viernes 03 de abril de 2020 - 12:00 AM

Maternidad en el área metropolitana en tiempos del COVID-19

En medio de la incertidumbre y el miedo que se vislumbra en Bucaramanga, Colombia y el mundo por el COVID-19, diariamente siguen naciendo bebés y también muchas familias viven el proceso de gestación, que genera alegría y esperanza.
Escuchar este artículo

En tiempos de COVID-19, donde existe temor por el presente y futuro en aspectos familiares, financieros, de salud y sociales, para las embarazadas y sus parejas las angustias e incertidumbres propias de su condición se incrementan el doble. No obstante, como reconocen los protagonistas de esta historia, “el Coronavirus pasa a un segundo plano cuando uno está esperando un bebé”.

“El bebé concentra nuestra atención”

Entre pañales, la lactancia, la sacada de gases y las pocas horas de sueño, porque a cada rato se despierta a revisar a su hijo, transcurre el día a día de Diana Flórez, quien el 19 de marzo pasado, sobre las 5:00 p.m., dio a luz a Matías.

Ella, de 25 años; y su esposo, de 28, giran alrededor de su primogénito. Por él crearon un mundo aparte en su hogar, en el barrio La Cumbre de Floridablanca, que los tiene blindados ante la crisis del COVID-19.

Su bebé dio los primeros ‘alaridos’ cuando iniciaban los brotes del virus en Colombia y aunque tiene preocupación por la situación, optó por enfocarse en su hijo.

“Gracias a Dios todo salió bien en el parto y el bebé está bien. Se parece más a mí y sacó mis ojos (risas). La situación es difícil para todos, pero lo mejor es alejarnos del televisor y las redes sociales, que generan mucho pánico; y así disfruto de la maternidad”, indicó Diana, quien trabaja como profesora de inglés.

Su esposo, que sueña con que Matías sea futbolista, montó recientemente un local de empanadas y, como era de esperarse, le tocó cerrar y por ese lado existe desazón. Ella recuerda que “el bebé concentra toda nuestra atención en estos momentos, y confiando en Dios pronto pasará el Coronavirus y la situación económica mejorará”.

Lea también. Historias de esperanza en medio de las dificultades en Bucaramanga

El Coronavirus pasa a un segundo plano

Después del 23 de abril, cuando muchas autoridades nacionales indican que la curva de contagios del COVID-19 estará en un punto alto, Sergio Arciniegas se convertirá, oficialmente, en padre.

“Nos enteramos de la llegada de nuestro hijo en una época de nuestra vida en la que nos habíamos liberado del tema; nunca fue una preocupación, ni prioridad tener hijos, pero el tiempo de Dios es perfecto”, cuenta Sergio, quien acepta que como toda pareja siente angustia e incertidumbre, y más ahora, pero cree en que todo estará bien.

Sus temores tienen que ver con la atención del bebé, pues hasta sienten pánico de salir de la casa a realizarse los controles que, en el último mes, son semanales; también por el tema económico, siendo que, aunque son independientes y tienen ahorros, ya no están recibiendo los mismos ingresos; y por la evolución del Coronavirus en el tiempo del nacimiento.

Pero Sergio, que además es deportista aficionado, sabe que después de un gran esfuerzo, llega la recompensa. “El mundo puede que por fuera esté en pánico, pero yo no me puedo dejar llevar por eso, sabiendo que en mi casa está mi esposa y vamos a tener a nuestro primer hijo, sabiendo que tengo que ayudarla. El Coronavirus pasa a un segundo plano, sin que deje de ser preocupante, cuando uno está esperando un bebé”.

Lea también. Buena atención de los tenderos del área metropolitana, pero con la debida distancia

“Quiero que sea doctor”

Carolina Díaz sueña despierta, tiene 39 semanas y media de embarazo y aunque le dicen que parece que fuera a tener dos, es uno: Ángel Esteban.

Se lo imagina como un doctor, pero no como el mejor, sino como el de mayor calidad humana, que se interese a fondo por el bienestar de sus pacientes.

Es su segundo hijo, pues Tatiana ya tiene 14 años, y espera que pasen los días rápido para estar con él en casa.

“El lunes me citaron en la clínica y ahí me definen si será parto natural o cesárea. Tengo mucho miedo, pero en los últimos controles todo va bien y me deja tranquila que en la clínica San Luis los protocolos de cuidado son muy buenos”, dijo Carolina, que trabaja en servicios generales en una Universidad de Bucaramanga.

Para ella, no ha sido fácil el embarazo, su hija decidió irse con el padre; y su actual pareja trabaja por fuera de la ciudad y llega cada mes.

Está sola en casa, pero más allá de que la aterra el momento que se vive, su hijo la llena de esperanza para “enfrentar lo que venga”.

Lea también. Así cambió la cara de Bucaramanga con la ‘cuarentena’

Entre 14 y 16 nacimientos diarios

El promedio de nacimientos diarios en la Clínica San Luis de Bucaramanga, especializada en el cuidado de la mujer y los niños, se mantiene entre 14 y 16 diarios, pero disminuyeron las urgencias.

Juan Rey, Jefe de la sala de partos de la entidad, quien observa constantemente los rostros de alegría de las madres, sostiene que “en medio de todo es muy bonito que se sigan presentando nacimientos en esta época, porque hay mucha esperanza de vida. Lo que trato de hacer en estos momentos es tranquilizar mucho a las pacientes, porque están asustadas y es entendible”.

Por la contingencia, la Clínica San Luis adoptó muchas medidas de bioseguridad y para el caso de la atención de partos, únicamente ingresa la paciente.

No se ha demostrado que las mujeres embarazadas sean más susceptibles al coronavirus ni más dadas a tener síntomas severos.
NECESITAN AYUDA
La Fundación San Luis está recibiendo donaciones para las madres y los niños más vulnerables de la sociedad.
“La Fundación San Luis está hecha para atender niños, hijos de madres cabeza de familia y niños con enfermedades crónicas. La Fundación está revisando ese niño que se va para la calle, en qué circunstancia se va, para que se lleve lo mínimo para poder subsistir en esta época. Mediante donaciones, le pedimos a la gente que nos ayude con alimentos, pañales, porque hay muchos niños que sus padres no tiene los recursos”, indicó Sergio Prada, gerente de la Clínica San Luis.
Para hacer aportes a la Fundación, se puede realizar en efectivo, consignando a la cuenta corriente número 657-86831-1 del Banco de Occidente, a nombre de la Fundación San Luis o realizar los aportes en artículos para bebé.
En caso de otras donaciones, como ropa, alimentos o elementos de aseo para bebé, se pueden hacer llamando al número de celular 3174014485 o al correo electrónico coordinación@fundacionsanluis.com.co
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad