sábado 18 de octubre de 2008 - 6:45 AM

Parque Romero, tan viejo como olvidado

Es tal vez el más legendario de todos los parques de la ciudad. Su nombre: Romero, el del Obelisco de la calle 45.

Es un lugar donde los ‘vivos’ viven de los muertos y los ladrones de quien se descuida.

Por estar frente al Cementerio Central, es un sitio de gran peregrinación, al tiempo que se convierte en un escenario propicio para la acción de los delincuentes.

 En medio de ruinas y de monumentos que recuerdan personajes importantes de la vida santandereana, cada comienzo de semana el parque se convierte en un mercado ‘persa’. Agarradas a unas cuantas flores, rosarios y velas, centenares de personas transitan por las polvorientas y descuidadas vías peatonales del escenario, para poder visitar a sus seres queridos.

La basura, el desaseo, el deterioro de las peatonales y los ladrones, son parte del vía crucis que hoy afecta al Parque Romero. Tanto, que hasta los mismos comerciantes de claveles, pompones y rosas le han solicitado a la Alcaldía para que intervenga y realice una mejor organización de la zona.

Las bancas y los muros de las jardineras y la fuente luminosa hoy sólo son una muestra de lo esplendorosa que fue esta zona de la ciudad en el pasado.


Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad