martes 06 de octubre de 2020 - 11:29 AM

#NuestraMemoria: Sitios que nos remontan a la Bucaramanga del ayer

El almacén Tía, la Fuente de Soda Magará y el Aeropuerto Gómez Niño, son tan solo algunos.
Escuchar este artículo

Hay sitios que nos remontan a la Bucaramanga del ayer y generan nostalgia. Lugares que ahora solo están en la memoria porque fueron reemplazados con el tiempo.

El almacén Tía, la Fuente de Soda Magará y el Aeropuerto Gómez Niño, son tan solo algunos.

Antes de que en la Ciudadela Real de Minas se levantaran gigantes de cemento, cientos de personas se asombraban ante el aterrizaje de los aviones.

Esos ‘pájaros motorizados’ idealizaron los sueños de las generaciones que crecieron en la Bucaramanga de los años 20, 30, 40, 50 y 60.

#NuestraMemoria: Sitios que nos remontan a la Bucaramanga del ayer

Pero la ciudad fue creciendo y un aeropuerto en pleno corazón de la ciudad era un peligro constante. Así que en la década de los 70, las instalaciones del Gómez Niño fueron relegadas para darle paso a lo que conocemos como Ciudadela Real de Minas y el Parque de Las Cigarras. En 1978, varios años después de que el aeropuerto se trasladara al cerro de Palonegro, donde está actualmente, nacieron Macaregua y Plaza Mayor.

Otro de los lugares que aún permanece en la retina de quienes transitan por el Paseo del Comercio, calle 35 del centro de Bucaramanga, es el Almacén Tía. Ese lugar de mostradores de madera que para muchos era sitio de compra y para otros un atajo en las mañanas y tardes soleadas.

El Tía cerró sus puertas el 23 de noviembre de 2017, 70 años después de su apertura, debido a dificultades económicas. No resistió a los nuevos mercados.

Entrar allí era un viaje en el tiempo, sus cajeras con uniformes a rayas, los precios escritos a mano con marcadores azul y rojo, los estantes y hasta un olor característico, de antaño.

#NuestraMemoria: Sitios que nos remontan a la Bucaramanga del ayer

El Tía fue el primer almacén en traer a Bucaramanga su formato europeo de mercadeo, el sistema de mostrador abierto, donde podían tocar y examinar la mercancía antes de comprarla. “¡Qué brutos! Cómo van a poner las cosas así, se las van a robar. ¡Qué locura!”, se oía rumorar por las calles 35 y 36 a mediados de los años cincuenta, cuando el Tía llegó a la ciudad.

En la Avenida González Valencia, se levantaba otro lugar icónico que hoy solo queda en el recuerdo de los bumangueses: la Fuente de Soda Magará.

Durante 50 años fue lugar de encuentro hasta que el 8 de septiembre de 2018, cerró sus puertas.

#NuestraMemoria: Sitios que nos remontan a la Bucaramanga del ayer

Magará, ese sitio de estantes vintage, caja registradora añeja y el letrero verde de la fachada, fue el lugar favorito de varias generaciones que crecieron en los barrios Cabecera, Bolarquí, Conucos y demás aledaños y de muchos bumangueses que tuvieron la fortuna de probar los sándwiches de jamón y queso y la naranjada de doña ‘Maruja’.

Ahora, es esta inolvidable esquina de la carrera 31 con calle 54, funciona una tienda de una cadena internacional.

Estos son tan solo algunos de los lugares que siguen vivos en #NuestraMemoria...

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad