domingo 02 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Una charla | Claudia Ardila, primera egresada de la UIS en ser magistrada en Santander

La abogada bumanguesa Claudia Ximena Ardila Pérez fue elegida en votación entre los 31 miembros del Consejo de Estado como nueva magistrada del Tribunal Administrativo de Santander. Es jueza de carrera y la primera egresada de la UIS en lograr esta dignidad.

La abogada Claudia Ximena Ardila Pérez, una experimentada jueza de Bucaramanga, se convirtió esta semana en la nueva magistrada del Tribunal Administrativo de Santander, luego de una modificación que realizó el Consejo Superior de la Judicatura en la estructura de ese cuerpo colegiado, con lo que se incrementó de siete a ocho el número de magistrados del más alto tribunal de lo contencioso administrativo en la región.

La nueva magistrada, de 38 años de edad, no solo se destaca por haber sido seleccionada para esta dignidad, sino que hoy es vista como un gran ejemplo y referente ya que es la primera egresada de la Escuela de Derecho de la Universidad Industrial de Santander, UIS, en alcanzar esta posición en la historia.

Ejerce como jueza de carrera hace cuatro años pero lleva más de 13 ocupado cargos en la Jurisdicción Contenciosa Administrativa y ha tenido que impartir justicia tomando decisiones en casos complejos, que según ella misma, le han dado la experiencia y la formación del carácter necesario para asumir su nuevo rol como magistrada.

Aunque su nombramiento es en provisionalidad, escogida por votación en el Consejo de Estado, la jurista santandereana está participando en el concurso nacional para proveer los cargos en propiedad (Convocatoria 27), que adelanta el Consejo Superior de la Judicatura, y aunque esto no es garantía, seguramente será un punto a considerar en los resultados de esa selección.

De familia con tradición en el Derecho, dice con orgullo que es de origen campesino y que está construyendo su carrera a pulso por lo que se mantiene alejada de sectores políticos.

Vanguardia habló con la nueva magistrada sobre sus retos y la situación de la Rama Judicial.

preguntas y respuestas
Usted es la primera egresada de la UIS que logra ser magistrada, ¿Cómo llegó a tan importante dignidad siendo tan joven?
Simplemente se abrió la posibilidad. Dentro de los jueces administrativos de carrera soy la única egresada de la UIS. Esta fue una convocatoria pública que se abrió en general para todos los abogados, pero uno de los criterios que se privilegió fue el de ser juez de carrera. Sin embargo, el Consejo de Estado también tuvo otros aspectos en cuenta como haber superado la prueba de conocimientos y aptitudes de la Convocatoria 27, que se encuentra en curso, y que adelanta el Consejo Superior de la Judicatura para el nombramiento en propiedad de varios Magistrados de Tribunales Administrativos.
Entonces ahora el Tribunal Administrativo de Santander tiene ocho Magistrados, ¿Cuál fue el cambio para que esto se diera?
Lo que pasa es que nuestra jurisdicción, que es la de lo contencioso administrativo, tiene una carga laboral significativa, especialmente concentrada en el Consejo de Estado, y a pesar de que el grupo de consejeros es menor al resto de la estructura, la carga laboral estaba invertida. Entonces, lo que se hizo para mitigar esa sobrecarga fue modificar a través del Congreso las competencias contempladas en la Ley 1437 de 2011. Estas nuevas competencias implican que los Tribunales se conviertan en órganos de cierre y asuman una cantidad importante de asuntos. Teniendo en cuenta esa nueva carga del Tribunal, en Santander se creó una plaza.
Entonces, fue una medida para descongestionar al Consejo de Estado...
Sí, y lo que sucede ahora es que el Tribunal Administrativo de Santander funge como segunda instancia en muchos asuntos y el Consejo de Estado se libera de esas competencias para asumir su rol fundamental, el de órgano de cierre y unificador de la jurisprudencia de nuestra jurisdicción.
¿Qué pruebas tuvo que superar para llegar a ser magistrada?
El Consejo de Estado abrió una convocatoria pública y a partir de criterios objetivos seleccionó en provisionalidad, es decir, que no hace parte de un concurso de méritos, el cargo a proveer. Los profesionales que quisieron aplicar a esa convocatoria lo hicieron y una parte fundamental era presentar a cada uno de los 31 Consejeros de Estado nuestro perfil. Fue una tarea dispendiosa, tuve que demostrar mis capacidades a cada uno de ellos, pero debo reconocer que fueron todos muy amables y objetivos. Por ejemplo, era muy importante para los Consejeros la oriundez de los candidatos, que conocieran el contexto y las problemáticas de la región, y creo que también tuvieron muy en cuenta que fuera un juez de carrera.
¿Cuál es su experiencia en la Rama Judicial?
Yo soy jueza de carrera, tengo 13 años de experiencia específica en la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo, he servido en los Tribunales de Santander y de Antioquia. Me he preparado académicamente, tengo maestría, una especialización y otros estudios que me permiten asumir este cargo con responsabilidad.
Pero, ¿el hecho de que sea en provisionalidad significa que puede perder la designación?
En mi caso, yo estoy aspirando dentro de la convocatoria 27 que viene adelantando el Consejo Superior de la Judicatura para el cargo en propiedad. Este fue otro criterio que tuvo en cuenta el Consejo de Estado para seleccionarme, dentro de la convocatoria se escogieron 10 aspirantes y dentro de estos mi hoja de vida.
Hay una idea de que la justicia está en crisis, de que los juzgados están colapsados, ¿cuál es la situación actual de los jueces?
En general los jueces y magistrados somos personas muy comprometidas, que trabajamos en jornadas muy superiores a las que nos remuneran. Lo digo con conocimiento de causa, desde los citadores hasta los magistrados, todos los servidores de la Rama Judicial están teniendo unas cargas muy pesadas, y esto hay que comprenderlo, pero se está tratando de solucionarlo con algunas medidas. Estamos de acuerdo en que cuando la justicia no actúa oportunamente, algo de justicia se pierde.
¿Cuantos procesos tiene un juzgado como el que usted tenía a cargo?
En promedio un juez tiene hoy en día unos 300 procesos por resolver. Hay casos en los que se puede impartir justicia más rápido que en otros. En los Tribunales el promedio es de 600 casos,
Usted tiene experiencia en temas de género, ¿qué tan difícil es la carrera judicial para las mujeres en Colombia?
Lamentablemente este es un problema social, las funcionarias judiciales vivimos un techo de cristal. Quizá por eso mi elección resulta un hecho significativo para las mujeres dentro de la Rama. Un dato, de los cuatro despachos de magistrados que se crearon, en todos fueron designadas mujeres, justamente para tratar de corregir esa brecha, ya que de los magistrados del país solo un 30 por ciento somos mujeres.
En la UIS la ven como un ejemplo a seguir, ¿qué decirles a esa nueva generaciones?
Mi experiencia abre un universo de posibilidades para los estudiantes de la universidad pública, quisiera ser ese factor de inspiración, porque la mayoría venimos de condiciones difíciles, en mi caso lo que se demuestra es que el esfuerzo, dedicación y responsabilidad, que son un sello de los egresados UIS, son muy valorados. La universidad pública forma profesionales con habilidades y valores especiales, mi historia quizá sirva para que los estudiantes sigan creyendo en que el esfuerzo y la disciplina abren oportunidades.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad