martes 21 de diciembre de 2021 - 9:20 PM

Médicos en Santander ‘operan’ un corazón en 15 minutos

Sin necesidad de bisturí, anestesia ni catéteres el equipo médico de la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV, trató el corazón de un paciente de 69 años que sufría de latidos irregulares, condición conocida como arritmia.

Ante la falta de respuesta a los tratamientos convencionales, se decidió eliminar, mediante radiación (fotones de alta energía), el tejido que causaba las complicaciones.

Este procedimiento lleva el nombre de radiocirugía ablativa y aunque es muy común en el manejo de diferentes tipos de cáncer, es la primera vez que en Colombia se emplea para abordar a un paciente con cardiopatía chagásica.

“Esta enfermedad básicamente lo que hace es dilatar el corazón y generar arritmias ventriculares que pueden ser mortales, y ese precisamente era el riesgo que corría nuestro paciente, Pastor León”, explicó Carlos Quiroz Romero, cardiólogo especialista en arritmias.

Desde el momento del diagnóstico, se inició con el tratamiento convencional. Se recetaron medicamentos antiarrítmicos y se implantó un cardiodesfibrilador, dispositivo para detectar esos latidos y tratarlos en algunos casos con descargas eléctricas controladas.

Médicos en Santander ‘operan’ un corazón en 15 minutos

En una segunda fase se intervino mediante cateterismo (sin necesidad de abrir el pecho), con la técnica de ablación endoepicárdica, pero su condición persistía.

“Yo sufría ataques unas cuatro o cinco veces al día y casi siempre terminaba en el suelo o me desmayaba”, recuerda Pastor.

Gracias a la disponibilidad de nuevas tecnologías en la FCV y a la búsqueda constante de alternativas para el beneficio del paciente, se determinó que el camino a seguir era la radiocirugía ablativa.

“Nuestro objetivo fue aplicar una radiación muy alta en una zona muy específica del corazón para destruir lo que estaba afectado, sin dañar la parte sana, y producir la conducción normal del corazón”, explicó Javier Cifuentes Quin, oncólogo radioterapeuta.

Para saber con exactitud el ‘blanco’ a intervenir, se realizaron estudios anatómicos muy detallados con el apoyo de equipos de imágenes diagnósticas.

“En este caso en particular se realizó un PET cardíaco, en donde se logró identificar el área afectada. Esta imagen se fusionó con la tomografía de simulación para definir de forma muy precisa la zona a irradiar”, dijo Ulises Granados Oliveros, jefe médico de la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Internacional de Colombia (HIC), donde se desarrolló el procedimiento.

Pastor ingresó por sus propios medios a la sala de radioterapia y de igual forma salió a los 15 minutos. “Estos tratamientos son ambulatorios casi en el 100 % de los casos, no se necesita hospitalización y hay muy pocos efectos secundarios. En la fase de preparación tampoco se requiere de ningún procedimiento invasivo”, señaló Cifuentes Quin.

A un mes de la intervención, Pastor no ha vuelto sufrir episodios de taquicardia y su mejoría evidente ha llevado a los médicos a reducir progresivamente su esquema de medicamentos antiarrítmicos.

“Estoy agradecido porque ya puedo caminar. Antes no podía ni salir de la casa porque no me aguantaba, el corazón como que se me ‘trancaba’. La mejoría es evidente y espero continuar así”, afirmó Pastor.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad