viernes 27 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Mis@.com en los tiempos del COVID-19

Tras la suspensión del culto público, que implica evitar la celebración de las Sagradas Eucaristías con la presencia física de los fieles, para no exponerlos al contagio del virus, muchos sacerdotes optaron por lo que ellos denominan como ‘misa.com’
Escuchar este artículo

Las iglesias de Bucaramanga tuvieron que suspender, por tiempo indefinido, sus servicios religiosos al interior de sus templos por cuenta de la pandemia del COVID-19.

Sin embargo el Internet, las redes sociales, la radio y la televisión, además de otros canales tecnológicos, les han servido a los sacerdotes y a los fieles para ‘conectarse con su fe’ a través de plegarias y misas virtuales.

Un celular, una cámara digital, un selfie, un versículo de las Sagradas Escrituras leído a través de un mensaje de WhatsApp, entre otras estrategias, son claves a la hora de hacer las transmisiones y navegar en este ‘mar de fe’.

Varias de ellas se ven por Facebook o por Youtube: “Yo llego a los feligreses con mensajes digitales”, explica el sacerdote Didier Vargas, de la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, en Coromoro, Santander.

Los creyentes sostienen que no es lo mismo la Eucaristía a la que están acostumbrados, pues no hay nada como las liturgias de las parroquias de sus barrios.

Obviamente la iniciativa de convertir la casa de cada creyente en su propio ‘templo personal’ es sana, sobre todo en los actuales momentos en los que el ‘aislamiento social’ y el ‘decreto presidencial’ restringen las concentraciones por el peligro de contagio del referido virus.

Si bien todo contacto con terceros supone un riesgo, muchos creyentes consideran que el contacto virtual con Dios es milagroso: “Hoy el templo es nuestro propio hogar. No podemos ir a la iglesia, pero no por eso nos apartamos de Jesús”, dijo Doña Evelia Granados, una católica de Cabecera.

Es valioso saber que incluso muchos adultos mayores, que antes no querían saber nada de tecnología, ante la falta de un espacio para reunirse en el culto hoy se las ingenian para rezar el Santo Rosario y escuchar los Padrenuestros con un solo ‘clic’. “Así es la vida”, dicen los sacerdotes.

Y reflexionan que justo en estos tiempos, en los que un virus mortal nos muestra su creciente amenaza, no merma la fe y, por el contrario, es cuando más cerca estamos del Creador.

Para Monseñor Primitivo Sierra, párroco de la Iglesia Santa Teresa de Calcuta, “las circunstancias actuales que estamos afrontando representan una oportunidad para que aprovechemos los medios digitales y para llegar a la comunidad con un mensaje de esperanza. Yo me comunico con mi comunidad, a través del envío del evangelio diario, artículos, consejos y haciendo un llamado a la solidaridad”.

Frank González, profesional en sonido, asegura que él realiza conexiones para transmisiones en vivo desde la Catedral de la Sagrada Familia. Para ello adquirió una cámara IP, que es la que proyecta el video a través de Internet.

Según argumenta, “este monitor es muy básico porque cuando se inició el proceso de implementación, dada la llegada del Coronavirus, estábamos muy encima y muchas empresas no estaban abriendo o no tenían estos equipos a disposición”.

“La cámara es de calidad HD y robótica. Hicimos el montaje para que quedara ubicada en la Catedral, y desde la emisora nosotros la vamos controlando”, explica.

La última misa que se ofició desde esta terminal virtual –según él-, contó con 650 personas conectadas, lo que demuestra que la estrategia de fe ‘on line’ sí funciona: “Las personas interactúan, pues habilitamos canales para que las personas escriban por el chat. Ellos contestan o escriben alguna intención en el marco de la Sagrada Eucaristía”.

Él dice que es interesante ver cómo los ‘fieles cibernéticos navegan’ y hacen peticiones en línea: “¿Pueden pedir por la salud de mi esposo? Fue operado y necesita de sus plegarias”, escribió una usuaria de Facebook. De inmediato otros usuarios contestaron: “Así se hará, todo está en las Manos del Señor”.

Dicen que la fe atrae bastante tráfico a la web y que muchas iglesias están en mora de crear sus propios blogs para adaptarlos en este mundo católico como otra forma idónea de ofrecer mensajes útiles a los usuarios creyentes y, por lo tanto, mejorar las vías de comunicación de las parroquias.

La misa en la Catedral se está emitiendo a las 6:00 a.m. y a las 6:00 p.m. A las 5:30 a.m. se inicia con el Santo Rosario y luego se procede a la Santa Misa. Para la Semana Santa se está preparando una programación especial.

Algunos ciudadanos se conectan con el smartphone, otros con webcam o con lo que pueden. Todos han intentado estar allí y así pueden escuchar la Eucaristía que se transmite desde la parroquia o desde la casa cural.

Hay que advertir, eso sí, que a los feligreses que estaban acostumbrados a misas tradicionales y aún no tienen Internet, no les queda más opción que “hablar con Dios desde sus corazones”.

Finalmente los creyentes, más allá de que tengan o no pegados sus rosarios a las redes, saben que el Señor les permitirá más temprano que tarde regresar a sus templos y en cada culto podrán agradecer por el pronto fin del COVID-19. Amén.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad