viernes 07 de febrero de 2020 - 5:30 PM

Mes a mes los bumangueses podrán degustar los mejores cafés especiales cultivados en Santander

Santander es una región que produce diferentes tipos de café con características que los hacen especiales. A lo largo del año los bumangueses podrán deleitar su paladar con el sabor de los granos que con dedicación producen los campesinos de diferentes provincias.
Escuchar este artículo

Cada mes un caficultor santandereano tendrá la oportunidad de exponer su producto en Bucaramanga, gracias a la iniciativa Café Total de la Casa del Libro Total, ubicada en el centro de la ciudad.

La barista Diana Mogollón explica que el proyecto busca visibilizar a los pequeños caficultores de Santander que no se encuentran en los supermercados al no tratarse de grandes marcas. “Mensualmente vamos a trabajar con uno diferente. Empezando la primera semana de cada mes se hace el lanzamiento de la marca de ellos y acá nosotros damos degustación de ese café. De aquí a noviembre tendremos 10 productores diferentes”.

Igualmente los cafeteros tendrán la oportunidad de comercializar los productos originarios de diferentes municipios como Floridablanca, Matanza y Pinchote. ”Iniciamos con Sierra Morena que es de Zapatoca. El siguiente mes será el turno para un café de San Gil. Todos son de zonas diferentes de Santander”, recalcó la Mogollón.

El café en Santander

Cuando se habla de café colombiano se tiene como referencia el Eje Cafetero, donde se encuentran los principales proveedores de café comercial. “La gente normalmente compra marcas comerciales, pero nunca se fija en el producto local que es de excelente calidad”, lamenta la barista.

No obstante, la experta asegura “poca gente sabe que Santander es el primer productor de cafés especiales del país, somos un punto de referencia en este ámbito”.

Diana Mogollón resalta que esta situación se debe a que aquí se cultivan diferentes variedades de café y a que la riqueza de los suelos hace que los granos adquieren mejores propiedades, que van más allá del balanceo de acidez, dulzor o amargor.

“Normalmente se cultiva bajo sombra. En los cafés que se siembran por encima de los 1.750 metros sobre el nivel del mar vamos a encontrar notas que pueden ser cítricas, frutos rojos, frutos secos, apaneladas, incluso achocolatadas o caramelizadas”.

Mogollón afirma que estos cafés son valorados internacionalmente por estas cualidades. “Los cafés especiales cuestan un poco más en el mercado. Al poder venderlo a un precio diferente al que se vende a la Federación de Cafeteros, para ellos significa un ingreso extra, su rentabilidad va a ser mucho mejor y consideran que vale la pena la siembra”.

En los eventos que se realizan en la Casa del Libro además de degustar se podrán adquirir estos cafés, cuya libra está por encima de los $20 mil. “Hay mucho desconocimiento entorno al café. Si la gente tuviese mucho más conocimiento de pronto se fortalecería el sector cafetero. Si supieran todo el proceso que hay detrás de un buen café pagarían mucho mejor la libra del café de la región y el país”.

Se espera que para el próximo año se dé continuidad a este proyecto con otros caficultores.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad