martes 06 de noviembre de 2018 - 11:37 AM

Niños del barrio Albania en Bucaramanga se alejan de la delincuencia a través del fútbol

Alejar a los niños y jóvenes de barrios vulnerables de los grupos delincuenciales, fomentar la paz e integrar a la comunidad alrededor del deporte, son los objetivos de 'Fútbol con Sentido', una iniciativa de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, en Santander.

35 niños y jóvenes del barrio Albania, ubicado al nororiente de Bucaramanga, esperan con ansias, todas las semanas, a que llegue el día de entrenar con el 'profe Luis', encargado de enseñarles a través del fútbol la importancia de la disciplina, el trabajo en equipo y el respeto. 

“Me gusta venir a entrenar. Aquí he aprendido a ser compañero, a respetar, a ser solidario con los demás y a hacer amigos mientras jugamos y nos divertimos”, manifestó uno de los niños integrantes de 'Fútbol con Sentido'. 

Despertar pasiones es algo que indudablemente hace el fútbol.  Sin embargo, para los profesionales de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización en Santander, ARN, lo más importante es despertar valores, por eso  a través de este deporte evitan que niños y jóvenes se involucren con grupos armados ilegales.

“Hemos empezado a trabajar el fútbol como estrategia para la prevención de la delincuencia. Hay muchos retos por enfrentar, pero hoy son más los niños que creen que el deporte es una opción de vida”, expresó Ronald García, coordinador de la ARN.

Lea además: Tras varios años de sequía, reaparecieron las cascadas del Duende en Santander

“Lo que buscamos es que mientras los muchachos practiquen el deporte interioricen el respeto por la norma, el compañerismo y la tolerancia. En este juego más allá de marcar goles, entran en la cancha los valores”, explicó el entrenador Luis González. 

Durante los entrenamientos, además de exigirles actividad física, los niños y jóvenes deben cumplir con ciertas normas dentro del campo de fútbol, por ejemplo, no pueden gritar, no pueden decir groserías ni faltarse el respeto. 

“Me siento muy orgullosa y agradecida porque con estas estrategias los niños tienen un buen comportamiento que también se ve reflejado en el hogar, esa es una de las enseñanzas que más me tiene motivada. Mis hijos, generalmente han tenido un comportamiento bueno, pero aquí han aprendido muchísimo más”, señaló Yaneli Páez, madre de familia.

El equipo de fútbol del barrio Albania, ha tenido la oportunidad de jugar con otros clubes, como ocurrió hace poco con la liga de fútbol de Cajasan. Encuentros que no solo sirven para intercambiar gambetas y goles; también para compartir experiencias de vida, sueños y amistad.

Le puede interesar: Puente Hisgaura, de $100 mil millones, aún no está en uso en Santander

“Nuestro objetivo es desarrollar estrategias comunitarias en pro de la prevención del delito pero sabemos que esta es una oportunidad para que muchas más instituciones públicas y privadas de la ciudad se involucren, ya que los beneficiarios son las comunidades más vulnerables, que hoy necesitan de la mano de todos”, indicó  Ronald García.

Además del fútbol, la comunidad del barrio Albania, zona en la cual residen personas en proceso de reintegración, también ha participado en días de recreación, jornadas de salud y escuelas de padres, en las cuales se capacita al núcleo familiar acerca de la importancia del diálogo, la convivencia pacífica y la protección de los menores. 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad