Publicidad

Bucaramanga
Miércoles 05 de enero de 2022 - 12:00 PM

Once viviendas del barrio Nariño en Bucaramanga penden de un hilo

El cáncer de la erosión revivió en el barrio Nariño, un popular sector situado en la escarpa occidente de Bucaramanga. Allí, once viviendas de igual número de familias penden de un hilo ante el debilitamiento de un muro de contención que había sido construido en la zona.

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA
Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA

Foto: Marco Valencia / VANGUARDIA

Es alarmante la situación por la que atraviesan los vecinos del barrio Nariño de Bucaramanga. Toda una cuadra amaga con venirse al piso, tras el debilitamiento de la escarpa. Las casas de la Calle 20 con segunda se están hundiendo. Los damnificados lanzan un S.0.S. (Fotos: Diego Carvajal / Marco Valencia / VANGUARDIA)
Es alarmante la situación por la que atraviesan los vecinos del barrio Nariño de Bucaramanga. Toda una cuadra amaga con venirse al piso, tras el debilitamiento de la escarpa. Las casas de la Calle 20 con segunda se están hundiendo. Los damnificados lanzan un S.0.S. (Fotos: Diego Carvajal / Marco Valencia / VANGUARDIA)

Es alarmante la situación por la que atraviesan los vecinos del barrio Nariño de Bucaramanga. Toda una cuadra amaga con venirse al piso, tras el debilitamiento de la escarpa. Las casas de la Calle 20 con segunda se están hundiendo. Los damnificados lanzan un S.0.S. (Fotos: Diego Carvajal / Marco Valencia / VANGUARDIA)

Un verdadero drama viven once familias que residen en las viviendas de la calle 20 con carrera segunda, del barrio Nariño. Sus humildes predios están al borde del colapso definitivo, tras un serio problema de inestabilidad que se registra en este sector de la escarpa occidente de la meseta de Bucaramanga.

Deslizamientos paulatinos tienen en vilo a la comunidad. El más reciente desplome ocurrió el pasado fin de semana, cuando buena parte de los solares de estas casas cedieron terreno, lo que encendió aún más las alarmas en el popular vecindario.

“Estamos vivos de milagro. Aquí la tierra se mueve, emite un ruido ensordecedor y poco a poco se van derrumbando nuestros ranchitos. Esta es una tragedia y nadie nos escucha”, aseveró Rosmira Meza, una de las damnificadas con el fenómeno natural.

Vale mencionar que, en esa cuadra, en el año 2017, la Gobernación de Santander construyó un gigantesco muro de contención que pretendió mitigar la acción erosiva de dicha ladera de la Comuna 4 de Bucaramanga.

En aquella época se destinaron cerca de $9 mil millones para la construcción de pantallas de protección en la ladera del sector, con el fin de frenar la acción erosiva de este popular barrio.

Se debe recordar que el Nariño ha sido blanco del ‘cáncer’ de la erosión a través de la historia. De hecho, en noviembre del año 1989 otras dos cuadras se desplomaron y arrasaron con 25 viviendas; así las cosas, fue necesaria una reubicación de la totalidad de las familias, tras una gestión que estuvo a cargo de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB.

Parte técnico

Luis Ernesto Ortega Martínez, director de la Oficina de Gestión de Riesgos y Desastres del Municipio, aseguró que “es probable que en el lugar se haya presentado algún tipo de filtración de agua que pudo debilitar esa estructura de la meseta”.

Por su parte, Pedro Cacua, coordinador de Riesgo de la CDMB, recordó que estas edificaciones son viejas y no cumplen con las mínimas normas técnicas. Esto, sumado al mal manejo de las redes, los constantes temblores y la inestabilidad del terreno, pueden haber acelerado el problema.

Señaló que justo hoy, la Corporación efectúa una visita ocular y técnica a la zona para emitir un concepto definitivo.

Ortega Martínez, por su parte, añadió que la Administración Seccional debería inspeccionar la zona para emitir un diagnóstico que determine la causa exacta del desplome de la estructura e incluso exigir pólizas de garantía, además de realizar las obras de reparación y de mitigación respectivas.

El Director de la Oficina de Atención al Riesgo agregó que la Alcaldía de Bucaramanga contempla otras obras de mitigación, que se realizarían en junio de este año.

Sin embargo, mientras estas ejecuciones se dan, la comunidad se mantiene en vilo por el inminente riesgo en el que se encuentran estas humildes familias.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Euclides Kilô Ardila

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad