague por horas, lo que extendería aún más el tiempo de pensión, y buscan pagarle a los jóvenes solo el 75% del salario mínimo”, señaló Ferrer.

Pareció un día festivo. De hecho, muchos ciudadanos salieron a las calles con sus ‘pintas’ deportivas o de domingo. La jornada parecía aún más peculiar, al observar caravanas de motos policiacas y el paso de furgones repletos de uniformados. Así finalizó la mañana, sin alteración alguna del orden.

Sobre el mediodía, los pocos negocios que quedaban abiertos en el Centro de la ciudad y a lo largo de la carrera 27 comenzaron a cerrar.

“Trabajé en la mañana y a la 1:00 p.m. salí para la marcha. Vine con mis cuatro nietos, el mayor tiene nueve años. Lo que se ha visto es una protesta en paz, de gente indignada por lo que ocurre con el mal manejo del país. No aguantamos un impuesto más. Este gobierno quiere acabar con Colpensiones, con el agua y hasta con la salud”, comentó Brigitte Herrera, de 52 años de edad.

Muy en punto de las dos partió desde la Puerta del Sol la mayor concentración de esta movilización. Niños, adultos mayores y personas con discapacidad integraron esta marcha. Se vieron grupos de empresas y jefes de negocio que también convocaron a su personal laboral. No hubo distinción de clases sociales. Se agitaron banderas de diversos partidos políticos. Fue una auténtica ‘amalgama’ ciudadana, que protestó en paz.

Minutos más tarde se unieron cientos de jóvenes provenientes de la UIS. Un ‘río’ de personas descendió por la calle 36. La Plaza Cívica se quedó pequeña para tanta gente.

Hacia las siete de la noche, cuando la gran marcha ya se había disuelto, un grupo de encapuchados generó desórdenes y ataques contra la fuerza pública, en las afueras de la Gobernación de Santander.

“Es lamentable que por unos pocos vándalos se oscurezca la marcha del día de hoy. Agradecemos a aquellos que están protegiendo a nuestra fuerza pública”, manifestó en sus redes sociales el Secretario del Interior Departamental, Andrés Fandiño.

Autoridades reportaron dos cajeros automáticos pintados y un cajero con daños en teclado y vidrios, al igual que dos locales comerciales y una estación de Metrolínea pintados.

Vandalismo al cierre de la jornada

Bucaramanga marchó en paz

Pasadas las ocho de la noche, un grupo no identificado de personas rompió las puertas de un local comercial ubicado en la calle 36 # 18-50.


Estos individuos, destruyeron la fachada del establecimiento y además presuntamente habrían hurtado tres bicicletas y cerca de 17 televisores, de acuerdo con información preliminar obtenida por Vanguardia en avanzadas horas de la noche.

En ese mismo punto de la ciudad, dicho grupo también destruyó las puertas de dos cajeros.

Las autoridades iniciaron las investigaciones del caso para tratar de identificar a los sujetos que hicieron parte de estos actos vandálicos y saqueos, en la zona céntrica de la capital santandereana.

Bucaramanga marchó en paz

Hoy se espera un informe por parte de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, con el balance final de los desmanes y los daños causados en la ciudad.

Minuto a minuto

Así transcurrió la jornada de Paro Nacional en Bucaramanga:

- 8:00 a.m. plantones en el Palacio de Justicia y en el Hospital San Juan de Dios de Floridablanca.

- 8:30 cierre de la carrera 27 a la altura de la Puerta del Sol por un pequeño grupo de manifestantes.

- 9:00 grupo de mujeres marchó por el centro de Bucaramanga, rechazando los asesinatos de líderes sociales. Más tarde protagonizaron un plantón en inmediaciones de la Procuraduría.

- 9:30 cierre de la autopista Piedecuesta – Floridablanca. 200 manifestantes se aglomeraron en la vía.

- 10:30 130 personas de diferentes sindicatos afilados a la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, CUT, y miembros del Comando Unitario Metropolitano en Bucaramanga se tomaron de forma pacífica el Ministerio del Trabajo.

- 2:00 p.m. inicia la marcha concentrada en la Puerta del Sol con carrera 27.

- 2:15 se reporta la explosión de cinco ‘papas bomba’ al interior de la UIS.

- 2:40 comienza la marcha de los estudiantes de la UIS.

- 2:45 arranca la marcha por la carrera 33.

- 2:55 manifestantes concentrados a las afueras de las UTS inician su recorrido.

- 3:30 empiezan a llegar los primeros manifestantes a la Plaza Cívica.

- 6:00 la Plaza Cívica Luis Carlos Galán es escenario de arengas finales que dan por terminada y en completo orden la manifestación.

Así le fue al comercio local

El comercio formal en Bucaramanga, sobre todo en el Centro, decidió prepararse y proteger sus negocios ante el temor de eventuales actos vandálicos durante la marcha de ayer. En puntos claves como la carrera 15 y la calle 36, algunos propietarios de almacenes mantuvieron cerradas sus puertas; y en otros, por el contrario, la atención fue relativamente ‘normal’, al menos hasta horas previas a la marcha que se cumplió durante la tarde.

Vanguardia hizo presencia en algunas calles y detectó que si bien las labores comerciales avanzaron con relativa calma, los dueños de tales negocios sí evidenciaron una disminución en el flujo de la clientela.

Buena parte de los comerciantes formales optó por aceptar la sugerencia de Fenalco, Seccional Santander, de no cerrar definitivamente sus puertas por el paro nacional, obviamente con las precauciones del caso.

¿Quién ganó y quién perdió?

* Ganó la democracia y la protesta como un mecanismo ciudadano válido para manifestar inconformidad, pero la protesta pacífica que se tomó las calles de Bucaramanga.

* Ganó la ciudadanía, en el sentido de desmarcarse de la pugna política. Quedó claro que hay una nación alejada de la pelea política, que no pertenece ni a la derecha ni a la izquierda y que quiere ser oída.

* Ganó la Policía y las instituciones del Estado que fueron respetuosas y cuidaron a los manifestantes.

* Perdieron los encapuchados, los radicales extremistas que deslegitiman la protesta.

* Perdió la izquierda radical que quiso llevar al extremo de la agresión la protesta.

* Perdió el gobierno Duque, que debe aprovecha este momento coyuntural para conectarse con los ciudadanos y dialogar con los sectores que se sienten no escuchados.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad