lunes 29 de octubre de 2018 - 3:00 PM

Niño de tres años está a la espera de que le autoricen una cirugía de columna en Bucaramanga

Giantkarlo Arévalo Peñaloza nació con mielomeningocele o espina bífida, un defecto del tubo neural en el cual los huesos de la columna no se forman totalmente. Hoy, espera con urgencia una cirugía que solo se realiza en Bogotá.

“Ya estaba listo para la operación en el Instituto Roosevelt, lo único que esperábamos era que abrieran agenda y que los médicos dispusieran de toda su instrumentación”. 

Estas son las palabras de Luz Mary Peñaloza, una madre desesperada que ha tenido que sufrir con su hijo Giantkarlo las consecuencias de esta dolorosa enfermedad. 

“Tengo que estar con él las 24 horas, trabajo cuando puedo. Soy estilista pero es muy poco lo que hago porque mi hijo me demanda mucho tiempo”, señaló Luz Mary. 

El Caso

Desde hace dos años el menor no solo afronta su condición de espina bífida. A raíz de su patología desarrolló una cifosis toracolumbar, lo que quiere decir que "la columna se le salió totalmente" y que está a punto de romper la piel, motivo por el cual necesita con urgencia una intervención quirúrgica. 

“El hueso se le está saliendo, porque a medida que Giantkarlo crece, su sistema óseo también lo hace. La piel ya no da más. En este momento el niño se encuentra lacerado, con un parche y curaciones para que no se infecte porque un pedacito de su espalda ya se rompió”, señaló la madre. 

Como consecuencia de su enfermedad, Giantkarlo no camina, no controla esfínteres y usa pañal. 

Lea además: Ninguna discapacidad es más grande que el amor

Luz Mary tuvo que interponer una tutela a la eps Medimás para garantizar que el pequeño siempre tenga acceso a tratamientos, medicamentos y demás insumos que le garanticen la salud. 

La Cirugía

Durante un año y cuatro meses Luz Mary estuvo buscando una cita con un columnólogo en la ciudad para que remitieran a su hijo a Bogotá, al único instituto en el país donde se puede intervenir para corregir su condición.  

“Cuando por fin logré la remisión duré cuatro meses esperando que me autorizaran ir al Roosevelt. El doctor hizo todos los exámenes y desde marzo empecé a viajar. A mi hijo lo vieron varios especialistas en junta médica, le realizaron exámenes y todo estaba listo para su operación”, indicó.  

Dicha intervención no pudo realizarse, asegura la mujer, debido a que Medimás perdió el convenio que tenia con el Instituto de Ortopedia Infantil Roosevelt, y Mary y Giantkarlo están en espera de este tratamiento desde el pasado 13 de agosto.

Medimás responde 

A través de un comunicado la Eps Medimás se pronunció frente al caso de Giantkarlo manifestando que “el usuario venía recibiendo el manejo de su condición médica en el Instituto Roosevelt, sin embargo para brindar una atención más ágil e integral, a través de la regional Santander, se le informará al acudiente del menor que su tratamiento será redireccionado a la IPS Hospital San José de la ciudad de Bogotá, previo estudio de la historia clínica del menor de edad por parte de los especialistas”.

Adicionalmente informó que “por tratarse de un menor de edad, se le brindará transporte y alojamiento al acudiente en la ciudad de Bogotá”.  

Giantkarlo deberá someterse a cuatro cirugías que le permitirán tener una columna en mejores condiciones para que pueda ir a terapia y lograr de alguna manera que pueda caminar. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad