jueves 22 de octubre de 2009 - 10:00 AM

No hay mantenimiento de grandes obras en la ciudad

Por falta de presupuesto y porque no existe una rigurosa política de mantenimiento, las obras de infraestructura pública en Bucaramanga, especialmente los puentes y viaductos, además de parques, andenes y vías, están descuidadas.  

Por citar dos ejemplos, los viaductos García Cadena y La Flora, estratégicos corredores viales que tiene la capital santandereana, requieren una inspección estructural que debe implementarse cada dos años para este tipo de puentes de gran tráfico, pero en la realidad esto no ocurre. Lo anterior se explica en el hecho de que las revisiones a estas grandes estructuras cuestan entre $50 millones y $100 millones, presupuesto con el que no cuenta el Municipio.

Es más, a la comunidad le tocó instaurar una acción popular para que el Gobierno Local decidiera atender una dilatación transversal de 10 centímetros que presentaba la capa asfáltica del viaducto La Flora, inaugurado hace 13 años, y que venía afectando la calzada vehicular.

Al respecto, el ingeniero Óscar Pulido Castellanos, coordinador del Plan de Acción de la Secretaría de Infraestructura Municipal, explicó que en cumplimiento del fallo hace unos tres meses se ejecutó un bacheo por $30 millones. Y es que la vía literalmente se estaba abriendo.

La sentencia judicial además exigía que el puente vehicular y peatonal, el cual conecta la Meseta de Bucaramanga con el sur de la ciudad, fuese embellecido y sus rejas antisuicidas arregladas, considerando que se trata de una obra de arte con derechos de autor.

En el caso del viaducto García Cadena, que tiene 38 años de servicio, tres años atrás fue sometido a un mejoramiento de columnas, mientras que en 1993 fue ampliado de cuatro a seis carriles para incrementar su tráfico vehicular e igualmente se reforzó la superestructura y la subestructura del puente.

En cuanto a otros puentes vehiculares, con el Intercambiador de la Puerta del Sol, El Bueno o el de la vía antigua a Floridablanca, estos son objeto de mantenimiento cada cuatro años, según Infraestructura Municipal.


PAÑOS DE AGUA TIBIA EN LA MALLA VIAL

Florentino Rodríguez, presidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros, SSI, subraya que tenemos en la ciudad la gran ventaja de la calidad del suelo, pero sucede que las vías fueron pavimentadas hace muchos años y las Administraciones de los últimos 20 años se han limitado a aplicar paños de agua tibia en la recuperación de la malla vial, con parcheos o resellos ante los exiguos recursos.

De hecho, para la presente vigencia el Municipio dispone de un presupuesto de $4 mil millones para la optimización de la malla vial urbana, que no representan mayor inversión frente al deterioro en que se encuentra.

El ingeniero Óscar Pulido Castellanos, coordinador del Plan de Acción de esa dependencia, reconoce el déficit presupuestal: las vías son un tema crítico porque no hay suficientes recursos.

Para ilustrar esto, explica que el solo mantenimiento de la calle 45 costó $900 millones y el arreglo de la vía que conduce a Cúcuta, otros $900 millones. Igualmente señala que únicamente el estudio de monitorio de la malla vial asignado a la UIS, tuvo un valor de $3 mil millones.

En ese sentido, el funcionario aclara que se priorizan vías arterias que urgen mantenimiento, como las calles 15 y 36 o las carreras  27 o 33, a las cuales se le hace mantenimiento cada año o dos años, pero los accesos a los barrios resultan ser los más damnificados.

Es tan grave la situación, que de los 453 kilómetros de capa asfáltica de Bucaramanga, el 90% ya cumplió su tiempo de vida útil, concluyó una investigación elaborada por la UIS el año pasado.


SSI: falta plan continuo y eficiente

Frente al panorama, Florentino Rodríguez, presidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros, SSI, considera que es de suma importancia equilibrar la construcción de nuevas obras y el mantenimiento de las actuales, lo cual, por desgracia, no sucede de forma integral en la ciudad.

Si bien la vida útil proyectada de estas superestructuras varía entre los 20 y los 50 años, opina que esto no implica que no sean objeto de un programa de mantenimiento continuo y eficiente.

La idea, agrega, es monitorear en forma permanente el comportamiento dinámico de los viaductos, ya que 'son susceptibles de algunas afectaciones por cargas mayores o los sismos, así que periódicamente hay que efectuarles un monitoreo… es prudente recomendar un chequeo'.

Además, hizo un llamando para que el Municipio implemente un manual de mantenimiento de obras, como se utiliza en otras ciudades del país, en Bogotá y Medellín, o lo que hace el Invías para chequear el estado de sus puentes, viaductos y estructuras de gran dimensión.

Desde la óptica del experto, la regla de oro de una obra de infraestructura es el mantenimiento preventivo y el mantenimiento correctivo. El preventivo contribuye a alargar su vida útil y el correctivo, resulta más económico hacerlo en forma oportuna que cuando ya está en avanzado estado de deterioro.

Según el presidente de la SSI, hay que cambiar ese paradigma de actuar frente a lo ya deteriorado.

Y anota: 'nos hemos acostumbrado a no ejecutar rehabilitación o recuperación de las obras mientras sigan en pie, esa es la realidad'.


Viaducto La Flora o Puente 'Armando Puyana Puyana'

Longitud: 318

metros

Ancho total: 26

metros

Tipo de estructura: Puente de viga y losa, con vigas continuas en concreto pre-esforzado y luces de longitud variable, apoyado en pilas de concreto reforzado.

Puesta en servicio: 1997

Vida útil proyectada: 20 años


Viaducto García Cadena

Longitud: 261.65 metros

Ancho total: 25 metros. Antes de su ampliación en 1993, contaba únicamente con 17.20 metros

Tipo de estructura: Puente de concreto reforzado y pos-tensado

Puesta en servicio: 1971

Vida útil proyectada: 50 años

Obra postulada para el Premio Nacional de Ingeniería del año 1995.


Intercambiador de la Puerta del Sol

Inversión: $10 mil 800 millones

Puesta en servicio: 1997

Características: Fue construido en la Administración de Carlos Ibáñez por la firma Uricochea Calderón.

Importancia: Es clave para la movilización vial de la Meseta de Bucaramanga, pues se hizo en un importante punto donde convergen la diagonal 15, la carrera 27, la autopista hacia Bogotá y la carretera a Girón.


LA VOZ DEL EXPERTO

Alejandro Murillo Salguero

Arquitecto especializado en diseño urbano y consultor de Citu Experiencia Local, Laboratorio de temas urbanos.

'El común denominador es que no hay una cultura de mantenimiento de las obras de infraestructura de carácter público, no hay dolientes ni responsables frente a ninguna de ellas; no hay una política oficial que obligue a ejecutar un plan de rehabilitación o que estén contempladas en el Plan de Desarrollo Municipal.

La realidad es que puentes, peatonales, carreteras y otros elementos de infraestructura están en pleno deterioro y tan abandonados que son arreglados hasta cuando se caen.

Aunque es claro que todo este inventario estructural urbano tiene una vida útil, hay un problema evidente, y es que un puente necesita unos trabajos estéticos que no se ejecutan.

Por ejemplo, la ciudad debe tener una política de mantenimiento pública de parques, que no se reduzca a barrer o recoger la basura de esos sitios, pero la comunidad también tiene que contribuir a conservarlos para que no terminen convertidos en cadáveres como sucede hoy en día con el parque Santander o el parque de Las Cigarras'.


síntesis

Déficit de andenes

• Los andenes se quedaron cortos, frente a los retos de movilidad y aumento poblacional que está teniendo la ciudad. Así lo sostiene el Presidente de la SSI, quien estima que Bucaramanga ‘pide a gritos’ espacio público, ya sea porque hay muchas muelas o porque los andenes existentes están en un estado lamentable.

• 'Le seguimos rindiendo culto al vehículo y no al peatón; es importante que el Municipio priorice recursos en esa materia… es el déficit más grande que posee la capital santandereana.

• Todo esto, añade Florentino Rodríguez, se debe a problemas de planeación de tiempo atrás y porque no han hecho respetar las áreas de cesión de espacio público por parte de urbanizadores: 'construyen un conjunto u edificio y no dejan los andenes anteriores, y así lentamente se ha ido asfixiado el espacio público'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad