jueves 26 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Mobiliario urbano: prácticamente inexistente

Raúl Alfonso necesita ir al baño cinco veces al día durante las nueve horas que pasa sentado frente al volante de su taxi en la ciudad, pero la ausencia de baños públicos en Bucaramanga lo ha obligado a improvisar su propia solución a la incómoda situación: potreros y lotes abandonados.

Raúl Alfonso necesita ir al baño cinco veces al día durante las nueve horas que pasa sentado frente al volante de su taxi en la ciudad, pero la ausencia de baños públicos en Bucaramanga lo ha obligado a improvisar su propia solución a la incómoda situación: potreros y lotes abandonados.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad