Publicidad

Bucaramanga
Jueves 15 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Metrolínea tenía 237 buses y ahora solo tiene 17 operando: Estamos tratando de revivir un muerto”, dijo el alcalde

Solamente un articulado quedó en servicio de la flota de buses verdes que disponía Metrolínea Se ahonda la crisis del Sistema Masivo de Transporte en Bucaramanga: el único operador de buses que queda no tiene la capacidad de recuperar los vehículos que están averiados y fuera de la operación.

Compartir
Imprimir
Comentarios
(Fotos: Archivo / VANGUARDIA)
(Fotos: Archivo / VANGUARDIA)

Compartir

(Fotos: Archivo / VANGUARDIA)

Durante los próximos días, las autoridades se reunirán con las directivas de Metrolínea, para definir un plan de contingencia en el servicio del Sistema Integrado de Transporte Masivo. (Fotos: Archivo / VANGUARDIA)
Durante los próximos días, las autoridades se reunirán con las directivas de Metrolínea, para definir un plan de contingencia en el servicio del Sistema Integrado de Transporte Masivo. (Fotos: Archivo / VANGUARDIA)

Durante los próximos días, las autoridades se reunirán con las directivas de Metrolínea, para definir un plan de contingencia en el servicio del Sistema Integrado de Transporte Masivo. (Fotos: Archivo / VANGUARDIA)

La promesa de los gobernantes locales de tener un transporte público moderno, amigable con el ambiente y eficaz para movilizar a la población del área metropolitana de Bucaramanga quedó únicamente en palabras, fotos y promesas.

La flota de buses verdes que disponía Metrolínea está a punto de salir de servicio por completo. Prácticamente toda la flotilla se encuentra varada, con muchos buses que registran daños graves e irreparables, a raíz de emergencias como incendios.

En otros casos, los automotores están averiados y a la espera de repuestos que deben importarse, en los cuales se deben hacer millonarias inversiones. Igualmente, existen problemas por componentes que cumplieron su vida útil y que no se fabrican en la actualidad.

Le sugerimos: Se invertirán $3.400 millones para modernizar redes que abastecen al acueducto de Piedecuesta

A lo largo de los últimos 12 años, ninguno de los últimos tres alcaldes de Bucaramanga, como accionistas principales de Metrolínea, lograron garantizar el mantenimiento preventivo y correctivo que requerían los 237 buses verdes que en algún momento tuvo el Sistema Integrado de Transporte Masivo, Sitm, en el área metropolitana de Bucaramanga (ver línea de tiempo).

Ahora, solamente existen 17 vehículos a disposición del Sitm, y la situación puede empeorar en los próximos días. En las últimas horas el alcalde de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán, informó que el único operador de buses que le quedaba al Sitm, Metrocinco, no está en capacidad de recuperar los vehículos averiados.

Las imágenes son indignantes y, en palabras de los mismos usuarios, “dan lástima”. El patio-taller de Metrolínea, ubicado sobre el Anillo Vial, en Floridablanca, alberga decenas de articulados, padrones y alimentadores varados. Con el paso de los años se convirtió en un ‘cementerio’ de buses verdes.

Ni Luis Francisco Bohórquez en los inicios del sistema, tampoco Rodolfo Hernández, quien prometió un “Metrolínea estrato 20”, ni Juan Carlos Cárdenas que impulsó la “reestructuración” de la empresa, pudieron garantizar como alcaldes de Bucaramanga los recursos y un plan para el mantenimiento y renovación de la flota del Sitm.

En la actualidad, las rutas que brindan el servicio a través de las líneas troncales del sistema masivo se prestan, en su mayoría, con buses padrones. Casi la totalidad de los articulados quedaron fuera de servicio.

De acuerdo con el más reciente informe del Gobierno nacional, con corte al pasado 31 de diciembre, Metrolínea dispone solamente de un articulado en servicio. Al Sitm actualmente le quedan ocho alimentadores y ocho padrones verdes.

Esta falta de automotores perjudicó seriamente la prestación del servicio en múltiples zonas del área metropolitana de Bucaramanga. Por ejemplo, en Floridablanca se suspendieron las rutas alimentadoras que atendían sectores como el casco antiguo y la calle 200. Literalmente, los usuarios se quedaron sin buses para poder llegar hasta la Estación Lagos.

El nuevo gobierno de Bucaramanga tenía esperanzas de trabajar con el operador que le queda al Sitm para tratar de poner nuevamente en servicio varios de los buses verdes. No obstante, este jueves dicha ilusión expiró y con ella surgieron nuevas preocupaciones e inquietudes.

“El operador Metrocinco Plus nos ha manifestado que no puede cumplir con nuestras exigencias para mejorar el servicio de Metrolinea. En próximos días daremos a conocer las soluciones que tenemos como administración para enfrentar el tema”, informó el alcalde Jaime Andrés Beltrán.

Una de las preguntas que deben responder las autoridades en los próximos días es si se continuará o se suspenderá de manera anticipada el actual contrato que existe con dicho operador, el cual finaliza en febrero de 2025.

Por ahora, el mandatario de los bumangueses dejó en claro que continuará el servicio diario del Sistema Integrado de Transporte Masivo. Para cubrir la demanda de rutas y de usuarios, se utilizarán buses convencionales de las empresas tradicionales de transporte urbano.

“El servicio seguirá prestándose con lo que tenemos, apoyado con flotas de buses convencionales. Estamos tratando de ‘revivir un muerto’, porque lastimosamente eso es lo que es Metrolínea hoy, debido a los malos manejos administrativos y operativos del pasado”, señaló Beltrán.

Vanguardia trató de entrevistar a los gerentes de Metrolínea y de Metrocinco Plus, pero ninguno de los dos directivos quiso entregar declaraciones al respecto.

Mientras las autoridades se reúnen y definen un nuevo plan de contingencia para Metrolínea, se pierden todos los avances que se habían logrado con la flota verde del Sitm como, por ejemplo, los vehículos que tenían elevadores para el acceso de la población con discapacidad.

2010: Inició operaciones de lleno el Sistema Integrado de Transporte Masivo, con rutas en Bucaramanga y Floridablanca. En principio estaban en servicio 131 buses verdes, entre articulados, padrones y alimentadores.

2012: El sistema amplió operaciones y llevó el servicio hasta Piedecuesta. Fue anunciada como la Fase 2 de Metrolínea y en dicha ocasión fue la única oportunidad en que se amplió la flota. Para entonces había disponibles un total de 237 buses.

2016: Se registran las primeras emergencias por conatos e incendios en buses de Metrolínea. Desde entonces comenzaron a advertirse problemas de mantenimiento preventivo y rutinario.

2019: La falta de mantenimiento, en la mayoría de los casos, originó un notable descenso en la flota de Metrolínea. En dicho año se reportaron en servicio 197 buses.

2021: Tal y como ocurrió en varios sectores de la economía, la pandemia causó graves impactos negativos en el flujo de pasajeros en Metrolínea. La pérdida de validaciones impactó la situación financiera del sistema y agravó las dificultades operativas, pasando a contar con apenas 81 vehículos. En dicho año, Metrolínea caducó y terminó el contrato con el operador Movilizamos S.A., lo cual perjudicó la disposición de flota.

2023: El patio-taller se convirtió en un ‘cementerio’ de buses. El Sitm se quedó prácticamente sin articulados y se suspendieron varias rutas ante la falta de alimentadores y padrones.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por José Luis Pineda

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad